COMUNICACIÓN

Gloria (y salida) de una hábil periodista: Lomana arrojada a las tinieblas en Antena 3

En el sector de los medios suenan dos teorías sobre los motivos de la salida de la periodista de Atresmedia. 

Mauricio Casals (izquierda)  y Gloria Lomana (centro) en la entrega del Premio Eisenhower.

Mauricio Casals (izquierda) y Gloria Lomana (centro) en la entrega del Premio Eisenhower.

Atresmedia ha decidido relevar a Gloria Lomana como directora de los servicios informativos de Antena 3. No es una decisión sorprendente, porque hacía meses que se escuchaba esta posibilidad en todos los mentideros mediáticos. Sí ha sorprendido en alguna medida la elección de Santiago González como sustituto. Y, sorpresas aparte, en el sector audiovisual se imponen dos teorías distintas sobre los motivos reales del ocaso de Lomana. 

La primera de estas teorías, avivada desde el entorno de la periodista afectada, es eminentemente política. Así, Atresmedia habría prescindido de Lomana porque en el nuevo tiempo político ella, que llegó al cargo en 2003, cuando José María Aznar era presidente del Gobierno, y que siempre ha sido tildada de conservadora, no tenía cabida en la empresa. La segunda de las hipótesis consiste en que el conglomerado mediático habría decidido apartar a Lomana simple y llanamente por las bajas audiencias y la pérdida de influencia de los informativos de Antena 3, en claro contraste con los telediarios de La Sexta. 

Batalla con La Sexta

Las dos teorías, la política y la periodística, confluyen, eso sí, en un mismo punto: la batalla interna que mantenían de forma soterrada la propia Lomana, por un lado, y los gestores de La Sexta, por el otro. Es evidente que la manera de informar es muy distinta en los informativos de Antena 3, liderados por Lomana, y en los de La Sexta, dirigidos por César González Antón y Antonio García Ferreras.

Ambos canales, uno ubicado en el centro derecha y el otro en la izquierda, no compiten entre sí en la pelea por la audiencia con la misma fuerza que contra Mediaset (la otra gran empresa del duopolio televisivo), pero sí pugnan la una contra la otra en el ámbito interno. Lo cierto es que esta semana, tras conocerse el cambio en los informativos de la cadena mayor de Atresmedia, en la cadena pequeña del grupo respiraban con alivio, según confirman varias fuentes a EL ESPAÑOL.

La Sexta ha ganado la pugna interna porque, entre otras cosas, en las últimas coberturas de hechos importantes -como las dos elecciones generales- ha logrado conseguir más espectadores que Antena 3. El modelo de Lomana ha perdido frente al de Ferreras. Ahora, Santiago González, nuevo encargado de los noticiarios de A3, tiene el reto de levantar el vuelo frente al liderazgo de Telecinco. 

Quién toma la decisión

El poderoso Grupo Planeta que preside José Crehueras es el accionista de referencia de Atresmedia, propietaria de A3 y La Sexta. En la práctica, en esta compañía audiovisual lleva las riendas el consejero delegado, Silvio González. Y este siempre cuenta en las grandes decisiones con Mauricio Casals, presidente de La Razón -también propiedad de Planeta-, consejero de Atresmedia, principal encargado de las relaciones políticas de todo el holding, y conocido por sus detractores como el 'príncipe de las tinieblas'. En su trayectoria y perfil están en algunas de las claves de lo sucedido.

Así, en un caso como el de Lomana, los principales responsables son González y Casals. Ellos han decidido prescindir de Lomana y nombrar a Santiago González director general de A3 Noticias. Y, según fuentes conocedoras de la operación, lo han hecho sin fisuras. Desde el entorno de la periodista relevada creen que Casals, que siempre la había apoyado, ahora ha preferido mirar hacia otro lado.   

"Soy independiente"

En todo caso, Lomana (Madrid, 1959) se ha marchado de Antena 3 de una forma tranquila, evidentemente consensuada con los gestores, y, de hecho, este viernes afirmaba en una entrevista a Efe que su balance de los trece años como responsable de los informativos es "muy positivo". Y añadía que "el tiempo me ha acreditado como una periodista independiente, más allá del color de los gobiernos, de las presiones económicas, de las coyunturas interesadas o -lo que es tan recurrente en televisión- de la también ambición humana por la lucha de las audiencias".

En cuanto a su futuro profesional, la ya ex directora de informativos de Antena 3 prefería no adelantar acontecimientos, pero aseguraba que son "muchos los proyectos" a estudiar. Ahora, afirma, le ha llegado un momento para "descansar un poco y poder estudiar" con "tranquilidad" esas ofertas que le han llegado y que también recibió mientras trabajaba. En este sentido, precisaba que "siempre" puso primero su compromiso con la empresa y rechazó "todo". Fuentes de Atresmedia cuentan a EL ESPAÑOL que se ofreció a Lomana continuar en la compañía, pero ella declinó tal oferta.

Ausente en el debate a cuatro

Más allá de los motivos reales (e intangibles) de la decisión y de sus declaraciones de despedida, todas las fuentes consultadas coinciden en señalar que Lomana ha ido perdiendo progresivamente su poder en el grupo Atresmedia con el tiempo. Ha sido un largo ocaso que ahora ha concluido. Por ello, todos en el conglomerado mediático esperaban esta decisión.

Lomana llegó a dirigir los informativos de Antena 3 en julio de 2003, ahora hace trece años. José Manuel Lara la nombró con el plácet del Gobierno de Aznar. No es ningún secreto que Lomana, periodista muy hábil en tejer buenas relaciones políticas con los líderes de los diferentes partidos, siempre ha sido vista con agrado por las formaciones gobernantes. 

En estos años, ella ha entrevistado en directo a los principales líderes políticos. Una de sus entrevistas más recordadas, sin duda, es la que hizo a Aznar en mayo de 2013, cuando el ex presidente del Gobierno dejó abierta la puerta a volver a la política si su partido así se lo requería. Fue un gran tanto periodístico, al igual que otros como la polémica entrevista a Rajoy de enero de 2014 en la que el jefe del Ejecutivo pronosticó -con evidente mal tino- que "a la infanta le irá bien". 

Sin embargo, en paralelo a esos éxitos poco a poco sus relaciones en el seno de Atresmedia fueron empeorando. Cuentan en el conglomerado que ella fue una de los muchos que no aceptaron de buen grado la fusión con La Sexta, auspiciada por el Gobierno del PP en el verano de 2012.

Además, sea por lo que sea, en los últimos meses era un secreto a voces que Lomana terminaría fuera de su puesto. Así, por ejemplo, cuando la informadora recogía el premio First Amendment de 2015 que entrega la Fundación Eisenhower, ya se daba por hecha su salida. La polémica del pasado diciembre por una información de Antena 3 que vinculaba a Podemos, Venezuela y ETA tampoco le ha ayudado en este ocaso.

Uno de los datos significativos que ya apuntaban a la destitución de Lomana es que en los debates electorales organizados en exclusiva por Atresmedia -debate a cuatro 20-D- o en colaboración con la Academia de Televisión -debate a cuatro el 26-J- no hubo ni rastro de la entonces directora de informativos de A3. Así las cosas, como ya se ha dicho, a nadie ha sorprendido la decisión de relevarla. 

Así es su sustituto

Sí ha causado cierto revuelo la elección del sustituto de Lomana. El periodista Santiago González no trabajaba en la casa, sino que proviene del grupo Secuoya. Entre 2010 y 2012, última etapa del Gobierno de Zapatero, este informador fue director de Televisión Española. Ese hecho, unido a la citada pelea interna contra La Sexta, ha suscitado algunos recelos por si con él a los mandos Antena 3 podría cambiar de línea editorial.

Algo que no va a ocurrir "ni por asomo", aseguran fuentes de la cadena. Que, además, recuerdan que Santiago González tiene una larga trayectoria, tanto en el grupo Secuoya -afín en sus planteamientos al PP- como en otras televisiones públicas. En su día, este periodista ostentó la Dirección General de Radiotelevisión Autonómica de Canarias, donde precisamente fundó los servicios informativos del canal. "No es un periodista de Zapatero ni de ningún político, es un hombre de consenso, porque tiene simpatías en todos los partidos", afirman fuentes del sector audiovisual, donde el maridaje entre lo periodístico y lo político es tan habitual.