NUEVOS ARTISTAS

El amor es cosa de niños y en blanco y negro

El ilustrador Little inauguró ayer su primera exposición en Madrid. Una visión naif del mundo que presenta un universo existencial lleno de galaxias que explorar y donde la sencillez es la protagonista.

Ilustración que da nombre a la exposición.

Ilustración que da nombre a la exposición.

  1. Ilustradores
  2. Talento
  3. Jóvenes
  4. Exposiciones
  5. Madrid

Pablo Rodríguez asegura que el amor es simple. Pese a lo que los románticos escribían y Sabina cantaba, el ilustrador dice que el amor “es sencillo, natural, bueno”. Lo afirma y sus dibujos también. Rodríguez, bajo el pseudónimo Little [pequeño], juega a ser un niño, vincula su infancia y observa como un crío el mundo adulto. “Así me dejo sorprender, fascinar, enamorar de la forma más pura que una persona puede”, cuenta a EL ESPAÑOL.

Los ojos infantiles con los que Little observa el mundo presentan un ecosistema naif creado para mostrar lo cotidiano del amor, lo pequeño. Su universo está expuesto desde ayer en Madrid, en el espacio Imparcial, donde a través de sus ilustraciones se verá un mundo lleno de manos que se encuentran en medio del caos y, como una red, sostienen las rarezas de cada uno. La primera exposición de este ilustrador sevillano promete recoger instantes del día a día que él ve llenos de magia. Hace tan solo un año que empezó a dibujar, hasta entonces era él el que organizaba las exposiciones.

Little ve con ojos de niño y así se deja enamorar de la forma más pura que una persona puede

El amor sencillo que da título a la muestra reside también en su historia. Su perro Mateo tuvo un accidente y “tuvo que ser operado, para costear la intervención pensé que tenía que hacer algo con mis manos porque tenía una responsabilidad con él. Empecé a vender mis dibus por las redes sociales y tuvieron muy buena acogida”, señala. Su éxito, asegura, está en la empatía: “La mía hacia las historias de los demás y cómo el público a su vez se siente reflejado en los dibujos”.

Por eso para él dibujar es pura “intuición”, captaba el mundo que le rodea y que ve como un niño. Luego lo dibuja como tal. Utiliza un instrumental sencillo, tinta negra y papel, y trabaja sin “técnica ni formación académica y eso es parte de lo que distingue los dibujos”, afirma.

Parte del Universo de Little.

Parte del Universo de Little.

“Para expresar un sentimiento no hay que ser recargado, porque un abrazo refleja muchas cosas”, cuenta Little. Sin rococó, sin exuberancia, el ilustrador reduce todo y abstrae los elementos más básicos de la cotidianidad, pero también los más especiales. Litlle, como en las películas antiguas, en blanco y negro, muestra un universo que es una invitación a la calma.

La exposición presentará ilustraciones que esconden bajo la piel reflexiones íntimas del artista. Las manos que se entrelazan, en señal de amor, muestran una contradicción propia de la postmodernidad. En un mundo donde las relaciones cada vez son más volátiles “nos hacemos tatuajes, que permanecerán toda nuestra vida con nosotros, que son eternos, sin pensarlo mucho. Y sin embargo, no nos atrevemos a darnos a alguien”. Little habla, a través de sus dibujos, de la magia del amor que uno se atreve a elegir y de la fragilidad que conlleva dejarse llevar.

El ilustrador Pablo Rodríguez.

El ilustrador Pablo Rodríguez. Pablo Rodríguez.