PRIMER SONDEO DE EL ESPAÑOL (y III)

Suspenso a la Monarquía (4,4) pero el 52% aprueba a Felipe VI

La institución obtiene una nota media del 4,4 pero un 23,7% le da un 0 y sólo un 8,4% un 10. Sólo los votantes del PP y Ciudadanos le dan aprobado. El rey Felipe es mejor valorado que la reina Letizia.

Felipe VI, mejor valorado que Letizia; Juan Carlos I, mucho peor valorado que Sofía

Felipe VI, mejor valorado que Letizia; Juan Carlos I, mucho peor valorado que Sofía

Paso a paso, con mucho trabajo, Felipe VI lucha por aupar a la institución monárquica a ese podio del aprobado del que los españoles la bajaron en octubre de 2011. La primera encuesta de EL ESPAÑOL es un indicio: los ciudadanos suspenden a la Corona con un 4,4, apenas una décima de incremento con respecto al último CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) de 2015.

El sondeo de Kiko Llaneras confirma que el camino hasta la cima del aprobado está plagado de retos para este rey de 48 años que sucedió a su padre, Juan Carlos I, en el peor momento de la monarquía en junio de 2014. Felipe VI tiene que recuperar para la causa a un tercio de los españoles, en su mayoría jóvenes votantes de Podemos y de Izquierda Unida (IU) que han dado la espalda a la monarquía. “Son los que le otorgan menos de un 3”, explica Llaneras, que subraya el peso demoscópico de ese 23,7% que le da un cero absoluto a la Corona.

En ese trekking hacia el Himalaya, se entiende que Felipe VI haya decidido deshacerse de las pesadas mochilas, incluso cuando éstas forman parte de su familia. De la Familia Real adulta tal como es ahora (reyes y eméritos) sólo él mismo (52,8%) y su madre, doña Sofía (50,8%) cuentan con la aprobación de la mitad de los encuestados. Su mujer, la reina Letizia, queda en una especie de tierra de nadie con un 44,3% de valoración positiva. Su padre, Juan Carlos I, es el miembro del núcleo duro que más rechazo produce: sólo lo valora positivamente el 30,9%.

Tendencia al alza

Los que desde el verano de 2014 ya no forman parte de la Familia Real están hundidos en la encuesta. Al matrimonio Urdangarin-Borbón lo rechaza casi España entera (90,2% al cuñado del rey y 78,6% a la hermana Cristina). También doña Elena, la hermana mayor del rey, ha incrementado su desgaste: la ve con buenos ojos apenas el 18,4% de la población.

Los números de EL ESPAÑOL confirman así lo que empezó a suceder tras la caída de Juan Carlos I en Botsuana, cuando el ahora rey emérito se despeñó 30 puntos en las encuestas: son Felipe VI y su madre, la reina Sofía, los que tiran del carro de la monarquía. Los datos son obstinados: la monarquía española está aún cuestionada, y cualquier error que puedan cometer sus titulares podría hacerla deslizar de nuevo por la pendiente.

La progresión del CIS, la herramienta demoscópica más parecida a la de Llaneras, lo muestra claramente: la época de esplendor de la monarquía española comenzó a declinar a partir de los Juegos Olímpicos de 1992. La década de los 90 marcó el inicio de los escándalos velados en torno a Juan Carlos I. A partir de ahí, el declive ha sido imparable hasta la llegada de Felipe VI. Por eso, según Llaneras, la encuesta de EL ESPAÑOL tiene el valor de confirmar lo que podría ser una anémica tendencia al alza desde el suelo de 2013 (3,68, el peor dato jamás obtenido por la monarquía).

PP y Ciudadanos

El sondeo de este diario muestra que los españoles más entusiastas sobre la monarquía son los votantes del PP (un 7,2 de aprobación) y de Ciudadanos (5,7). La España de la izquierda suspende a la monarquía: PSOE (4,2); Podemos (2,4) e IU (1,7). Estos resultados casan muy bien con la actitud ambivalente de Podemos (en su programa no aparece el referéndum monarquía-república) y con la claramente antimonárquica de Alberto Garzón (el líder de IU que se refiere al rey como “el ciudadano Felipe de Borbón”).

Como repite Albert Rivera, el líder de C's, los votantes de este nuevo partido de centro-liberal apoyan la institución como Jefatura del Estado, sin grandes entusiasmos, de ahí el aprobado alto. Son los seguidores de Mariano Rajoy los únicos que podrían ser descritos como monárquicos o, mejor dicho, felipistas (de Felipe VI, no de Felipe González) de pro: por eso le conceden un notable alto.

Fuentes oficiales de La Zarzuela han confirmado a este diario que desde la llegada de Felipe VI ya no se hacen encuestas internas. A partir de la primavera de 2012, con la entrada en barrena de la institución, la Casa del Rey llegó a hacer encuestas cada 15 días. “No destinamos un solo euro público a los sondeos. Utilizamos las que hacen los medios de comunicación y las instituciones públicas”, señalan en Zarzuela, donde insisten en que el “trabajo diario” es la mejor forma de combatir el desapego ciudadano.

Según Llaneras, una institución que no pasa por las urnas como la monarquía debería encargar sus propias encuestas exhaustivas al menos dos veces al año. “Se trata de una información relevante, sobre todo para unas personas que viven en una burbuja aún mayor que la de los políticos”, concluye el experto demoscópico de este diario.

Ficha técnica

Ámbito: nacional.

Universo: población española de 18 años y más.

Trabajo de campo: entrevistas online a partir de un panel de captación activa (sólo por invitación) certificado con la norma ISO026362. Realizado por la empresa Netquest.

Tamaño de la muestra: 1.002 entrevistas obtenidas con cuotas por sexo, edad, provincia, tamaño de hábitat, nivel de estudios y situación laboral.

Ponderación: una vez obtenidos, los datos han sido ponderados para calibrar por sexo, edad, hábitat, estudios, situación laboral, el cruce de sexo y edad, y el cruce de estudios y edad. También hemos ponderado las estimaciones de voto para ajustar parcialmente el recuerdo de voto de la muestra a los resultados de las elecciones del 20 de diciembre de 2015. Algunos modelos de estimación consideran también la probabilidad de votar de cada entrevistado.

Error muestral: para un nivel de confianza del 95,5%, el margen de error de la muestra es del ±3,1%.

Realización del trabajo de campo: del 23 al 30 de marzo de 2016.