Investidura en Cataluña

La CUP vive el fin de semana más decisivo de su historia

La formación independentista debe optar de una vez por investir o no a Artur Mas.

El presidente de la CUP en el Parlament, Antonio Baños, y su portavoz parlamentaria, Anna Gabriel.

El presidente de la CUP en el Parlament, Antonio Baños, y su portavoz parlamentaria, Anna Gabriel.

  1. CUP
  2. Artur Mas
  3. Generalitat de Catalunya
  4. Investidura
La investidura de Artur Mas se decide este domingo. La CUP ya no podrá esperar ni empatar más: solo puede decir sí o no. Si aprueban investirle de nuevo como president, la semana próxima se repetirá el debate de investidura y dos diputados de la CUP votarán a favor del candidato de Junts pel Sí en la votación por mayoría simple: sumarían 64 por 63 del resto de partidos. Mas iniciaría así de la mano de ERC y figuras independientes su legislatura más compleja: en minoría y con el mandato obligado de avanzar hacia la independencia.
Si la CUP opta por el no, habrá elecciones en marzo. Unas elecciones nuevas cambiarían algunos de los protagonistas y sus equilibrios, pero con toda probabilidad no aclararían de inmediato quién será el próximo presidente. La dirección de ERC ha mandado a sus integrantes en email -al que ha tenido acceso elnacional.cat- con una proyección electoral basada en la extrapolación del Barómetro Semestral de Barcelona y el último Barómetro del CEO. 
Según ese cálculo, ERC ganaría las elecciones con 32-35 escaños. CDC sería segunda, con 28-30. Podem doblaría sus resultados (24-25) y adelantaría a Ciudadanos, que bajaría algo (21-22). Luego vendrían PSC y PP, como en septiembre. La CUP sería la gran perdedora: de 10 diputados pasaría a 4-5.
Esta proyección es difícil de creer. No está decidido si los partidos independentistas irían de nuevo juntos o separados ni quién lideraría la lista de Podem. Pero es probable que unas nuevas elecciones hundirían a la CUP. Sus votantes menos fieles abandonarían el partido en favor de una opción más definida. Las dos opciones que la formación anticapitalista tiene encima la mesa -investir o nuevas elecciones- pueden suponer la división del grupo. Xavier Monge, uno de los 15 miembros del secretariado de la CUP, abandonó su cargo tras criticar el proceso soberanista como una farsa y por no enntender cómo se planteaban aún investir a alguien como Artur Mas. 
La CUP ha anunciado ya cómo será su proceso de decisión. Esta semana se han reunido sus 155 asambleas municipales. El sábado día 2 las 13 Asambleas Territoriales definirán sus posturas. El día siguiente, el domingo, se reunirán los 57 miembros del Consejo Político más los 11 miembros del Grupo de Acción Parlamentaria para llegar a un acuerdo. La CUP ha anunciado que prefiere llegar a un acuerdo “por consenso”. Si no lo hay, la opción ganadora requerirá mayoría absoluta. 
Si no hay mayoría absoluta en la primera votación, habrá hasta 3 rondas con un nuevo debate entre cada elección. Si sigue sin haber una solución con mayoría absoluta, “el Secretariado Nacional buscará una propuesta metodológica para desbloquear la situación”. El fn de semana más decisivo de la CUP puede ser muy largo.