Hacia el 26-J

Pedro Sánchez se someterá a una cuestión de confianza en dos años si es elegido presidente

El PSOE se compromete a impulsar una reforma fiscal en seis meses y un plan anticorrupción en 90 días.

Sánchez firma el documento con sus compromisos.

Sánchez firma el documento con sus compromisos. Efe

  1. Pedro Sánchez
  2. PSOE
  3. Elecciones
  4. 26-J
  5. Campaña electoral

Pedro Sánchez se someterá a una cuestión de confianza en el Parlamento a los dos años de mandato, si es elegido presidente. El candidato del PSOE ha adquirido este compromiso en el acto de presentación del documento "Compromisos para un sí al Gobierno del cambio", que ha realizado en Madrid tras reunirse con el grupo de expertos que forman su 'gobierno en la sombra'.

Sánchez ya aceptó someterse a una cuestión de confianza cuando Compromís trató de desencallar la pasada investidura con un acuerdo in extremis. Aquel documento, conocido como el Acuerdo del Prado, se presentó en la última ronda de consultas con el rey Felipe VI, y entre otros puntos incluía una cuestión de confianza a los dos años. Este acuerdo para un gobierno de izquierdas no fue posible y finalmente se convocaron nuevas elecciones.

El documento que ha presentado Sánchez recupera promesas del 20-D como el llamado Ingreso Mínimo Vital para 720.000 familias en riesgo de exclusión. Además, el líder del PSOE se ha comprometido a aprobar una reforma fiscal en el plazo de seis meses y un plan anticorrupción en 90 días.

Ocho grandes ejes

El documento del PSOE, de 18 páginas, está dividido en ocho grandes ejes. Los cinco primeros son de carácter social y económico. Los otros tres se centran en la regeneración democrática, la reforma de la Constitución y el proyecto europeo.

"En los casi dos años que llevo al frente del PSOE y especialmente en los últimos cinco meses, si algo he demostrado es que soy un político que hago lo que digo, que cumplo mi palabra", ha dicho.

Tras descartar la semana pasada en la reunión anual del Círculo de Economía que pueda haber terceras elecciones, lo que ha sido interpretado en distintos sectores como que dejará gobernar al PP si gana, Sánchez ha vuelto a evitar hoy esa posibilidad y solo se ha referido a una hipotética victoria del PSOE.

"Si el PSOE es la primera fuerza, habrá cambio, porque no habrá excusas para los que lo bloquearon; vamos a trabajar por un gobierno de cambio que represente a la mayoría y vamos a hacer lo indecible para que no haya terceras elecciones", ha señalado.

Sánchez ha reivindicado también la socialdemocracia como "solución" a la crisis del Estado del bienestar y del sistema de derechos y libertades que se vive en toda Europa, frente al modelo de la "derecha" que, a su juicio, se basa en "recortes" e "intransigencia".

Recargo de solidaridad

La imposición del "recargo de solidaridad" con el que pretende financiar las pensiones la llevará a cabo en el primer año de gobierno, según consta en el documento.

También un año de plazo se marca para imponer medidas de racionalización de horarios de trabajo en el ámbito de la Administración Pública y fomentar su extensión a otros sectores productivos, mediante un plan que aprobaría en los primeros seis meses.

Entre sus medidas "inmediatas" destaca la subida del salario mínimo un 4%, para alcanzar el 60% del salario medio neto en dos legislaturas, así como la derogación de la reforma laboral.

La eliminación "al completo" de la pobreza infantil se compromete a culminarla a lo largo de la legislatura, igual que la reducción a la mitad de la tasa de paro.

Sánchez también se ha marcado como objetivo llegar a un "pacto político" con Cataluña que "reconozca su singularidad" y "mejore su autogobierno". El líder socialista mantiene entre sus ofertas electorales su proyecto de reforma constitucional votada por todos los españoles y, en ese marco, sitúa el acuerdo con Cataluña, "respetando las implicaciones del principio de igualdad". Sánchez sigue defendiendo un modelo federal para España.