Memoria Histórica

La hija de Sanjurjo a Bildu: "Si quieren exhumar a mi padre, me tendrán que llevar por delante"

Carlota Sanjurjo asegura que la ley de la Memoria Histórica no ampara a los abertzales.

Carlota Sanjurjo refugió a varios intelectuales de izquierdas el 23-F.

Carlota Sanjurjo refugió a varios intelectuales de izquierdas el 23-F.

  1. José Sanjurjo
  2. Ley de memoria histórica
  3. Memoria Histórica
  4. Pamplona
  5. EH Bildu
  6. Joseba Asirón

Los objetos que no ardieron están encima de la mesa. Unos anteojos, una billetera, una medalla, la estampa de una virgen… Polvo y rasguños, un cristal roto. Es fácil imaginarlos en negro, envueltos en humo. El 20 de julio de 1936, José Sanjurjo Sacanell despegó en Estoril rumbo a Burgos para hacerse cargo de las tropas del bando sublevado. Junto a Emilio Mola, había preparado el golpe que acabaría con la República. Pero la avioneta se estrelló y prendió en llamas. Sanjurjo murió. Ochenta años después, su hija Carlota coloca en un mantel blanco el equipaje que sobrevivió al accidente.

En 1961, Franco ofreció a la familia Sanjurjo enterrar al general en un mausoleo construido en honor “a los caídos por Dios y por España” en Pamplona. Dijeron ‘sí’ y allí fue trasladado. “Mi padre nació en Navarra y su deseo fue siempre ese”. Sobrio y de piedra, el monumento culmina una de las avenidas más importantes de la ciudad. Los motivos franquistas, en aras a cumplir la ley de Memoria Histórica, se han tapado con carteles. De hecho, el conjunto arquitectónico pertenece al Ayuntamiento. Pero el uso de la cripta, que Sanjurjo comparte con Mola y seis soldados, corresponde a la Iglesia.

Al morir agosto, el alcalde de EH Bildu, Joseba Asiron, anunció la exhumación de los cuerpos de Mola y Sanjurjo para así clausurar la cripta y cumplir con la ley. Dijo tener el permiso de ambas familias, pero los Sanjurjo se oponen frontalmente. “Está mintiendo. Nunca le hemos dicho que sí”. Carlota y sus hijos ya preparan su personación en el caso para impedir jurídicamente el movimiento previsto por el Ayuntamiento de Pamplona. “Saben que no pueden hacerlo, la ley no les ampara”. Carlota está sentada en el sillón. Afronta la conversación ante la mirada de su padre, justo enfrente, esculpido en barro por Mariano Benlliure. La hija de Sanjurjo rompe un mito: votó a Tierno Galván y refugió en este salón a sus amigos de izquierdas el 23 de febrero de 1981.

El alcalde de Pamplona aseguró tener el beneplácito de las familias para exhumar a su padre y sacarlo de la cripta.

Es mentira. Se pusieron en contacto con nosotros y comentaron sus intenciones. Dijeron que querían hacerlo con respeto y dignidad. No nos dieron una explicación muy clara, pero les dijimos que no. A partir de esa conversación, no volvieron a hablar con nosotros. Días después nos encontramos con el anuncio.

¿Recuerda qué hacía cuando conoció la noticia?

Leo todos los días el periódico. Me encontré una foto de mi padre y de Mola. No me lo podía creer, pegué un grito… Tengo un disgusto tremendo. ¿Por qué esos odios ahora? Llamé a mis hijos, me dijeron que no me habían contado nada para no hacerme daño.

¿Tiene la esperanza de lograr que su padre permanezca allí?

Sí porque no están haciendo las cosas conforme a derecho: tendrá que haber un acto administrativo según el cual se cite a las partes, se les permita hacer alegaciones y se compruebe si realmente esa cripta va en contra de la ley de la Memoria Histórica… Por otro lado, entra en juego el derecho eclesiástico porque el espacio es sagrado y el uso corresponde a la Iglesia. No podrán entrar sin el permiso del obispo.

Pero, ¿entiende a quienes quieren sacarlo de la cripta?

No comprendo qué daño hace, no soy capaz de entender esas fobias después de tanto tiempo. Tengo muchos amigos de izquierdas, familiares de quienes participaron en el otro bando y nunca harían algo así… Fíjate en los cuadros, son de Manuel Viola, comunista. Éramos íntimos amigos. El 23-F se refugiaron él y otros tantos en este salón. Tenían miedo de que les detuvieran.

¿Por qué desea que su padre se quede allí en concreto?

No sólo él fue navarro, también su padre y su abuelo. Quería ser enterrado donde nació. Cuando nos lo propusieron, lo trajimos de Portugal. Primero estuvo un tiempo en la catedral y luego lo llevamos al monumento. A raíz de esto nos han llamado desde varias regiones militares para ofrecernos un sitio, pero queremos cumplir su deseo y que descanse en Pamplona.

¿Aceptaría en una negociación que su padre se quedara en Navarra, pero en un lugar distinto?

No. Ese monumento se hizo para eso. Quiero que sea allí. Le dicen misa una vez al mes y le cuidan. Yo no puedo moverme porque estoy algo delicada. Si no ya me habría presentado en Pamplona. Como me cansen iré y hablaré personalmente con el alcalde.

Carlota Sanjurjo posa con el retrato de su padre.

Carlota Sanjurjo posa con el retrato de su padre.

El monumento está en el centro de la ciudad, es lugar de paso para muchos. ¿Entiende a quienes se puedan sentir cohibidos por la presencia allí de su padre y de Mola?

¿Por qué iban a estarlo? En Francia no ocurre nada de esto. Allí nadie tiene complejos. Si hubieran enterrado a Pasionaria enfrente de mi casa, nunca se me habría ocurrido sacarla y cambiarla de sitio. Es una locura. Ya han tapado las alegorías y las alabanzas al bando nacional que estaban a ojos de todo el mundo, me parece bien. Pero la cripta no ensalza nada. Está bajo tierra. Yo no monto escándalos cuando se colocan reconocimientos al bando contrario, lo entiendo, de verdad. Dejemos de odiar.

En Pamplona hubo fusilamientos en la Vuelta del Castillo en 1936. También represión. Algunos de los que piden el traslado de su padre son familiares de quienes sufrieron las consecuencias de la guerra.

Lo sé, pero sacar a mi padre de allí no cicatriza las heridas, todo lo contrario. No hay más que ver lo que ha ocurrido desde que ha empezado la polémica. Pondré un ejemplo: a mi hermano lo arrestaron los republicanos en Reinosa durante la guerra. Le pegaron varios tiros cuando estaba en una camioneta. Lo recogieron y le llevaron al hospital para curarle y ejecutarlo en plenas facultades. El cura que lo confesó era muy amigo de mi familia y nos contó que estuvo presente en el fusilamiento. Le dispararon varias veces, pero no murió. Lo enterraron vivo. Cuando acudió su mujer desde Barcelona, la obligaron a dormir en la cama empapada de sangre donde él había estado. Una bestialidad, pero yo ya no tengo odio. Le quieren sacar de allí por venganza. Si lo hacen, voy a Pamplona y me pongo en medio, a ver si se atreven a llevarme por delante.

¿Y si le pide el hijo de un fusilado que acepte sacar de allí a su padre?

Le preguntaría por qué ahora tanto odio. ¿Por qué no perdonarnos? Igual que yo he perdonado el asesinato de mi hermano y de muchos amigos, que ellos perdonen también. Mi padre no mató a nadie, pero sí las tropas que él iba a dirigir. Les pido perdón.

Los objetos de Sanjurjo que sobrevivieron al accidente.

Los objetos de Sanjurjo que sobrevivieron al accidente.

Han pasado ochenta años desde julio de 1936. ¿Qué responde cuando le preguntan quién fue su padre?

Ahora se dice que es franquista, pero eso supone un anacronismo. Cuando se incendió el avión, Franco ni siquiera era generalísimo de los ejércitos. Tampoco se imaginaba que él fuera a gobernar cuarenta años. Sanjurjo no pegó ni un solo tiro en la guerra, murió justo cuando empezó.

¿Cómo le describiría?

Era un hombre muy patriota, muy español. Amaba la patria por encima de todo. Creo que fue un buen militar, valiente, le dieron varias medallas por sus acciones en África. Fue jefe de operaciones en el desembarco de Alhucemas. También hay algo muy importante que no se cuenta.

Dígame.

Cuando el avión se estrelló, iba a Burgos. Tenía muy buenos amigos en la izquierda, estaba bien relacionado. Mi madre me contó que poco después de aterrizar tenía la intención de reunirse con un alto cargo republicano para buscar una solución y evitar la guerra.

Pero no hubiera aceptado la República.

Él quería traer de nuevo la monarquía. Instaurar un directorio militar para facilitar la vuelta del Rey. Era íntimo amigo de Alfonso XIII, salían juntos por la noche. En 1931, cuando fue a verle, le dijo: “Alfonso, ¿qué hago con mis tropas? No las voy a mandar a matar al pueblo”. El rey se exilió.

Cambió de opinión un año más tarde. Se levantó contra la República en agosto de 1932.

España estaba desecha. Se quemaban conventos. Se asesinaban curas y monjas. Aquello era un desmadre. Entonces se levantó. Eso sí, ¡sin pegar un solo tiro! Tomó Sevilla, pero fracasó en el resto del país. Lo condenaron a muerte. Mi madre guardaba en un cajón los telegramas que enviaron varios países para que no se le ejecutara… ¡Entre ellos Rusia! Cuando la derecha ganó las elecciones, le dejaron libre y se fue a Portugal.

¿Qué le molesta que la gente no sepa de su padre?

La Historia miente. Dicen que Franco era el general más importante y era mentira. Primero estaba mi padre. Luego Mola. De hecho, cuando parecía que el golpe no iba a triunfar, Franco se quitó de en medio. Luego vio que funcionaba y se sumó.

¿Cómo era la relación entre Franco y su padre?

La figura de mi padre se malinterpreta por culpa de Franco. Nunca dejó que se le mencionara. No le podía ver, le tenía mucha envidia. A mi padre lo quería mucho la mayoría de los militares. A Franco, no.

¿Franco prohibió que se hablara de Sanjurjo?

Te contaré algo. Los ayudantes de mi padre, entre ellos Roldán y Varela, venían a ver a mi madre de vez en cuando. Le contaban que cuando se reunían con Franco y sacaban alguna anécdota de mi padre, cortaba de raíz. Nunca se ha conocido quién fue mi padre porque Franco lo impidió.

Antes de que saltara la polémica por el entierro de su padre, ¿en qué percibía que las heridas de la guerra siguen abiertas?

En mi familia no había odios. Es más, tengo un tío que era de izquierdas, Paco el rojo. Nos llevábamos fenomenal. Después de la guerra, lo iban a fusilar. Mi madre volvió de Portugal y se arrodilló ante Franco para pedirle que no lo matara. El tío Paco era mi favorito, me defendía ante las broncas de mi madre. De niña fui muy traviesa.

Carlota muestra a sus padres en el penal del Dueso.

Carlota muestra a sus padres en el penal del Dueso.

Después de la guerra, ¿notó amores incondicionales u odios injustificados por ser hija de Sanjurjo?

Vivíamos en El Escorial, en un edificio propiedad de la familia desde tiempos de Carlos III. Durante la guerra, los republicanos invadieron la casa, metieron incluso burros dentro. Cuando llegamos, en el piso de arriba vivían los primeros que pidieron la cabeza de mi padre. Mi madre les dejó seguir viviendo allí gratis porque no podían encontrar trabajo.

Pero, ¿disfrutó de un trato de favor de las instituciones por ser Sanjurjo?

En absoluto. Franco no ayudó nada a mi madre. Se vieron poco. Fue demasiado buena. Le pidió varios favores, pero nunca se los concedió. Dejémoslo ahí…

Si mira atrás, ¿con qué se queda de la vida de su padre?

Con lo que me han contado. Tenía once meses cuando murió. No le conocí y me da mucha pena. Creo que fue un hombre bueno. Si voy al cielo, le conoceré. Porque estoy segura de que está en el cielo. Lo pienso todas las noches.

¿Qué le hubiese gustado que hubiera sido diferente?

Que hubiera sido peor persona. Así lo criticarían con razón –bromea–.

Este busto lo realizó el escultor Mariano Benlliure.

Este busto lo realizó el escultor Mariano Benlliure.

Supongo que se habrá encontrado con quien le haya echado en cara que la guerra fue culpa de su padre.

Sí, lo he leído en varios sitios… La guerra fue un desastre. Tampoco hay que olvidar que España estaba fatal con la República. Se mataba mucha gente. No sé en qué hubiera acabado aquello.

Luego en el franquismo hubo mucha represión.

Estoy segura de que mi padre no lo hubiera permitido. Ya lo he dicho antes: su intención era traer de nuevo al rey. Muchas veces pienso que si él no hubiera muerto, no habría habido una dictadura.

¿Qué cree que hubiese pensado su padre del régimen franquista?

No le hubiese dejado hacer lo que hizo. Mi madre siempre decía que no le hubiera dejado fusilar a la gente. Hubo muchos fusilados tras la guerra. Mi padre solía decir: “El que no sabe ganar nunca será buena persona”.

¿Cuál era la diferencia más importante que mantenía con Franco?

Mi padre no era un dictador. Cuando le encarcelaron tras el golpe de Estado de 1932, le preguntó a Franco por qué no le defendía. Sólo fue a verle una vez. Le dijo: “Si te has levantado como un general, aprende a morir como un general”. No quiso ayudarle.

¿Cómo reescribiría la Historia de España?

Qué difícil, no lo sé… Como un tiempo de paz. La democracia me gustó mucho al principio. Vivíamos bien, estábamos tranquilos. Ahora es un asco. No sé qué va a pasar. Me preocupa por mis hijos y mis nietos, a mí no me queda mucho. Ya no tengo que salir a bailar o encontrar un Richard Gere.