LAS PRUEBAS DEL GRAN SAQUEO (III)

Los Pujol usaron el Katrina de coartada para cobrar comisiones

FCC pagó al testaferro londinense de la familia por asesorar en la reconstrucción de Nueva Orleans tras el huracán.

Los nueve miembros de la familia Pujol, con el expresidente catalán y su mujer en el centro.

Los nueve miembros de la familia Pujol, con el expresidente catalán y su mujer en el centro.

Jordi Pujol Jr. utilizó el huracán Katrina, que devastó el sureste de Estados Unidos en agosto de 2005, como coartada para cobrar comisiones. El primogénito del clan catalán percibió al menos 710.000 euros de la constructora FCC a través de su testaferro londinense, Herbert Rainford, que cedió para ello su sociedad instrumental Brandtridge Holdings Limited.

EL ESPAÑOL ha tenido acceso a las facturas que fueron expedidas por esta empresa pantalla para dar cobertura a los pagos de la constructora y el concepto exacto es el siguiente: “Investigación de los daños realizados por el Katrina en las carreteras y estructuras de las ciudades de Nueva Orleans, Biloxi y Gulfport”. En el marco de estos supuestos servicios se incluyeron en los recibos, que son considerados falsos por la policía judicial, “investigaciones aéreas de los daños” así como “visitas” de las zonas afectadas que requiriesen una labor de “reconstrucción” o de “reparación”. Todo ello en colaboración con la inmobiliaria local Creekstone.

El contrato entre FCC y la empresa de los Pujol establece pagos mensuales de 15.0000 euros.

El contrato entre FCC y la empresa de los Pujol establece pagos mensuales de 15.0000 euros.

El huracán Katrina, considerado el más destructivo de la historia reciente de Estados Unidos, provocó más de 1.800 muertes con vientos que superaron los 280 kilómetros por hora e inundó el 80% de la ciudad de Nueva Orleans.

Ni el fiduciario profesional Herbert Rainford ni Jordi Pujol Ferrusola disponen de conocimientos en materia de ingeniería y carece de sentido alguno que FCC recurriera a ellos para acometer los referidos proyectos.

Los agentes destacan que la coartada entre Pujol Jr y la constructora española carece de lógica comercial. Nadie pagaría 70.000 euros de comisiones para contactar con una constructora como Creekstone, a la que se puede encontrar en internet. Al frente de la misma se encuentra el empresario Stephen Keller, conocido por sus contactos inmobiliarios en Luisiana, y al que se puede localizar directamente en redes sociales como LinkedIn.

Un dinero troceado

El contrato entre FCC y Brantridge, la sociedad pantalla utilizada por los Pujol para canalizar el dinero, fue rubricado el 15 enero de 2006 y fija una iguala de 15.000 euros mensuales para el supuesto personal de Brantridge actúe como asesor de la constructora española en el extranjero. Según el documento, la compañía abierta en Londres tiene importantes conocimientos para desarrollar el negocio de FCC fuera de las fronteras españolas. Pero no aporta datos concretos sobre esos contactos.  

Por ello, las primeras siete facturas aportadas por FCC a la Audiencia Nacional tienen conceptos genéricos. En el documento se limita a reconocer el pago mensual comprometido con el testaferro de Jordi Pujol Ferrusola y a autorizar el envío de los fondos a la cuenta que Brantridge tiene abierta la sucursal de Belfast del Bank of Ireland.

Factura de 35.000 dólares de Brantridge a FCC por

Factura de 35.000 dólares de Brantridge a FCC por

El 1 de septiembre de 2006, el concepto de la factura cambia y es la primera vez que aparece como motivo de los pagos "la investigación de los daños del Katrina en las estructuras y carreteras federales de Nueva Orleans, Biloxi y Gulfport".

El pago de estos supuestos servicios, que incluye labores como la identificación del responsable público de Cultura, Turismo o convenciones y eventos en Nueva Orleans, se troceó en dos entregas. Según los documentos entregados por FCC a la Justicia, el objetivo principal del trabajo era conseguir contratos de obra civil gestionados por FEMA, la Agencia Federal de Emergencia estadounidense, encargada de la reconstrucción de la zona afectada por el huracán Katrina. 

Piden la detención del testaferro

Pese a la versión aportada por la constructora, que mantiene la completa legalidad de los pagos, la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) consideran que el dinero era en realidad una dádiva. Sobre esta tesis, los informes policiales denuncian el “atrevimiento” del hijo mayor del ex presidente autonómico catalán, que “llegó incluso a que las comisiones fueran directamente pagadas por las empresas adjudicatarias de contratos públicos, licitaciones, concursos, etc.”. Asimismo, confiesan por escrito abiertamente su “consternación” y “escándalo” al comprobar la “escandalosa” magnitud de la fortuna familiar repartida en al menos 18 países y sostienen que es “una de las más acaudaladas de España”.

La policía judicial detalla que “las órdenes de pago” realizadas por la constructora a la tapadera de Pujol comienzan “en el año 2006 desde dos cuentas tituladas por FCC en el BBVA” y se prolongan hasta 2009. A través de las mismas canalizó “25 transferencias a la cuenta del Bank of Ireland con numeración GB91BOFI90239749527300” y “cuyo montante conjunto fue de 710.000 euros”. A juicio de los miembros de la UDEF, “la importancia del grupo Brandtridge se antoja primordial” ya que aparece también en otras grandes operaciones de la familia como la “diseñada para inyectar fondos en el Puerto de Rosario en Argentina y en México, como se deduce de los soportes documentales hallados”.

Tras percibir los pagos de FCC, Pujol Jr. emitió facturas falsas de “servicios sanitarios” a Brandtridge a través de sus empresas españolas para repatriar los fondos. El propio Herbert Rainford ya ha confesado a las autoridades británicas la falsedad de estos últimos recibos y admite que estos trabajos nunca fueron realizados.

Sin medidas cautelares

Tal y como recuerda la policía judicial, “la génesis” de esta cuestión hay que encontrarla en “la declaración testifical de María Victoria Álvarez Martín”, ex pareja de Jordi Pujol Jr., que fue la primera persona que reveló la existencia de Brandtridge. “Las diferentes diligencias de investigación llevadas a cabo han permitido contrastar y dar veracidad a todas las manifestaciones de esta testigo, en aquellas cuestiones que podían ser objeto de comprobación, denotando la completa veracidad de las mismas”.

A la vista de estas contundentes pruebas documentales, la UDEF llegó a solicitar formalmente al Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional en su propuesta de actuaciones la “detención” del testaferro Herbert Arthur Joseph Rainford Towning. Pero también la “entrada y registro” en la oficina del fiduciario de la familia Pujol, ubicada “en la calle 128 de Mount Street, Londres W1K 3NU, sede de Brandtridge Holdings Limited”. A su vez, requirió la misma diligencia en “en el domicilio personal” de Herbert.

El juez José de la Mata no acordó finalmente estas diligencias y mantiene a los principales miembros del clan catalán sin medidas cautelares. No pesa sobre ellos fianza alguna ni la retirada de sus pasaportes o la obligación de presentarse periódicamente en el juzgado.