Celia Villalobos

Celia Villalobos no quiere quedarse sin un chófer “tonto” al que abroncar

En la jungla. La vicepresidenta primera del Congreso no renuncia al uso de coche privado como sí han hecho algunos de sus compañeros de la Mesa. ¿Volverá con Manolo?

La famosa imagen de Celia Villalobos abroncando a su chófer

La famosa imagen de Celia Villalobos abroncando a su chófer

Celia Villalobos, vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados, ha dicho este viernes que ve "excesivo postureo" en la decisión de sus compañeros de renunciar al uso del coche oficial. La diputada popular ha criticado esta decisión diciendo que ella usa el coche para ir a trabajar.

El postureo al que se refiere Villalobos es la decisión tanto de Podemos como de Ciudadanos de renunciar a que sus miembros de la Mesa del Congreso y sus portavoces parlamentarios tengan el coche oficial que les asigna la Cámara baja.

Por su parte, la socialista Micaela Navarro también ha anunciado que desiste de utilizar el vehículo pero lo hace a medias. "Renunciamos al uso exclusivo del coche oficial. Eso no quiere decir que no vaya a utilizar el coche como lo utilizan otros diputados de la Cámara en un momento en que lo pueda necesitar”.

Sin embargo, nada se sabía de la decisión de la diputada del PP. Hasta hoy.

Un día después de liarla con las rastas del diputado de Podemos, Villalobos ha dicho que los coches son propiedad del Congreso y los conductores son funcionarios, por lo que no utilizarlos no supondría un ahorro para las arcas públicas.

Lo que quizá sí suponga es un ahorro para la paciencia de esos chóferes "tontos" a los que hace unos años dedicó estas bonitas palabras de aliento.