Su agenda al descubierto (I)

Josep Pujol: "El objetivo es que mi padre no salga como un chorizo"

"Salvar el nombre del padre" reza uno de los apuntes incautados por la policía y analizados por el juez.

Josep Pujol, en la Audiencia Nacional tras declarar ante el juez De la Mata.

Josep Pujol, en la Audiencia Nacional tras declarar ante el juez De la Mata. Efe

El pasado 27 de octubre, la Policía registró los domicilios de tres hijos del ex presidente catalán Jordi Pujol. En casa de Josep Pujol Ferrusola apareció una agenda donde apuntaba de su puño y letra toda la historia familiar desde que Hacienda empezó a investigar al clan. Tiene apuntado punto por punto cómo se construyó la historia del legado con un objetivo: "Salvar el nombre del padre". EL ESPAÑOL ha tenido acceso a estos apuntes, que el propio Josep Pujol fue explicando al juez de la Audiencia Nacional José de la Mata cuando le interrogó al respecto.

"Comentarios reunión. Salvar el nombre del padre. Salvar el nombre de Oriol. Evitar acciones judiciales sobre Jordi y otros". Se trata de un apunte escrito tras una reunión con un abogado en fechas previas a que el ex presidente catalán emitiera un comunicado reconociendo que su familia había ocultado durante décadas una herencia en Andorra sin declarar a Hacienda.

"El objetivo en mi casa era, porque nuestra familia no es una familia normal, que mi padre no salga de esto como un ladrón o un chorizo, tiene un agravante más que el delito que se nos pueda acusar. Salvar el nombre del padre es porque salvar su nombre es salvar nuestro nombre. Salvar a Oriol era porque en teoría era quien quería seguir una carrera política. Y evitar acciones judiciales, hubiera sido lo ideal, que nadie estuviera imputado". Esta es la explicación que Josep Pujol dio al magistrado durante su interrogatorio en calidad de imputado el pasado 13 de noviembre, al que ha tenido acceso este diario.

Siguiente apunte: "Hablar con mi tía para que diga que lo sabía. No decir nombre de personas que gestionaron la herencia porque no tenemos permiso de la viuda. Porqué es una herencia, puede ser una comunidad de intereses para delinquir. Hemos de creer que es una herencia. Porqué los pagos se hacen escalonados. Porque los gestiona Jordi. Entrega el dinero a los hijos. Se hace documento privado para la liquidación con los hijos”.

Para el juez, estos apuntes hacen sospechar que se quiso construir una realidad en torno a una supuesta herencia para justificar el dinero escondido en Andorra. Sin embargo, su hijo Josep mantuvo que se tratan de "elucubraciones mentales", reflexiones "fruto de lo que yo entiendo que pueden ser los peligros de los que se nos puede acusar".

Es más, De la Mata ya ha reflejado en varias de sus resoluciones sus sospechas sobre la versión del legado familiar como origen del dinero escondido en Andorra y ajeno al fisco español hasta julio de 2014 que lo regularizaron. Por esa razón, el juez tiene imputados a tres de sus hijos así como al propio ex presidente de la Generalitat y su esposa, Marta Ferrusola, por blanqueo de capitales.

"Papá, hay que decir la verdad"

Respecto de no dar el nombre de las personas que gestionaron la cuenta, el hijo del ex presidente de la Generalitat sostiene que era una "inquietud muy grande" de su padre porque no quería vincular a su primo Joaquim Pujol. "Yo le digo, pero papá, las cosas no pueden salir como de la nada, hay que decir la verdad. Entonces me apunto las cosas que me acuerdo y luego él hace lo que le da la gana".

Según explicó en el interrogatorio, todo empieza cuando en 2013 Hacienda inicia una investigación sobre sus cuentas, que dura nueve meses. A raíz de eso deciden regularizar los fondos ocultos en Andorra y su padre opta por comunicarlo públicamente.

"To do"

Otro documento: "To do: Hablar con tía María y Francesc Cabana para avisar de la posible historia. Cabana explica la historia de la donación. Hablar con la tía Carmen y el tío José. Como se llamaba el banquero de Credit Suisse. ¿Está muerto? Esta herencia es un origen bancario. Cada uno tiene su banco real. Alguien que ya está muerto, el nombre del gestor. Jordi se ocupa del tema".

Estas eran las cosas que había que hacer antes de que Jordi Pujol i Soley leyera el comunicado. Debía avisa a Cabana, marido de su tía María y cuñado del ex presidente, de la historia que iba a contar. En un apunte anterior ya decía "hablar con mi tía María para decir que lo sabía". Sin embargo, cuando Francesc Cabana fue a declarar al Parlament, en el marco de una comisión de investigación abierta a raíz de hacerse público que la familia de que había sido durante 23 años presidente de la Generalitat tenía dinero oculto, sostuvo que desconocían que su cuñado y la familia de éste tuviera dinero en el extranjero.

En la comisión, explicó que cuando el propio Jordi Pujol se lo explicó, dos o tres días antes de confesarlo públicamente, les cogió por sorpresa. "Ni olerlo", repitió varias veces. Señaló durante su intervención en el Parlament hace un año que su primera reacción fue de incredulidad. Después pasó a la indignación y finalmente optó por la compasión. "Jordi Pujol tiene la puerta abierta de casa y viene vez en cuando, pero no son visitas para beber cava, como se pueden imaginar", afirmó a los diputados presentes a la Comisión.

"La posible historia"

Todo esto es lo que hace sospechar al juez que más que reflexiones de Josep, los apuntes de la agenda "parece que está o bien tomando al dictado" lo que alguien le dice o poniendo una narración que alguien le ha transmitido, dado que en varios de los apuntes aparece "posible historia". "Se comparece poco con un estilo literario de reflexiones personales", le espetó durante el interrogatorio.

Josep Pujol lo negó. "Queríamos ayudar a mi padre a construir una historia basada en la realidad y que por sus motivaciones personales y familiares él quería deformar, eso sí. Hay sugerencias, como decirle, papá no se aguanta la historia si no mencionas a Joaquim Pujol. Y lo siento porque está muerto, pero tienes que mencionarlo. Es fundamental. Si no, ¿quién se ocupa de esto?".

En otra página del cuaderno, Josep Pujol, quien en esas fechas trabajaba para Indra, narra al detalle, lo que para el juez parece una creación de la supuesta herencia: "En 1974 el abuelo ya escribe una nota a mamá donde dice que no se fía de su hijo en el tema del dinero. Después de una conversación le dice que si algún día le pasa algo tiene que hablar con mi abuela María que tiene instrucciones concretas sobre un capital que está fuera. No hay testamento escrito porque no querían que mi tía María conociera la existencia de este capital. Al morir el abuelo, la madre Marta habla con mi padre y le dice que lo comprende pero como es presidente no se quiere ocupar del tema y la única persona de confianza es Joaquim Pujol. El abuelo muere en 1980, el 2 de mayo, muerte súbita, la cuenta de Credit Suisse se cierra y la administra Joaquim Pujol.

El primo Joaquim, el gestor

De esta narración, Josep hizo varias puntualizaciones a De la Mata. Para empezar, él siempre creyó que la herencia que dejó el abuelo Florenci lo gestionó desde el principio el primo de su padre, sin embargo, luego se enteró que lo había gestionado un amigo de su padre, Delfí Mateu. "A mi cuando me cuentan la historia en 1990 y pico y me dicen que lo está administrando Joaquim. Por eso al personaje de Mateu no le conocía", aclaró durante el interrogatorio.

Continúa el apunte: "Jordi Pujol padre no quiere saber nada del tema y se ocupa Joaquim. El primo es el que se ocupa del tema pero en 1990 habla con Jordi, mi hermano, y dice que hay una suma de la que no se podía ocupar más. Cierra la cuenta y traslada los fondos desde 1990 hasta el 2000. La cuenta estaba en Suiza, no conozco el banco y se traslada a Andorra a la cuenta al nombre de un amigo que no sabemos quien era".

El hijo del ex presidente aclaró respecto de esta anotación que él siempre creyó que su abuelo guardaba el dinero en el Credit Suisse aunque luego la versión oficial de la familia es que se desconoce de donde viene. Explicó que eso era lo que creía él, pero que no tenía porque ser así.

Fin de apunte: "A la mayoría de edad del hermano más pequeño, Oleguer, nos hicieron abrir cuentas en Andorra para ingresar los fondos. No se hizo de golpe porque según Joaquim Pujol se tenían que deshacer inversiones y posiciones. El tema duró años. Joaquim Pujol igual a confidencialidad. No hay papales ni sabemos cual era su banco. Suponemos que cerró la cuenta en 2002".

"Entre tabú y vergonzoso"

Durante el interrogatorio, De la Mata insistió mucho en las transferencias e ingresos en efectivo que hizo su hermano Jordi Pujol Ferrusola tanto a él como al resto de sus hermanos y su madre. Según sostuvo Josep, tal y como han hecho cada uno de los integrantes de la familia, Jordi Junior se encargó de la gestión del legado que dejó el abuelo hasta que distribuyó a cada uno su parte diez años después de que entrara el dinero en Andorra.

Sin embargo, Josep aseguró no saber el dinero que le ingresó su hermano, cuanto le correspondía, ni donde estuvo guardado ese dinero antes de llegar al Principado. "Es un tema tema entre tabú y vergonzoso. Así que nos creíamos lo que nos daba y punto", asestó.

El magistrado le explicó que del análisis de la documentación, el dinero que repartió Jordi Jr. no coincide proporcionalmente con todo lo que tenía en las cuentas. "Si lo que tenía en la cuenta eran inversiones financieras del legado no entiendo muy bien porqué las cantidades que distribuía al resto de los hermanos eran muy reducidas en comparación con los montos que entraban en la cuenta", le indicó el juez. "No se, si usted me hace dudar de que mi hermano me ha timado… Hasta hoy mi confianza con este tema ha sido total. El me dio en principio lo que me tenía que dar", indicó.