Historia de un saqueo

El juez cita como imputados por blanqueo a Jordi Pujol y su esposa

El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional emplaza a ambos para el próximo 10 de febrero.

Jordi Pujol y Marta Ferrusola tras uno de los registros que se realizaron en su domicilio

Jordi Pujol y Marta Ferrusola tras uno de los registros que se realizaron en su domicilio Efe

El juez José de la Mata ha imputado al ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol Soley, y a su esposa, Marta Ferrusola, por un delito de blanqueo de capitales tras acreditar que llegaron a mover 200 millones de euros en sus cuentas en Andorra, tal y como ha revelado EL ESPAÑOL.

El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional emplaza a ambos para el próximo 10 de febrero. Las pesquisas policiales y judiciales han acreditado ya que los titulares reales de los fondos del Principado son ellos y que utilizaron a sus hijos como meros testaferros.

Asimismo, ha quedado completamente desvirtuada su coartada sobre la herencia familiar para justificar el origen del dinero. No en vano, del análisis completo de los depósitos no se desprender un solo indicio de que la fortuna proceda del referido legado.

De la Mata cita además a su hijo, Jordi Pujol Ferrusola, a petición propia, para el 11 de febrero. El instructor toma esta decisión después de aceptar la competencia de la causa remitida por la juez de Instrucción 31 de Barcelona en la investigación a la familia Pujol abierta tras reconocer que ocultaban dinero en Andorra. La Fiscalía Anticorrupcion solicitó la inhibición a la Audiencia Nacional después de que Andorra contestara una comisión rogatoria en la que se descubría que el ex presidente tenía una cuenta oculta, en la que utilizaba a su hijo mayor como testaferro.

Pujol, titular real de la cuenta

En el caso de Pujol Soley, explica el juez, es titular real de los fondos existentes en la cuenta 63810 de la Banca Reig que fueron ingresados en efectivo y de los que dispuso hasta finales de 2010, con “idéntica intención de ocultación, utilizando a persona interpuesta y ocultando también su origen”. Dicho patrimonio no consta que se justifique con los ingreso ordinarios por razón del cargo público que ostentó durante 23 años como presidente de la Generalitat. Además, en el auto se menciona que no consta la realidad del legado hereditario mencionado en el comunicado que hizo público en julio de 2014.

El juez señala que, de acuerdo con la investigación, “no consta negocio jurídico alguno” que justifique los incrementos patrimoniales: “Al contrario, existen operaciones financieras anómalas y movimientos financieros que, por tratarse de efectivo, ponen de manifiesto operaciones extrañas a las prácticas comerciales ordinarias”.

Además, advierte de que existen numerosos contratos aparentemente simulados, sin causa real, sin contenido y sin entregables contrastables, para justificar los ingresos de grandes cantidades de dinero, y se han facilitado explicaciones contradictorias. “En definitiva, no existen negocios ilícitos que justifiquen este incremento patrimonial o las transmisiones dinerarias”.

Según reseña el juez, muchas de las empresas que suscribieron tales contratos tienen en común que han sido y son adjudicatarios de contratos de servicios y obras públicas. Además, existía un acuerdo “entre las partes” para atribuir a Jordi Pujol Ferrusola el rol de gestor y distribuidor de los recursos entre los hermanos y la madre.

De la Mata dice que ha quedado acreditada la existencia de “complejos entramados societarios en distintas jurisdicciones, manejados por testaferros, sin objeto social y actividad societaria aparente”. El juez añade que “la distribución de enormes cantidades de dinero entre miembros de la familia/organización, sin causa aparente, con causas improbables o con explicaciones y/o coartadas no justificadas mínimamente”.

Las cuentas de Andorra

En total, el juez de la Audiencia Nacional ha dictado este miércoles un total de 13 autos en la causa en la que investigaba a Jordi, Pere y José Pujol Ferrusola. A lo largo de más de 200 páginas acuerda una batería de diligencias y medidas con las que impulsar y avanzar en esta investigación. En el auto de citación, el magistrado relata que Jordi Pujol Ferrusola y su mujer, Mercé Gironés, son titulares en Andorra de una serie de cuentas corrientes cuya existencia negaron y la investigación han puesto de manifiesto, al igual que “el resto de la familia” Pujol-Ferruolsa, quienes también han resultado ser titulares de cuentas bancarias en ese país.

Según el auto, las cuentas de Jordi Pujol y su mujer presentan abonos de origen desconocido “que no pueden asimilarse a una actividad legal” y abonos por transferencia o traspasos que en algunos casos han sido identificados con personas que desarrollan una labor empresarial entroncada con el sector público en Cataluña.

Parte de esos fondos, dice el juez, han sido distribuidos por el primogénito entre todos sus hermanos y su madre, en cantidades iguales o similares y generalmente en momentos coincidentes con ingresos de origen desconocido verificados en las cuentas corrientes de aquel, “de lo que tampoco consta acreditada razón alguna para ello, distribución que se hizo a cuentas bancarias “de todos y cada uno de ellos en la misma entidad bancaria andorrana”.

“Estas operaciones revelan de nuevo la existencia de un patrón de comportamiento reiterado durante años por los miembros de la familia, que apuntan nuevos elementos básicos de una organización cuyos perfiles definitivos (…) están aún bajo investigación y pendiente de calificar”.

Añade el juez que se ha podido descubrir que después de que se produjera un ingreso sospechoso, Jordi Pujol Ferrusola ordenaba que se realizaran traspasos a sus cuentas de Andorra a sus hermanos Oleguer, Oriol, Josep, Pere, Mireia y Marta Pujol Ferrusola, movimientos que beneficiaban también a la cuenta de su madre Marta Ferrusola LLados, “también beneficiaria de algunos de esos repartos”.

De la Mata señala que los miembros de la familia Pujol-Ferrusola han dispuesto de importantes cantidades de dinero a través de cuentas bancarias abiertas en Andorra, en las que figuran como titulares cada uno de los hermanos y Marta Ferrusola, siendo Jordi Pujol Soley beneficiario real último de otra de las cuentas.

Ingresos en efectivo

Estos fondos se recibían en muchos casos en efectivo (dotándoles así de un primer nivel de opacidad) en cuentas abiertas en una jurisdicción extranjera, cuya existencia se ha negado reiteradamente y se ha tratado de mantener oculta.

En otro de los autos dictados por el juez se acepta por conexidad la competencia de la causa que investigaba la juez de instrucción 31 de Barcelona contra varios de los miembros de la familia Pujol y su acumulación a la causa que instruía De la Mata, si bien no se ha solicitado por el momento la remisión de los originales al no ser firme la resolución por estar a la espera de la resolución de los recursos.

En esta resolución, el magistrado afirma la existencia de indicios de que “los miembros de las familia Pujol-Ferrusola han venido orquestando durante años una estrategia compartida y coordinada para desarrollar distintos negocios económicos, generar réditos, ocultarlos y distribuirlos entre todos de acuerdo con criterios establecidos para conseguir el lavado de los activos conseguidos”.

En las 11 resoluciones restantes el juez acuerda una batería de diligencias, entre ellas, la citación de nuevo de Jordi Pujol Ferrusola, a petición propia, para el 11 de febrero o la declaración de varios testigos. Además, se rechaza el sobreseimiento solicitado por Alejandro Guerrero Kandler y Carles Vilarrubí y se resuelven todos los recursos plateados por las defensas respecto de las diferentes medidas cautelares adoptadas, así como de las entradas y registros practicados.