El Español
Cultura
|
Conoce Pontevedra

Casa do Patrón: el ecomuseo rural que enseña la cultura y gastronomía tradicional en Lalín

La aldea de Codeseda y su entorno forman este espacio etnográfico visitable, con más de 4.500 piezas que narran las tradiciones y costumbres del rural gallego, talleres que dan a conocer las prácticas de antaño y un restaurante propio
Museo Etnográfico Casa do Patrón (Lalín)
Turismo Rías Baixas
Museo Etnográfico Casa do Patrón (Lalín)
Ofrecido por:

En la pequeña parroquia de Doade, en Lalín, se encuentra uno de los Museos etnográficos más importantes de toda Galicia. Hablamos de la Casa do Patrón, un ecomuseo en la aldea de Codeseda, donde se exhiben más de 4.500 piezas (recogidas entre las cuatro provincias) que dan a conocer la historia y cultura del rural gallego en los últimos tres siglos. En conjunto, unos 2.000 metros cuadrados de zonas expositivas y hasta trece salas temáticas que acercan a sus visitantes pequeños retazos de las tradiciones y costumbres de las generaciones que nos preceden, como clásicos oficios olvidados y sus aperos, la vida en las escuelas y tabernas de antaño, o la religión y la medicina, entre otros elementos y rutinas.

Este espacio etnográfico cuenta además con un restaurante museo que permite a sus comensales disfrutar de las recetas típicas de la cocina gallega, en un lugar lleno de encanto capaz de transportarnos directamente al pasado. Pero más allá de su faceta expositiva, el museo Casa do Patrón lleva a cabo de forma regular una serie de talleres y actividades anuales ―abiertas a todo tipo de públicos― que buscan mantener viva la tradición y recuperar algunas de las prácticas de antaño que en la actualidad se encuentran sumidas en el olvido.

El museo: una historia del rural gallego

Sala de colegio. Foto: Museos Xunta de Galicia.

Este ecomuseo en Lalín se presenta como el espacio perfecto para conservar, y difundir al mismo tiempo, aquellos aspectos y símbolos de la cultura, tradición y gastronomía del rural en Galicia. Pero, ¿qué es exactamente un ecomuseo? A diferencia de los museos ordinarios, este concepto hace referencia a todos aquellos centros orientados a la identidad de un territorio, que llevan a cabo una representación viva de escenas cotidianas valiéndose de la participación activa de la comunidad. De esta manera, los ecomuseos logran poner en valor el patrimonio cultural y la memoria histórica del lugar en el que se emplazan. La entrada a las salas expositivas tiene un precio simbólico y se recomienda llamar primero antes de visitarlo. 

El Museo Etnográfico Casa do Patrón está situado muy próximo a la ribera del río Asneiro, en un entorno privilegiado con numerosas zonas verdes y áreas recreativas para disfrutar en familia. Una parte importante de las actividades del museo tienen lugar en estos espacios al aire libre, con talleres relacionados con la naturaleza y la conservación del paisaje, así como rutas de senderismo. Una de las más importantes nos conduce hasta el famoso castro de Doade, a tan sólo unos 600 metros del Museo Etnográfico. En lo referente a las actividades y proyectos promovidos con el objetivo de mantener viva la tradición, nos encontramos algunos obradores de cestería, de fabricación de quesos y panes, o prácticas como la molienda o la siega del cereal, entre otras.

Replica castrexa. Foto: Museo Etnográfico Casa do Patrón.

La ingente colección de piezas, recogidas por toda la geografía gallega, se reparte entre las trece salas temáticas de la Casa do Patrón. En las dos primeras, los visitantes podrán introducirse de lleno en el mundo doméstico de antaño, gracias a una cuidada representación de la vivienda tradicional. En la tercera sala se pueden observar, con todo lujo de detalles, los equipos y herramientas de los principales oficios tradicionales. El resto de estancias muestran un pedazo de la historia de las tabernas, las escuelas, los procesos agrícolas, o las profesiones y prácticas antiguas de manera pormenorizada, e incluso la iglesia y la medicina tienen su hueco en este ecomuseo de Lalín. La última sala difiere un poco de las anteriores, ya que está dedicada íntegramente al Castro de Doade, y alberga en su interior algunos de los restos encontrados durante las excavaciones.

Gastronomía tradicional en la Casa do Patrón

Cocido de Lalín. Foto: Restaurante Casa do Patrón.

Este singular restaurante se encuentra situado dentro del entorno museístico Casa do Patrón, en un espacio en el que cada detalle y elemento emula los interiores de las tascas y mesones antiguos. El restaurante museo se presenta como una experiencia única que permite a sus visitantes degustar y conocer de primera mano los manjares tradicionales de nuestra tierra, con platos como el cocido gallego, las castañas con chorizo o una selección de la mejor repostería casera (filloas, leche frita, queso con membrillo…). Todas estas recetas típicas se acompañan de vinos y licores que ponen el broche de oro a todo un viaje sensorial a través de la gastronomía. 

El restaurante de Casa do Patrón pone a disposición de sus comensales hasta tres packs culinarios diferentes, que suelen acompañarse de un descuento o la entrada completa para visitar el Museo Etnográfico. El "Cocido de Lalín y postres caseros" se encuentra disponible desde los 25 euros por persona. Con este pack podremos disfrutar del clásico cocido gallego, con vinos de la casa, agua o refrescos, postres caseros y cafés. En lo que respecta al museo, incluye una visita de una hora al espacio con una demostración de tejido en telar tradicional.

Empanadas tradicionales. Foto: Restaurante Casa do Patrón.

"La auténtica empanada gallega" tiene un precio de 20 euros por cabeza por una visita al museo y un menú a base de empanadas tradicionales (de chorizos y panceta o bacalao con y sin pasas, entre otras) y costilla al horno con guarnición. Por último, el pack "Comidas en horno de leña" está confeccionado especialmente para grupos, para servir los fines de semana y siempre previa reserva. Este clásico menú se compone de recetas de bollos preñaos, empanadas y costillas al horno. La guinda del pastel la ponen unos deliciosos postres caseros (tarta de nuez, de queso al horno o flan de café) y unos clásicos chupitos de licor café, de hierbas o crema de orujo para rematar con esta comilona de cocina tradicional.

¡Síguenos en Facebook!
Cultura