Polémica Científica

Cae el último juguete roto de la ciencia europea

El francés Olivier Voinnet ha pasado de ser la gran estrella de la investigación en genética de plantas a un defraudador que manipula sus estudios. 'Science' le ha dado a su carrera la última estocada.

Olivier Voinnet, en una foto de archivo.

Olivier Voinnet, en una foto de archivo.

  1. Polémica
  2. Centros de investigación
  3. Zurich

Además de los habituales estudios sobre lo más puntero en ciencia, el último número de la revista Science esconde una pequeña nota de retracción, firmada por su director, Jeremy Berg.

Las retracciones o las correcciones son muy habituales en revistas como Science o Nature, dado que sus artículos son sometidos a un exigente escrutinio por otros investigadores del ramo, y a veces éstos encuentran errores o imprecisiones que obligan a los editores a responder con una fe de erratas. Sin embargo, esta última retracción no ha sido una más.

El artículo retirado fue publicado originalmente por Science en 2010, y su investigador principal es Patrice Dunoyer, del Instituto de Biología Molecular de Plantas del CNRS, el equivalente francés al CSIC. Sin embargo, lo crucial aquí está en su co-autor, Olivier Voinnet. Éste y otros estudios de Voinnet, publicados entre 1997 y 2012, ayudaron a crear una nueva y prometedora rama del conocimiento basada en el ARN pequeño de interferencia (en inglés, siRNA).

"Es tremendo, ¿sabe? Todo un pilar del conocimiento, el de señales móviles en plantas, se está derrumbando, era un trabajo muy importante en el campo del ARN pequeño", dice a EL ESPAÑOL Leonid Schneider, investigador en biología molecular y periodista científico que ha seguido desde hace años el caso Voinnet. "Nadie nunca se atrevió a criticar o debatir estos estudios cuando fueron publicados".

Auge y caída de una estrella de la ciencia

El descubrimiento del siRNA ya le valió el Nobel de Medicina a Craig C. Mello y Andrew Fire en 2006, pero Voinnet y sus compañeros creyeron descubrir cómo las plantas empleaban este ARN pequeño como mecanismo de defensa contra los virus y otros patógenos.

La ETH Zurich calificó a Voinnet de Extraordinario Investigador al premiarlo.

La ETH Zurich calificó a Voinnet de Extraordinario Investigador al premiarlo.

En 2013, Voinnet estaba en pleno apogeo. Había recibido 2,3 millones de euros del Consejo Europeo de Investigación, una de las becas más prestigiosas y difíciles de conseguir para un científico europeo; la prestigiosa Escuela Politécnica Federal de Zúrich le había otorgado el premio Rössler y la Organización Europea de Biología Molecular le había entregado en 2009 su medalla de oro al joven investigador más destacado. Su carrera era meteórica.

Entonces, todo empezó a resquebrajarse. 

Desde aquella cúspide hasta ahora, tres años después, ocho de los trabajos de Voinnet han sido retirado de revistas científicas, algunas tan importantes como Nature Genetics. Muchos otros, 17 oficialmente aunque Schneider calcula que podría haber hasta 40, han sufrido correcciones. La clave solía estar siempre en la manipulación deliberada de las imágenes que aparecían en los estudios. 

Una de las manipulaciones de Voinnet, publicada en la web en julio de 2016.

Una de las manipulaciones de Voinnet, publicada en la web en julio de 2016.

La propia revista Science ya publicó en enero de este año una corrección al estudio de Voinnet y Dunoyer, su mano derecha en el CNRS, que suspendió a ambos en 2015. Ahora, ha decidido ir un paso más allá.

En este caso, y según el director de Science, "fuimos recientemente informados por el doctor Voinnet que la errata no representa todas las irregularidades en las imágenes del estudio, y que estas irregularidades son, de hecho, manipulaciones y duplicaciones generalizadas e inapropiadas que no pueden ser consideradas resultado de un error".

Hubo nuevas evidencias de fraude de Voinnet publicadas en PubPeer este verano

Para Schneider, aunque esta retracción puede haber sido definitiva para la maltrecha carrera de Voinnet, puede no ser la última. "Hay otro estudio sospechoso, firmado junto a Angelique Deleris en 2006, pero supongo que no le pasará nada", dice el investigador alemán, "el trabajo de 2010 con Dunoyer tuvo nuevas evidencias de fraude publicadas en PubPeer este verano, entiendo que la retracción fue por eso".

La web PubPeer permite a investigadores comentar de forma anónima errores o manipulaciones en otros estudios, aportando o no pruebas convincentes. Para muchos científicos, PubPeer representa una intromisión al proceso natural de verificación de la ciencia por medio de revistas y revisores. Para otros, es una liberación a este proceso, a menudo demasiado lento y siempre bajo sospecha.