PERFIL

Melisa Rodríguez, la diputada 'británica' de C's que llegó a la política por un solo voto

Nació en Londres, pero es canaria. Todos los meses escribe una carta a los afiliados explicando su trabajo.

Melisa Rodríguez, durante la entrevista en el Congreso.

Melisa Rodríguez, durante la entrevista en el Congreso.

  1. Ciudadanos
  2. Reino Unido
  3. Biografías
  4. Partidos políticos
  5. Islas Canarias
  6. Política

Un voto cambió la vida de Melisa Rodríguez. Una sola papeleta de ventaja le dio la victoria en las primarias de Ciudadanos como candidata a la presidencia de Canarias. Meses después, Ciudadanos se quedó a las puertas de la cámara insular. A Rodríguez le faltaron 540 votos para entrar al Parlamento de las islas en las elecciones de 2015. Lejos de desanimarse, volvió a intentarlo en las generales y acabó conquistando un escaño por Tenerife en el Congreso de los Diputados. Todos los meses escribe una carta a los afiliados de Canarias explicando el trabajo que realiza por su circunscripción.

“Teníamos poco dinero, hicimos la campaña que pudimos y conseguimos dos escaños, el mío y el de Saúl Ramírez en Las Palmas”, dice en una entrevista con EL ESPAÑOL.

Rodríguez (Londres, 1986) es, con 29 años, miembro de la Ejecutiva de Ciudadanos, portavoz regional en Canarias y una de las jóvenes promesas del equipo de 40 diputados de Albert Rivera. Nació en Inglaterra porque sus padres tuvieron que emigrar al Reino Unido, pero toda su familia es originaria de La Palma. Cuando tenía dos años, dejaron Londres para regresar a Canarias: “Mi padre entendió que si crecía en Inglaterra no iba a querer volver y su objetivo era volver a casa”.

Melisa Rodríguez, de Ciudadanos.

Melisa Rodríguez, de Ciudadanos.

Otra generación de emigrantes

Sus padres pasaron 18 años en Londres para dar a su hija las mejores oportunidades. Rodríguez estudió Arquitectura en la Politécnica de Cataluña. En Barcelona empezó a simpatizar con el discurso de centro de Rivera. “Hay personas que ideológicamente nos hemos situado en el centro y que no nos sentíamos representados por ninguna de las vertientes que existían”, dice.

Cuando regresó a Canarias y se afilió a Ciudadanos, todo el trabajo del partido en las islas estaba por hacer. Pero antes de que su implicación en la política fuera más allá del compromiso ideológico y las convicciones, Rodríguez experimentó en carne propia el dolor de la emigración. Un estudio de arquitectura de la India fue su hogar durante seis meses.

“Mis padres también habían sido emigrantes. Desgraciadamente en mi casa no se ha saltado ninguna generación. Y eso ha sido por un retroceso político porque no se han hecho las cosas como debían. Emigrar no es tan fácil como algunos políticos han vendido. Dicen que se van porque quieren… No. Es que muchas se van porque no tienen otro remedio”, explica.

“Es un tema que se tiene que tratar con mucha delicadeza, son familias que se separan, son personas que han invertido su vida a estudiar, buenos estudiantes, y hay que atenderlos mejor y no hablar de una manera tan frívola como se está hablando”, añade.

Rodríguez, durante la sesión fotográfica.

Rodríguez, durante la sesión fotográfica.

Cuando regresó de la India, donde las condiciones que se pactaron no se cumplieron, Rodríguez hizo un máster en energías renovables. Mientras despuntaba su incipiente carrera política, pasó varios veranos en Cabo Verde con una ONG que protege a la tortuga boba y se hizo “autónoma sufridora”. Fundó la empresa de joyas contemporáneas y complementos Lepa Punca. Ahora, como diputada, no participa en la elaboración pero sigue diseñando productos.

“Siempre he dicho que es importante no desligarse del mundo real. En el momento en que alguno de nosotros entendamos la política como nuestra única profesión es el momento que acabaremos siendo lo que hemos criticado”, dice. “Hay que tener vida fuera de la política. Si solamente tienes la política, no te vas a querer desenganchar y entonces dejarás de poner el foco en lo importante y estarás acomodado… Y eso es lo que venimos criticando”.

Congreso vs. Gobierno en funciones

Rodríguez es portavoz adjunta de Ciudadanos en la Comisión de Exteriores, portavoz sectorial de Energía y Turismo en la Comisión de Industria, y vocal de la Comisión de Cooperación. Asegura que el trabajo está siendo intenso y que tiene la sensación de vivir una constante montaña rusa de cambios.

“No se ha dado nunca la situación de que haya un Gobierno en funciones pero que un Congreso quiera empezar a trabajar”, dice. “Creo que ésa es realmente la etapa nueva de la democracia de este país, que hay un Congreso que no quiere estar en funciones y un Gobierno que todavía está en funciones”.

Rodríguez dice que hay tiempo hasta el 2 de mayo para lograr un acuerdo que desbloquee la formación de gobierno. Ciudadanos ha suscrito el Pacto de El Abrazo con el PSOE, pero los 130 escaños de ambos grupos requieren al menos el apoyo del PP o Podemos. Rivera está intentando que Mariano Rajoy negocie una gran coalición. Mientras, Pedro Sánchez trata de lograr el apoyo de Pablo Iglesias y la formación morada.

“La ciudadanía ha votado lo que ha querido y los políticos tenemos el deber de hacer con la fragmentación política que los ciudadanos han decidido unas mesas de negociación. Es nuestro deber. Los vetos o la guerra fría que se ha experimentado hasta el momento es faltar el respeto a los ciudadanos”, dice. “Si nosotros hoy pensamos en elecciones quiere decir que no estamos dando un duro por la negociación”.

Melisa Rodríguez, durante la entrevista.

Melisa Rodríguez, durante la entrevista.

Mientras se apuran los plazos de la negociación, Rodríguez compagina su trabajo parlamentario con el que realiza en Canarias. Está tratando de consolidar las agrupaciones para que Ciudadanos pueda entrar en el Parlamento las próximas elecciones. Cada mes, envía una carta a los afiliados y simpatizantes explicándoles el trabajo que está realizando a nivel nacional y autonómico.

Las rastas de Alberto Rodríguez

Melisa Rodríguez conoce perfectamente a Alberto Rodríguez, diputado canario de Podemos conocido por sus rastas. Ambos coincidieron varias veces en debates durante la campaña electoral y mantienen una relación cordial. En su opinión, la presión que ha sufrido por su aspecto físico no es justificable.

“Se le tendrá que valorar por la capacidad que tenga como diputado. Que estemos estigmatizando a una persona por su apariencia, sea de Podemos, Ciudadanos o PP, resta a la democracia de este país”, sostiene. “Los ciudadanos salen a la calle vestidos como quieren y nosotros lo que estamos haciendo es representarlos. Hay que valorarlo como diputado y no por lo que vaya a hacer con su pelo… Como si mañana se lo corta”.

Melisa Rodríguez.

Melisa Rodríguez.