DEBATE DE INVESTIDURA

El desliz de Carmena da argumentos al PSOE frente a Podemos

Hernando presiona a Iglesias con los 'alcaldes del cambio'. Sánchez puede aprovecharlo hoy. 

Manuela Carmena este jueves en Madrid.

Manuela Carmena este jueves en Madrid.

Si no hay una sorpresa de última hora, este viernes Pedro Sánchez volverá a fracasar en su intento de ser investido como presidente del Gobierno. Las posiciones de los grupos políticos son las mismas del miércoles. Habrá solo 130 votos a favor y 219 en contra del candidato del PSOE. Eso sí, a 24 horas de la votación la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha avivado el panorama político con un desliz, luego matizado en dos ocasiones, que ha dado argumentos a los socialistas para presionar a Podemos.

Este jueves por la mañana, en un acto celebrado en Madrid, Carmena decía que Podemos tendría que apoyar la investidura de Sánchez. "Como ciudadana y también como alcaldesa creo que no es bueno que estemos sin gobierno, lo peor que nos puede pasar a la ciudadanía en general es que haya que repetirlas (las elecciones). Yo desearía con todas mis fuerzas que del próximo debate saliese un acuerdo con un Gobierno fuerte de cambio", comentaba la regidora municipal. 

Sería bonito que hubiese este apoyo a quien en este momento está solicitando la investidura. Creo que eso conformaría un gobierno de progreso, un gobierno de cambio

"Sería bonito que hubiese este apoyo a quien en este momento está solicitando la investidura. Creo que eso conformaría un gobierno de progreso, un gobierno de cambio", agregaba. Así, quedaba claro que la alcaldesa abogaba por que Podemos apoye al PSOE e incluso parecía que lo pedía para ya mismo, cuando existe un pacto entre los socialistas y Ciudadanos. Rápidamente, todos los medios se hacían eco de este deseo expresado por Carmena. Una opinión más que relevante teniendo en cuenta que ella misma gobierna en Madrid con los votos del PSOE y que su opinión es más que respetada entre los simpatizantes de Podemos, aunque ella no sea dirigente ni militante del partido morado. 

El PSOE lo aprovecha

El revuelo ha sido mayúsculo. El PSOE no tardaba en aprovechar la coyuntura. Tras una reunión del equipo negociador de los socialistas con el propio Sánchez, el portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Antonio Hernando, pedía a Iglesias que escuchase a Carmena. "Tienen tiempo suficiente para reflexionar sobre lo que les pide la alcaldesa de todos los madrileños", afirmaba.

Además, el portavoz en el Congreso aprovechaba para recordar que en las pasadas municipales el PSOE apoyó a Podemos en ciudades como Madrid, Zaragoza, Cádiz y Santiago, a "cambio de nada". "Lo hicimos sin pedir nada a cambio, sin exigencias, sin sillones, sin sillas, sin obstáculos, sin líneas rojas", remarcaba. En otras palabras, Hernando presionaba a Pablo Iglesias y sus correligionarios con el ejemplo de los alcaldes del cambio. Eso sí, también decía que si Podemos votaba contra Sánchez este viernes, "no hay ninguna previsión" de que su partido se pueda replantear el apoyo a los alcaldes de plataformas afines al partido de los círculos.

Dos rectificaciones

Pocos minutos después de las palabras de Hernando, llegaba la primera rectificación por parte de Carmena. En su cuenta de Twitter escribía: "Un gobierno fuerte y del cambio es un gobierno de coalición entre el PSOE y Podemos. Que nadie me malinterprete". Los principales líderes de Podemos compartían esta afirmación para despejar cualquier atisbo de duda entre los lectores. 

Que Carmena dio argumentos al PSOE está claro porque, amén de las palabras de Hernando, ella misma convocaba a los medios por la tarde para matizar nuevamente sus declaraciones de la mañana. Carmena afirmaba que desea "un Gobierno estable con una alianza de izquierdas". "Lo he escrito para que se quede más claro y no haya malos entendidos. Ya he dado mi opinión sobre un deseo de cambio que yo entiendo que debe hacerse desde un Gobierno de izquierdas". 

Cuando le preguntaban sobre la posibilidad de que en esa alianza participasen otros grupos políticos, como por ejemplo Ciudadanos, Carmena respondía: "A mí me parece que lo importante es que se consiga que haya ese Gobierno estable con una alianza de izquierdas", recogía Efe. Ya no había dudas sobre su posición.

Sánchez tiene en su mano recordar que diferentes alcaldes de las marcas afines a Podemos gobiernan gracias al respaldo del PSOE

En todo caso, no es descartable que este viernes, durante el segundo debate para la investidura de Pedro Sánchez, las palabras de Carmena tengan eco en el Parlamento. El líder del PSOE podría aprovechar dichas afirmaciones o al menos tiene en su mano, tal y como ha hecho su portavoz, recordar que diferentes alcaldes de las marcas afines a Podemos gobiernan gracias al respaldo del PSOE. Aunque, eso sí, el argumento es reversible porque los socialistas gobiernan cinco comunidades autónomas con el apoyo del partido de los círculos. 

Podemos no cambia su estrategia

Ni esta suerte de desliz de Carmena ni las declaraciones posteriores del PSOE han modificado, ni mucho menos, los planes de Podemos para la segunda votación en la investidura de Pedro Sánchez que se celebra este viernes por la tarde. Como viene adelantando EL ESPAÑOL, la formación dirigida por Pablo Iglesias votará "no" otra vez al candidato del PSOE con la esperanza de que ahora se retomen las negociaciones para alumbrar un gobierno de coalición.  

A partir del segundo fracaso de Sánchez, la prioridad para Iglesias y los suyos será proponer ese "gobierno de cambio y de progreso". Pero también se guardan la baza de la abstención como última posibilidad. Son tiempos de negociación y tal vez de giros inesperados.