FINANCIACIÓN ILEGAL DEL PP

El PP usaba en Génova el sistema de blanqueo descubierto en Valencia

Hasta 7 empleados de la sede acudían una misma mañana al banco para ingresar dinero negro como donaciones al partido.

Sede del Partido Popular en la calle Génova de Madrid.

Sede del Partido Popular en la calle Génova de Madrid.

El PP utilizaba en su sede central de Génova el mismo sistema de blanqueo que ha sido descubierto entre los ediles del partido en Valencia. Destacados cargos del partido, secretarias y hasta auditores acudían con dinero negro en metálico en sus bolsillos a las sucursales bancarias más cercanas a la sede central para realizar donaciones nominales a la formación política para la que trabajaban. Los fondos procedían de la caja B del partido y eran previamente distribuidos entre los trabajadores por los responsables de las finanzas del PP.

En las cuentas del PP nacional, que obran en poder de la Audiencia Nacional y a las que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, queda patente esta práctica de financiación ilegal. Sirva de ejemplo lo ocurrido el 21 de enero de 2009. Esa misma mañana acudieron de golpe a una de las sucursales donde el PP tenía abierta su cuenta número 781000 hasta siete trabajadores del PP: Carlo Lucca, jefe del Departamento de Auditoría Interna del partido; los empleados de su área Antonio López y Javier Torre; la jefa de Personal Milagros Puentes; el cajero Luis Molero; la secretaria del tesorero Estrella Domínguez; y Antonio Ortiz, empleado de Contabilidad.

Las cuentas que muestran cómo una misma mañana siete empleados del PP acudieron al banco a hacer donaciones en negro.

Las cuentas que muestran cómo una misma mañana siete empleados del PP acudieron al banco a hacer donaciones en negro.

Salvo Carlo Lucca, que ingresó 150 euros en efectivo, el resto depositó curiosamente la misma cantidad en metálico: 200 euros cada uno. Según aseguran a este periódico fuentes de la antigua dirección del partido, se articuló este sistema para eludir los límites impuestos por la nueva Ley de Financiación de Partidos Políticos de 2007, que prohibía las donaciones anónimas, blanquear los fondos de la caja B y, de paso, proporcionar a los donantes beneficios fiscales.

La Guardia Civil ya ha acreditado que esta misma operativa fue desarrollada en Valencia por los ediles y asesores municipales de la ex alcaldesa Rita Barberá, que han sido imputados por un delito de blanqueo de capitales. En ese caso el importe lavado por cada uno de los implicados ascendía a 1.000 euros que el partido reintegraba acto seguido con cargo a la caja B valenciana.

Bárcenas 'donó' 400 euros; Lapuerta, 60.000

Volviendo a la contabilidad del PP nacional, si se comprueba lo ocurrido un año antes, en 2008, la práctica se repite de forma similar. De esta manera, a lo largo de la mañana del 30 de enero, los trabajadores del PP Puentes, Ortiz y Molero acudieron a realizar donaciones que, en este caso, oscilaron entre los 210 y los 250 euros. Días después, el 5 de febrero, las secretarias María Ángeles Arias y Estrella Domínguez se desplazaron al banco a donar 225 y 250 euros respectivamente.

La práctica se repite de forma similar en 2008.

La práctica se repite de forma similar en 2008.

El 21 de febrero correspondió el turno a Antonio de la Fuente, entonces jefe de Seguridad del partido y cuñado del ex tesorero Luis Bárcenas. Donó 300 euros. El siete de marzo de ese mismo año, el ex gerente Cristóbal Páez ingresó en metálico 230 euros y el día 19 de ese mes le llegó el turno al propio Bárcenas, que blanqueó 400 euros procedentes de la contabilidad opaca del PP.

Pero de los ejemplos que contienen las cuentas oficiales de los 'populares' uno de los más llamativos por su cuantía tiene como protagonista al ex tesorero del partido Álvaro Lapuerta. En esta ocasión, realizó una transferencia de 60.000 euros a la cuenta de donaciones del PP. La operación bancaria la materializó el 31 de marzo de 2008. Ese mismo día, Lapuerta pidió a Bárcenas que le restituyera el dinero con cargo a la contabilidad opaca. Siguiendo sus instrucciones, este último retiró el dinero en metálico y se lo entregó en mano, dejando constancia de la entrega en los ya célebres papeles de Bárcenas que fueron desvelados por el diario El País.

Uno de los falsos donantes, Luis Molero, ya declaró ante el juez que ingresaba en las cuentas del partido sobres con dinero negro que le entregaba el tesorero y que los depositaba con resguardos firmados por diferentes personas. Cuidando siempre, eso sí, de que las cantidades no superaran el límite legal de 60.000 euros establecido hasta 2007 y el posterior de 100.000 euros.