'Caso Nummaria'

Imanol Arias y Ana Duato usaron el mismo testaferro que Granados y Marjaliza

Se trata de un excartero costarricense que ofrece su nombre en numerosas sociedades pantalla.

Ana Duato e Imanol Arias, en una escena de Cuéntame.

Ana Duato e Imanol Arias, en una escena de Cuéntame.

Los actores Imanol Arias y Ana Duato utilizaron en su entramado opaco para defraudar a Hacienda el mismo testaferro que emplearon el ex número 2 de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, y su socio David Marjaliza para ocultar dinero en Suiza, por lo que fueron enviados a prisión en el marco de la 'Operación Púnica'. Se trata de Bernal Zamora Arce, un ex cartero de Costa Rica, que ha ofrecido su nombre en centenares de sociedades pantalla.

Según ha podido saber EL ESPAÑOL de fuentes de la investigación, Bernal Zamora aparece como administrador único y director de sociedades participadas de las sociedades de los protagonistas de la serie de televisión de TVE Cuéntame. En el caso del entramado de Imanol Arias, la sociedad que utilizada para defraudar, según la querella de la Fiscalía Anticorrupción, es Leitmotif AEIE, participada por la sociedad británica Rosedale Limited, administrada por el costarricense, y de la que se sospecha que tiene como único fin ocultar los ingresos del actor a la Hacienda española.

En el caso de Ana Duato, la sociedad que utiliza es Gaumukh AEIE, participada por la sociedad británica Nevington Limited, cuyo administrador y director también es Zamora Arce. Su nombre era utilizado por el centenar de sociedades creadas por el despacho Nummaria para crear complejos entramados opacos que ocultaban fondos.

Los dos actores, matrimonio en la ficción televisiva, utilizaron los servicios del despacho investigado por el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno para evitar tributar en España sus ingresos. Un despacho que fue registrado la semana pasada. El 'modus operandi' utilizado era, para los investigadores, bastante sofisticado aunque finalmente ha sido descubierto.

Sociedades creadas por Nummaria

El despacho Nummaria creaba para sus clientes una sociedad en España dentro de una Agrupación Europea de Interés Económico (AEIE), un mecanismo europeo para fomentar las actividades económicas de sus miembros mediante la unión de sus recursos, actividades y competencias. Estas agrupaciones no tributan en sociedades sino que tienen que repartir sus beneficios entre sus integrantes. Si la agrupación obtiene beneficios, éstos se repartirán entre los miembros, pagándose los impuestos según corresponda. Sus actividades deben estar relacionadas con las actividades económicas de sus miembros, sin que puedan llegar a sustituirlas.

Pues bien, según consta en la investigación, las sociedades británicas que formaban parte de cada agrupación son meras sociedades pantallas creadas por el despacho para simular que los ingresos reales de sus clientes en España eran beneficios de las británicas y, por tanto, la tributación es en el país británico. De esta manera no se tributan los ingresos en España. Sin embargo, las sociedades inglesas deberían tributar en Reino Unido pero la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) de la Agencia Tributaria, encargada de esta investigación, han podido comprobar que a priori estas sociedades no declaraban tales ingresos a su Hacienda.

Bajo este mecanismo, Imanol Arias habría defraudado, según datos iniciales de la ONIF, 1,6 millones de euros, mientras que Duato habría cometido un fraude de 800.000 euros. Además, el actor nombró a su hermana como administradora única de la sociedad, lo que le ha llevado a ser también querellada, mientras que la actriz ha hecho lo propio con su marido. Según se desprende de la querella, ambos actores desviaban su salario pagado por la productora de la serie, Ganga Producciones -del marido de Ana Duato-, hacia una AEIE. Según fuentes del caso, la labor de un actor es incompatible con una agrupación económica, porque su trabajo es personal.

El cartero costarricense

Bernal Zamora Arce, nacido en mayo de 1968 en Costa Rica, es un nombre muy socorrido para aquellos que se dedican a la creación de sociedades pantalla y estructuras opacas. Este hombre, ex cartero de profesión en su país natal, aparece al frente de más de 600 sociedades ubicadas en una casa humilde que se encuentra vacía. Es un testaferro profesional. Él mismo reconoció en una entrevista a un diario costarricense que lo único que hace es prestar su nombre.

Una de las sociedades que preside es Sheraton Trading, creada por el ex número 2 de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, y que se encuentra actualmente en prisión, junto a su socio, el empresario David Marjaliza, quien consiguió salir de la cárcel tras confesar cómo consiguió contratos públicos amañados, dentro del 'caso Púnica'.

Precisamente, a través de la sociedad Sheraton Trading, Granados y Marjaliza abrieron una cuenta en Suiza, donde ocultaron hasta cinco millones de euros obtenidos ilícitamente, según se desprende de la investigación dirigida por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco. Fue por esta cuenta que se descubrió que Granados habría utilizado sus diversos cargos públicos para amañar contratos y obtener comisiones. Las autoridades suizas alertaron que un dirigente público español tenía dinero en su país de procedencia desconocida. Tras esta alerta, la Fiscalía Anticorrupción comenzó a investigar y un año después, saltó la 'Operación Púnica'.

"Yo sólo presto el nombre"

Según el periódico digital Semanario Universidad de Costa Rica, Bernal Zamora trabajó como mensajero e integra la junta directiva de 631 sociedades anónimas en Costa Rica, 163 en Reino Unido, 28 en Panamá y 12 en España. Tres de estas sociedades aparecen relacionadas a depósitos en las cuentas bancarias del HSBC de Suiza por más de 33,2 millones de dólares.

Este periódico le entrevistó y éste reconoció formar parte de todas estas sociedades. “La legislación dice que no hay ninguna prohibición para que una persona sea director de una o de las compañías que sean”, decía en esa entrevista. Así, explicó que su papel en estas sociedades es “ser el representante 'in nomini', yo solo presto el nombre, nada más”.