Pactos de investidura

Inquietud entre sectores del Ejército por los pactos con Podemos

Esferas militares temen que en las conversaciones se traspasen las "líneas rojas" de la unidad de España.

Íñigo Errejón, Rafa Mayoral y Julio Rodríguez en la sede de Podemos.

Íñigo Errejón, Rafa Mayoral y Julio Rodríguez en la sede de Podemos.

Piden responsabilidad. Cautela a la hora de cerrar los acuerdos y establecer una serie de “líneas rojas” que nunca deben ser traspasadas. Especialmente en aquellos temas referentes a la unidad de España y a los derechos constitucionales: “No es un tema político”, argumentan desde ciertos círculos militares sobre los pactos de Gobierno. El problema, advierten, está en respetar “la herencia” de los valores democráticos que sostienen al país.

Felipe VI ha encargado al líder del PSOE, Pedro Sánchez, que intente la formación de un Ejecutivo tras 46 días de desgobierno. Las negociaciones, de acuerdo a la tendencia mostrada por los socialistas, deben contar con el visto bueno de Podemos –y sus confluencias- y Ciudadanos. El temor entre algunas esferas militares radica en la postura que mantiene el partido de Pablo Iglesias ante los retos soberanistas y la defensa de la celebración de un referéndum en Cataluña.

Hay quienes lamentan que los pilares de la democracia comiencen a tambalearse: “No cabe duda que la situación en que nos han dejado las elecciones del pasado mes de diciembre no parece la más adecuada para hacer frente a las dificultades que ya tenemos que superar”, advierte el teniente general del Ejército de Tierra Emilio Pérez Alamán, que fue jefe del mando de Canarias, a través del blog General Dávila.

El teniente general define, en otra entrada del blog, la ideología que define a Ciudadanos y a Podemos, “dos partidos más con representación parlamentaria” que surgen ante la “mala praxis” de los partidos “clásicos”: “Uno de ellos no supone mayor problema por su carácter democrático”, advierte, en clara relación al partido de Albert Rivera. “El otro, con actitudes radicales y totalitarias y una ideología absolutamente comunista, ya ha mordido poder en importantes ayuntamientos y pese a no tener los votos necesarios para ello, los gobierna a su estilo bien conocido, con el apoyo recibido de los socialistas”, añade, en referencia Podemos.

La OTAN y la economía

Esta hipótesis la respaldan en ciertos sectores de los Ejércitos, que asisten con “preocupación” a la ronda de negociaciones que arranca esta semana. “El problema no es que gobierne Sánchez o Rajoy –advierten-, sino a qué precio van a conseguirlo”. Y eso que el partido de Pablo Iglesias ha moderado su postura hacia algunos aspectos militares. “Seguiremos respetando los acuerdos de la OTAN”, apuntó en su día Julio Rodríguez, el ex JEMAD que se postula como ministro de Defensa en un hipotético gobierno de izquierdas. Un discurso opuesto al que Iglesias había defendido meses atrás, cuando apuntó que sacaría a España de la Alianza Atlántica si alcanzaba el Gobierno.

Pero esta no es la única preocupación a la que se refieren los militares. Leopoldo Muñoz, coronel retirado y presidente de la Asociación de Militares Españoles (AME), apunta a la dimensión económica como uno de los problemas que podrían afectar a las Fuerzas Armadas: “Es lógico, normal y legal que los partidos quieran alcanzar la presidencia, pero eso nunca debe ser contra natura –advierte-. Creo que desde Europa piden un Gobierno estable y eso es lo primero que debería alcanzarse. Estamos en la Unión Europea y nuestros presupuestos se nutren de ella”.

El referéndum en Cataluña

A juicio del presidente de la AME, si la economía se empobrece y el gasto público es mayor, “no se podrá destinar tanto a instituciones tan importantes como las Fuerzas Armadas”. “Por no hablar de los principios que los partidos a gobernar deben cumplir –añade-. No pueden, ni deben, aceptar la indisolubilidad de España como nación”.

Desde otros estamentos se pide que, sea cual sea la formación de Gobierno, se cumpla con la legalidad vigente. “El referéndum en Cataluña puede afectar al sentimiento de muchos militares –reconoce el teniente coronel José Ignacio Domínguez, que actúa como secretario en el Foro Milicia y Democracia-. En el caso de que se produjese y si se hiciera de acuerdo a la legalidad, nosotros tenemos poco más que decir”.

Ese “sentimiento” que afecta a las Fuerzas Armadas –un cuerpo con más de 132.000 efectivos y 5.000 reservistas- puede definirse como inquietud. El modo en el que se resolverá la crisis de Cataluña y el escenario que afrontarán los Cuerpos del Ejército dependen de los pactos de Gobierno, ahora en manos de Pedro Sánchez. Lo que desde las esferas militares se les pide va en consonancia con el discurso que Susana Díaz, peso pesado del partido, ha pronunciado este miércoles: “El PSOE actuará con altura de miras”.