CORRUPCIÓN EN EL PSOE GALLEGO

Pedro Sánchez entrega la cabeza de Besteiro para salvar su pacto con Ciudadanos

Besteiro no será el candidato a la Xunta, pero se mantiene como líder de los socialistas en Galicia.

Besteiro, junto a Sánchez el jueves en La Coruña.

Besteiro, junto a Sánchez el jueves en La Coruña.

Tras conocerse este viernes la imputación de José Ramón Gómez Besteiro en una nueva causa, a Pedro Sánchez no le ha quedado otra y se ha visto forzado a ofrecer la cabeza de su candidato en Galicia. Después de reunir con urgencia a su ejecutiva este mismo sábado, Besteiro ha comunicado que da un paso atrás y no se convertirá en el candidato del PSOE a la Xunta en las autonómicas de este año.

Besteiro es uno de los hombres de confianza de Sánchez y con su renuncia, el líder socialista queda tocado. De hecho, antes del viernes ya acumulaba cuatro imputaciones por el caso Garañón, algo que no impedía que Sánchez siguiera mostrándole su apoyo públicamente. Lo hizo durante la campaña de las generales y también esta misma semana.

En una entrevista en La Voz de Galicia, el secretario general del PSOE decía de él que era un “extraordinario político”, una “persona honesta, decente” y un “amigo al que conozco desde hace mucho tiempo". “Yo confío en su inocencia”, le defendía al ser preguntado por los delitos que se le atribuyen. “Si Besteiro quiere dar un paso adelante y presentarse tendrá todo mi apoyo. No puedo ser más claro”.

Sus palabras quedan ahora en evidencia, sobre todo después de que la juez de Lugo Pilar de Lara decidiera investigar a Besteiro por otros seis delitos más. Entonces Pedro Sánchez no fue tan 'claro' y dio la callada por respuesta. A pesar de haberle respaldado el jueves en su visita a La Coruña, evitó hacerlo, al menos de forma pública, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Galicia informara de que Besteiro tendría que declarar por otros seis delitos. El investigado, que ya suma 10 imputaciones, remitió un comunicado a los medios tratándose de justificar. Aseguró sentir “indefensión” y lamentó no poder dar “ningún tipo de explicación ni aportar información sobre este tema, ya que está bajo secreto de sumario”.

Ciudadanos se apunta un tanto

En el documento que sustenta el pacto de El Abrazo entre PSOE y Ciudadanos, ambas formaciones se comprometían, a partir de la fecha del acuerdo, a “no incorporar a las listas electorales personas con la condición de investigadas a iniciativa del Ministerio Fiscal por delitos relacionados con la corrupción que impliquen enriquecimiento para el afectado”. Así se lo recordaba a Sánchez el viernes José Manuel Villegas, portavoz adjunto del partido de Albert Rivera en el Congreso.

Besteiro se resistía, pero si era nombrado candidato, el secretario general del PSOE hubiera tenido complicado defender su acuerdo con la formación naranja. La presión finalmente ha surtido efecto y Sánchez ha sacrificado a su hombre de confianza en Galicia.

Tras echarse a un lado, Ciudadanos no ha dudado en sacar pecho y se ha felicitado por el gesto. “Estamos consiguiendo regenerar la vida pública”, ha señalado el diputado de C's Miguel Gutiérrez este sábado. “Estamos satisfechos y nos congratulamos. Es una alegría”.

Sánchez, tocado

Con el escándalo Besteiro, se merman las aspiraciones de Pedro Sánchez en el próximo congreso de los socialistas que se celebrará en mayo. El líder del PSOE gallego era uno de los pocos pilares de Sánchez dentro de su partido. Eso explica que lo mantenga dentro de la Ejecutiva federal y continúe al frente del PSOE gallego, cargo que ostenta desde 2013. Lo necesita a su lado porque, junto a Miquel Iceta -primer secretario del PSC-, Francina Armengol -presidenta de Baleares- o Sara Hernández -secretaria general del PSM-, entre otros, forman el contado núcleo duro de incondicionales que respaldan a Sánchez.

De otros barones no puede decir lo mismo, ya que se inclinan más por Susana Díaz, presidenta de Andalucía, una región desde donde el PSOE pedía que tanto Abel Caballero, alcalde de Vigo y también imputado, como el propio Besteiro dieran un paso atrás, tal y como hicieron en su día Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Besteiro permanece en sus cargos internos pero su carrera a la Xunta se ha truncado. A nivel nacional Sánchez se ha visto contra las cuerdas y ha preferido hacer caso a Ciudadanos. A quien no han escuchado, ni Sánchez ni Besteiro, es al anterior líder del PSOE gallego. Pachi Vázquez, antiguo secretario general de los socialistas gallegos, criticaba el jueves -cuando Besteiro 'sólo' estaba imputado por cuatro delitos- la doble vara de medir de Sánchez. “Si estás imputado y eres amigo de Pedro, no pasa nada”, publicaba en Twitter. Ni Sánchez ni su amigo respondieron.

Este clima preelectoral, lleno de guerras fratricidas entre los socialistas, favorece la situación del PP en la región. Los comicios, previstos para otoño, están todavía muy abiertos por la incógnita sobre los candidatos.