Derechos humanos

Aznar y González exigen la liberación del opositor venezolano Leopoldo López

Los expresidentes se adhieren a un manifiesto firmado por más de un millar de juristas para denunciar la situación del dirigente encarcelado y los demás presos políticos en Venezuela.

El expresidente Felipe González asesora a la defensa de Leopoldo López.

El expresidente Felipe González asesora a la defensa de Leopoldo López. Reuters

Los expresidentes del Gobierno José María Aznar y Felipe González han apoyado un manifiesto hecho público este jueves para pedir la liberación del dirigente opositor venezolano Leopoldo López, condenado recientemente a 13 años de confinamiento tras haber pasado ya casi dos en una prisión militar. González es asimismo asesor legal de la defensa del preso.

Los líderes españoles consideran, junto con los más de 1.000 firmantes del documento procedentes de una veintena de países, que el juicio a López -al que se le acusó de ser responsable de la violencia derivada de las protestas contra el presidente venezolano, Nicolás Maduro, en 2014- no fue justo y debe ser anulado para que el opositor recupere la libertad. 

Aparte de criticar la situación de López, el manifiesto es además una denuncia de la represión en Venezuela y el encarcelamiento de otros opositores en el país. "No podemos permanecer impasibles: Leopoldo López se ha convertido en un símbolo de la represión que sufre todo un pueblo", asegura el documento.

Aznar y González no son las únicas personalidades españolas que se han sumado a la causa. El expresidente del Tribunal Constitucional Álvaro Rodríguez Bereijo, por ejemplo, figura entre los firmantes. El exministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón o el exalcalde de Madrid José María Álvarez del Manzano también han puesto su firma en el documento, entre otros.

Algunas de las personalidades internacionales que se han adherido al documento son la excomisaria europea Benita Ferrero-Waldner y el exembajador de Colombia en España Fernando Carrillo.

El manifiesto, que ha promovido el despacho de abogados Cremades & Calvo Sotelo, asegura que la Administración venezolana es un "régimen populista" que no respeta los derechos humanos: "Bajo la apariencia de un Estado con Constitución, la realidad actual de la organización política venezolana es la de un régimen populista que, al no garantizar los derechos humanos, la división de poderes y el pluralismo político, contradice abiertamente los principios básicos del Estado constitucional democrático".