INVESTIDURA

Iglesias pedirá a Sánchez que fuerce la abstención de C's

El líder de Podemos ofrecerá otra vez al candidato del PSOE un gobierno de coalición. 

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez en el Congreso.

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez en el Congreso.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias van a reunirse en el Congreso de los Diputados antes de Semana Santa. Los líderes de PSOE y Podemos retoman los contactos tras sus choques en el primer intento de investidura del candidato socialista. En este encuentro inminente, el secretario general de Podemos planteará a Pedro Sánchez un gobierno de coalición "a la valenciana". Y le pedirá que utilice su acuerdo con Ciudadanos para lograr la abstención de Albert Rivera y los suyos que permita alumbrar ese ejecutivo de la izquierda. 

La crisis interna de Podemos copó todo el protagonismo en la política nacional la pasada semana. Esa circunstancia y la cercanía de la Semana Santa provocaron que por momentos pareciera, incluso, que la investidura se había olvidado. Pero, peleas y festividades aparte, los plazos siguen corriendo. A Pedro Sánchez se le agota el tiempo. Por ello, llamó a Pablo Iglesias para reunirse con él antes de los días festivos. 

Dos planes distintos

Que vuelva a haber conversaciones no es garantía, ni mucho menos, de éxito entre quienes van a verse las caras. De hecho, los planes de uno y otro son distintos. Pedro Sánchez volverá a esgrimir su acuerdo con Ciudadanos como hoja de ruta innegociable para llegar a La Moncloa. La tesis que defenderá en la reunión el líder del PSOE es que si Podemos quiere sumarse, con sus votos o su abstención, a dicho pacto, será posible un cambio. Si no, habrá que repetir las elecciones generales por culpa del partido morado, siempre según esta tesis. 

Sánchez y sus compañeros de filas consideran que, merced al acuerdo con Ciudadanos, están legitimados para intentarlo de nuevo porque suman 130 escaños (90 del PSOE y 40 de C's), una cantidad superior a la que pueda presentar cualquier otro aspirante. El candidato del PSOE ha repetido en innumerables ocasiones que lo firmado con Albert Rivera es su camino para ser presidente del Gobierno. Ambos, desde el centro político, quieren lograr una abstención, de PP o Podemos, que les permita gobernar. La discrepancia es en quién prefieren apoyarse: Sánchez pretende seducir a Podemos mientras Rivera lo intenta con el PP, siempre y cuando Mariano Rajoy desaparezca.  

Iglesias no modera su veto

Es de sobra conocido el veto mutuo que existe entre Podemos y Ciudadanos. Ninguno de los dos partidos quiere pactar con el PSOE si el otro está también en el acuerdo. Rivera e Iglesias coinciden en que sus programas y sus intenciones son opuestas. De momento, como se ha dicho, Sánchez parece seguir apostando por su acuerdo con Ciudadanos para lograr que Podemos se abstenga. 

¿Cuál será la postura de Podemos en la reunión con el PSOE? Pablo Iglesias decía claramente este viernes por la tarde que no piensan ceder. Para Podemos solo hay dos opciones: la gran coalición de PP y PSOE o un "gobierno a la valenciana" que se geste con un pacto de izquierdas. En ese hipotético ejecutivo estarían PSOE, Podemos, IU y Compromís. Ocurre, sin embargo, que la suma de estas formaciones (161 escaños) tampoco llega a la mayoría absoluta (176). 

Para soslayar ese problema aritmético, Iglesias tiene una solución que también anunció el viernes: la abstención de Ciudadanos en la investidura haría posible el gobierno de coalición de la izquierda. Este es, más o menos, el mensaje que va a trasladarle a Sánchez: "Nosotros respetamos su acuerdo con Ciudadanos, pero no lo compartimos por las políticas que incluye; así que le pedimos que lo use para que Albert Rivera y sus compañeros se abstengan". En otras palabras, Iglesias pretende ahora que Sánchez convenza a Ciudadanos para que se abstenga y facilite que gobierne la izquierda y no el PP. Extremo que no parecen compartir en las filas naranjas. 

Así, cada formación política sigue planteando planes que el resto no piensan acatar. Sigue el bloqueo y solo pasa el tiempo. Si en esta reunión de PSOE y Podemos o en otros encuentros venideros nadie cede y no hay sorpresas, estos vetos mutuos apuntan a una nueva cita con las urnas.