Maniobra militar en la base de Sant Climent.

Maniobra militar en la base de Sant Climent. Defensa

Fuerzas Armadas

Un general retirado carga contra quienes permiten "desmilitarizar" Cataluña

La decisión del Parlament de reducir la presencia militar en espacios públicos hiere sensibilidades en las Fuerzas Armadas.

Gonzalo Araluce

La moción aprobada por el Parlament el pasado 15 de julio ha levantado ampollas en determinados sectores del Ejército. Las Fuerzas Armadas tendrán menos presencia en Cataluña: se reducirán los desfiles y la participación de lo castrense en ferias educativas o actos públicos. En definitiva, se busca "desmilitarizar" la Comunidad Autónoma para evitar la "legitimación de la violencia y las armas".

"Es obvio que el sectarismo, el odio y la demagogia que se desprenden de estas medidas no son otra cosa que el desprecio hacia todo lo que significa o tenga que ver con España". El general de división Juan Chicharro Ortega, ya en la reserva, lamenta la decisión adoptada en el Parlament en una carta dirigida a Carles Puigdemont, publicada en el blog General Dávila.

La medida, promovida por la CUP, fue aprobada con el apoyo de JxSí, Sí que es Pot y la propia CUP. El PSC también aprobó algunas de las propuestas de la moción para, así, hacer frente a ciertas "obsolescencias", como los desfiles militares. "El Ejército siempre es bienvenido si viene desmilitarizado y en plan turista", apuntó el diputado Ferran Civit, de Junts pel Sí.

"No sé, ignoro que nos deparará el futuro respecto al contencioso territorial que se nos presenta, pero sí que tengo claro que la historia juzgará un día a los culpables que por omisión y dejación de sus responsabilidades han posibilitado que estemos como estamos", apunta el general Chicharro en su misiva. "Y estos no son precisamente los nacionalistas sino aquéllos que por intereses de gobernabilidad o económicos o de clase están poniendo en riesgo la unidad secular de España", añade.

No es la primera vez que el general Chicharro comenta la situación de Cataluña y la relaciona con el ámbito militar. En febrero de 2013, en un discurso en el Gran Casino de Madrid, apuntó a una posible intervención del Ejército para frenar el proceso soberanista si los frentes políticos y jurídicos no lo hacían. Aquel episodio derivó en su renuncia a la Orden de San Hermenegildo, órgano de gran peso en las Fuerzas Armadas presidido por el rey

Una opinión compartida en el Ejército

La carta del general Chicharro refleja en buena medida el malestar que predomina en el Ejército ante la "desmilitarización" de Cataluña. No tanto en los argumentos, pero sí en el fin. Según apuntan desde ciertas esferas, se ven "desprotegidos" ante decisiones que proceden desde el ámbito exclusivamente político.

El gesto que Ada Colau dirigió a dos militares en la feria de la educación de Barcelona -a los que les dijo que no aprobaba la "presencia militar" en este espacio- hirió ciertas sensibilidades. El episodio llegó a un cruce de acusaciones entre el ministro de Defensa, Pedro Morenés, y el JEMAD de Podemos, Julio Rodríguez. Pero aquel desencuentro no llegó más lejos de la anécdota.

"La decisión que aprobó el Parlament sí que es dolorosa porque tiene consecuencias directas", esgrimen fuentes castrenses a EL ESPAÑOL, que lamentan el futuro en el que pueden quedar unas "tradiciones" que representan el "orgullo" de formar parte del Ejército, "sin pretensión de ofender a nadie".

Los antecedentes de la moción

No es la primera vez que desde las instituciones catalanas se pide a Defensa que mitigue la presencia militar en la región. El Ayuntamiento de Barcelona ya pidió que se cancelasen las maniobras que se realizan en la sierra de Collserola. Ada Colau, además, inició los trámites para retirar la cesión de unos terrenos públicos a la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Barcelona. Estos desfilaron por las calles de la ciudad para expresar su protesta.

Tampoco hacía gracia que el Ejército del Aire participase en la Festa al Cel, en Mataró, que finalmente se canceló por motivos económicos. Igualmente se criticó el envío de un centenar de tanques del Ejército, dentro de un programa de reestructuración.

En respuesta, Morenés visitó el 1 de junio a las tropas desplegadas en Cataluña. En la base de Sant Climent Sescebes, el ministro de Defensa señaló que quienes quieren ver al Ejército fuera de la Comunidad Autónoma son "minoritarios": "Debemos dar las gracias todos los días a nuestro militares por haber elegido una vocación en la que se está dispuesto a entregar la vida en defensa de los derechos de los demás", afirmó el ministro de Defensa en funciones.