FINANCIACIÓN ILEGAL

Bárcenas: un año en libertad y cinco preguntas sin respuesta

El extesorero salió de prisión señalando al PP pero calla desde que su partido se juega el gobierno.

El extesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas

El extesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas Getty Images

El 22 de enero del año pasado, Luis Bárcenas cruzó por su propio pie la puerta de la prisión madrileña de Soto del Real. Aseado y con su ropa al hombro, el extesorero del PP tuvo palabras de recuerdo para sus compañeros del módulo cuatro, con los que compartió 19 meses en prisión preventiva. Y para Mariano Rajoy, el presidente del Gobierno que le recomendó en secreto aquello de "Luis, se fuerte". "He hecho caso a Rajoy, Luis ha sido fuerte de Verdad", espetó ante la prensa en su primera ocasión.

Un año después, el hombre que controló las finanzas del PP duerme en su vivienda del centro de Madrid y guarda un discreto segundo plano. Sus pujas verbales han dado paso al silencio y son contadas sus intervenciones públicas desde que el Partido Popular entró en campaña. Quienes le conocen analizan la estrategia de una forma sencilla: en los juzgados le irá mal con el PP, pero le irá mucho peor si el gobierno cambia de manos. Podemos y PSOE tendrían mucho menos miramientos. 

Quedan así doce meses de libertad. De juicios y declaraciones. Un año de tira y afloja que deja cinco preguntas sin respuesta:

1.- ¿Va Luis Bárcenas a tirar de la manta?

La posibilidad de que el extesorero intentara mediatizar la campaña con sus revelaciones era una de las opciones que más preocupaba al equipo de Mariano Rajoy. El envite llegó pronto al Ejecutivo. En mayo del año pasado, cuatro meses después de salir de prisión, Bárcenas filtró a varios medios  su interés por difundir las imágenes de un robo. Un allanamiento realizado en una finca de su confianza donde Bárcenas guardaba documentación comprometida. Una grabación que, de momento, no ha visto la luz. 

Dos meses después, el exsenador repitió la estrategia y amenazó al partido de forma velada con aportar nuevos datos. Los ecos los recogió en una columna Raul del Pozo. En su escrito, el periodista de El Mundo aseguraba que Bárcenas esconde cuatro cajas de documentación más contundente que sus famosos papeles. Por el momento, tampoco se conoce el contenido. 

2.- ¿Grabó el extesorero a Mariano Rajoy?

Tal y como publicó EL ESPAÑOL, Luis Bárcenas se preocupó de recolectar documentación contra sus enemigos mientras estaba en prisión. En los Papeles de Rosalía -la documentación clonada de su vivienda por personal de confianza- la mujer del exsenador hace un resumen de las principales armas que tiene contra el Partido Popular.

En el manuscrito no aparece anotada grabación alguna. Ni contra Rajoy ni contra ningún otro miembro del PP. Sin embargo, sí hay menciones al presidente del Gobierno. El documento realizado por Rosalía Iglesias refleja anotaciones sobre una reforma en la vivienda del líder del PP, pagada presuntamente con dinero del partido. 

3.- ¿Sigue negociando con el Gobierno?

Mientras Luis Bárcenas ha reconocido en ocasiones sus maniobras para contactar con sus antiguos compañeros de partido, desde el otro lado los acercamientos han sido negados de forma sistemática. Sobre el papel, la oposición entre la actual cúpula del PP y Bárcenas es frontal. Tanto que el extesorero fue condenado en abril de 2015 a pagar 50.000 euros a la secretaria general María Dolores de Cospedal tras una demanda presentada por vulneración de su derecho al honor. El pasado mes de septiembre, el Tribunal Supremo admitió a trámite el recurso de Bárcenas contra ese fallo.

El pasado 10 de enero, la pelea entre el extesorero y Cospedal vivió un nuevo episodio. La secretaria general del PP anunció una nueva querella contra su excompañero de partido por las declaraciones que realiza en el libro Bárcenas, la caja fuerte de la periodista Marisa Gallero. En el libro, el extesorero mantiene que Cospedal cobró dinero negro de la caja B del partido. 

Sin embargo, la confrontación que Bárcenas mantiene con la secretaria general no se traslada necesariamente a otros compañeros de partido. De hecho, el extesorero intentó presionar al entonces ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, para que cambiara a las fiscalas encargadas del caso. Según publicó EL ESPAÑOL, también desde la vicepresidencia del gobierno realizaron gestiones - para que la Policía Nacional dejara de achacar en sus informes a Bárcenas los pagos anotados a Luis El Cabrón

4.-  ¿Habrá nuevas revelaciones sobre la caja B?

Luis Bárcenas tiene dos grandes juicios pendientes. El primero de ellos, analiza el pago de la sede del Partido Popular con dinero negro. El segundo, es el primer gran bloque desgajado de la Operación Gürtel. Es en este segundo procedimiento, instruido por el juzgado de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, donde Bárcenas se enfrenta a la investigación por su dinero oculto en Suiza. En su escrito de acusación la Fiscalía Anticorrupción pide para él 42 años de cárcel. 

Pese a que los procedimientos se encuentran cerrados, Bárcenas podría aportar nuevas pruebas en cualquiera de ellos. Bien por medio de su defensa en las cuestiones previas, o bien en sus comparecencias personales durante el juicio. De hecho, el extesorero del PP valoró introducir la existencia de grabaciones que obran en su poder en uno de los últimos escritos elaborados por sus abogados. Sin embargo, la idea fue desestimada. En el último año, el exsenador ha litigado por todo lo que tiene que ver con su readmisión dentro del Partido Popular, pero se ha permanecido inmóvil en los procedimientos que dependen de la UDEF.

5.- ¿Cuál será su estrategia si el PP deja Moncloa?

Luis Bárcenas está pendiente de los movimientos y posibles pactos tras las elecciones generales. Además de la presidencia de su país, el extesorero del PP se juega la capacidad de influencia que tiene sobre el actual gobierno. Un cambio en el inquilino de Moncloa podría suponer también un cambio en su comportamiento judicial. La entrada en el gobierno de la oposición al PP incrementaría su necesidad de alcanzar pactos con la fiscalía, tras una investigación que acredita ya la existencia de hasta 40 millones de euros ocultos al fisco español.