El Español
Economía
|
Empresas

Unirisco, el eslabón gallego entre universidad y empresa para fomentar la innovación

Inmaculada Rodríguez, directora general de esta iniciativa única en España, nos cuenta las oportunidades de Galicia para convertirse en un referente tecnológico

Galicia cuenta con tres universidades con potentes equipos de desarrollo que consiguen realizar proyectos innovadores y también con un creciente tejido empresarial que compite con éxito a nivel mundial en diferentes mercados, pero estas dos realidades tan pujantes no siempre mantienen un contacto estrecho. Para llenar ese vacío y fomentar la innovación en Galicia surgió hace dos décadas Unirisco, una empresa de capital riesgo con participación de las tres universidades gallegas (especialmente la de Santiago) y otras empresas pujantes de la comunidad como Abanca, el Grupo San José, Inditex, R o el Banco Pastor (ahora Santander), además de la Zona Franca de Vigo.

Accionariado de Unirisco (fuente: Unirisco)

El resultado es una empresa de capital riesgo que ha financiado con ´éxito decenas de proyectos innovadores en Galicia y ha servido de puente para generar valor añadido y generar más de 400 puestos de trabajo de alta cualificación en la comunidad. Estos profesionales altamente formados se han quedado en tierras gallegas para aportar valor.

Inmaculada Rodríguez, directora general de Unirisco, nos cuenta más sobre el proyecto y lo mucho que aportará al ecosistema empresarial de Galicia.

¿Cómo definirías exactamente Unirisco?

Lo primero es agradeceros el darnos la oportunidad de contar qué es UNIRISCO porque hay gente a la que le suena, y gente que no sabe que existe, que cuando lo conoce, le sorprende.

UNIRISCO es una empresa privada de “capital riesgo”. Tenemos 20 años de historia detrás y somos un caso absolutamente único en España, no existe ninguna otra sociedad de “capital riesgo” que tenga a las universidades dentro de su propio accionariado. Nuestra empresa se fundó hace 20 años, como decía, con un fin - que sigue siendo nuestra misión - que es ayudar a la transferencia de tecnología de las universidades a las empresas. ¿A través de qué? Básicamente con la creación spin off de universidades, es decir, nuevas empresas con una base tecnológica que ofrecen servicios y productos de alto valor añadido.

Y eso es muy importante, porque uno puede tener ideas estupendas dentro de la universidad y desarrollar proyectos de investigación, pero lo ideal es que tengan una aplicación en el mundo real y que ayuden a una mejora competitiva. A veces estamos buscando muy lejos de España cosas que tenemos aquí cerca, dentro del conocimiento de las universidades. Las universidades son las que realmente se encargan de hacer esa investigación y desarrollo, es raro que una empresa tenga capacidad de investigación y desarrollo, el tiempo que requiere, los recursos económicos,  los recursos de talento que se requieren, que son altísimos... Por lo que, lo suyo es que la universidad investigue cosas que le valgan a las empresa y que luego, las empresas sean compradores, sean partners, sean socios o puedan ser simplemente aliados y se beneficien de ese conocimiento y que luego ellos lo lleven al mercado.

Entonces es cómo si hubiese una especie de gap entre lo que ocurre en las universidades y el resto del tejido productivo. Al final las universidades podrían ayudar mucho más a la modernización de empresas y no existen los mecanismos para que ese conocimiento se ponga en práctica...

Es muy difícil y, aunque hay grandes esfuerzos por parte de los consellos sociales y de la Universidad, aún falta intensidad en la conexión. 

La transferencia no es tan sencilla, hay un periodo difícil, “valle de la muerte”, que es el que existe entre el resultado de un desarrollo o investigación hacia un producto o servicio tangible y reproducible - fabricable, si me lo permites. En empresas basadas en ciencia,  hay un tiempo en el que no se está vendiendo, no se está generando ingresos, no se generan beneficios, y es dónde entran sociedades como la nuestra, como UNIRISCO. Tomamos participación, financiamos ese gap junto con otras herramientas públicas que existen también para apoyar la transferencia. Por ejemplo, la Agencia de Innovación de Galicia, GAIN, que tiene varias líneas y proyectos y programas como las business factories y, como el Programa Ignicia, y ayudan a esa transferencia. Pero una vez que tienes un producto mínimo viable hay que industrializarlo y es ahí dónde UNIRISCO entra en el accionariado. Normalmente somos el primer socio que tiene una empresa, una spin off, que sale de la universidad y además, no solo aportamos financiación, sino que ayudamos y acompañamos a esos nuevos emprendedores a que sus empresas sean viables, y por supuesto, a que el mundo empresarial, conozca a estas empresas. 

En estos 20 años, ¿qué casos de éxito destacarías de las empresas que han surgido?

Unirisco ha supuesto un apoyo para la consolidación de empresas que hoy en día son una pieza fundamental en el sector biotecnológico de Galicia. En estos meses, hemos tenido la ocasión de hablar con algunos promotores de esas empresas y reconocen que sin nuestro impulso, en su momento, nunca habrían existido. ¿ejemplos?, AMSlab, GalChimia, Innolact, Hifas da Terra que es una empresa que apoyamos inicialmente y que va muy bien y es un proyecto muy interesante. Hemos trabajado 38 proyectos y de ellos hemos tenido tres o cuatro fallidos, es normal, y es una tasa baja teniendo en cuenta que trabajamos en fases tempranas. El saldo 20 años después, es muy positivo.

Sí, es capital riesgo…

Es capital riesgo primero y sobre todo invertimos en ciencia y tecnología (science equity), nosotros invertimos en fases relativamente tempranas de ciencia y tecnología donde el riesgo de la inversión es más alto y por ello tratamos de minimizarlo, acompañando a las empresas en las que invertimos. Se trata de asesorar para profesionalizar al máximo la gestión y así minimizar los riesgos.

Nos gusta decir que “empresarizamos” el conocimiento de  las universidades”, realmente nuestro trabajo, si hiciéramos un símil, nuestros proveedores son esos conocimientos que hay en las universidades, en centros tecnológicos y nosotros ayudamos a fabricar un producto final que es una empresa viable con un producto y unos servicios ya reproducibles y escalable, y por supuesto, que sean interesantes tecnológicamente. No nos vale que sean de una franquicia de algo que ya existe, ahí no invertimos, invertimos en proyectos generadores de la industria del mañana que sean innovadores de verdad y que aporten valor a la sociedad.

Y, además el apoyo de las universidades, que entiendo que son las tres universidades

Sí, las tres universidades tanto Santiago, A Coruña como Vigo, tienen participación en UNIRISCO.

Y tenéis algún tipo de participación más pública. ¿Tenéis alguna relación con alguna consellería de la Xunta de Galicia?

No, el total del porcentaje de UNIRISCO que es de procedencia pública e institucional es el 40 por ciento que ocupan el Consorcio Zona Franca de Vigo y las tres universidades gallegas, el 60 por ciento restante es capital privado, cien por cien privado de grandes empresas.

¿Dónde está la sede de Unirisco?

En Santiago de Compostela, en el Campus Vida, en el edificio Emprendia, precisamente  en el mismo edificio en donde están la Oficina de Transferencia de Tecnología, la OTRI en Santiago y la incubadora de Biotecnología.

Y a nivel geográfico, ¿los proyectos están distribuídos por toda la geografía gallega o se centran en alguna zona en concreto?

Tenemos proyectos en toda la geografía gallega, bueno, en Ourense no tenemos ningún proyecto de momento, tenemos en Lugo, A Coruña y en Pontevedra y, sí que es cierto que hay más proyectos quizás de Santiago que de A Coruña y de Vigo, pero tiene que ver con el volumen de proyectos que salen y con la cantidad de investigadores que hay. Sin duda,  el polo biotecno y de descubrimiento de fármacos que hay en Santiago es algo mayor y desconocido por la gente, yo creo que en general no se sabe el trabajo tan impresionante que se está haciendo en todos los centros tecnológicos asociados a la Universidades gallegas.

Esto es un tópico del que se abusa muchísimo, pero... ¿Entonces Santiago tiene la oportunidad de convertirse en un Silicon Valley de la biotecnología?

Yo creo sinceramente, desde mi punto de vista que sí y que ya en parte lo es, y de hecho en el entorno, en Galicia, el polo biotecnológico de Santiago está muy bien considerado, así como proyectos de la Universidad de Vigo también en esta área, contratos con grandes farmacéuticas, desarrollando fármacos con muchísimo éxito. Nosotros participamos en dos proyectos particularmente que son Palobiofarma y Oncostellae que son dos empresas de descubrimiento de fármacos que están obteniendo muy buenos resultados en sus desarrollos y que están trabajando en  moléculas para el cáncer, para el asma, para la artrosis…es una satisfacción contribuir, desde una empresa de capital riesgo a la mejora de la salud de la sociedad.

Lo que también creemos es que le falta visibilidad y posiblemente la promoción del polo bioltecnologico de la Sionlla y todas las acciones estratégicas, universidad, ayuntamiento, Xunta - que también se están haciendo- son muy interesantes. También destacaría, que A Coruña es ya una referencia de polo TIC, porque aúna la fuerza que tienen tanto las empresas tecnológicas que ya hay aquí, como el talento que hay en la Universidad y que se encontrarán en la Ciudad de las TICS. Y, sin duda, van a redundar en generar visibilidad y sinergias, colaboración que es algo a veces poco gallego, pero que es el único camino para  prosperar.

¿Ves que pueda haber mucha sinergia entre esos dos Silicon Valley en pequeñito, el tecnológico coruñés y el biomédico compostelano?

Sí, efectivamente, el biomédico, salud y el tecnológico. Yo creo que sí hay sinergias porque hoy en día la investigación en salud y la investigación también en biotecnología necesitan un soporte fortísimo de tecnología TIC, y está claro, hay sinergias y hay colaboraciones, sobre todo una de las cosas que yo creo que ha sido un acierto es tener los centros singulares, los centros tecnológicos que hay en Galicia dónde aúnan mucha transversalidad, realmente hay diferentes disciplinas porque diferentes conocimientos deben converger para generar innovación. No todo lo de salud es médicos y no todo lo de IT es exclusivamente de Ingenieros de Telecomunicaciones.

Como decías al principio, UNIRISCO es un caso único ¿No existe nada parecido en España?

No existe ninguna empresa en España de capital riesgo en la cual participen las propias universidades y empresas, o sea, tenemos un consejo de administración donde conviven grandes empresas y los propios representantes de las universidades, y a mí una de las cosas que más me gusta de nuestro modelo, de nuestra empresa, es que no es un foro aspiracional, sino que es un consejo para tomar decisiones de inversión, decisiones de ampliación de capital, decisiones de financiación, decisiones de estrategias de apoyo. Lo que se decide en los consejos de UNIRISCOva a ejecución inmediata en proyectos concretos, es decir, es la materialización de la transferencia de tecnología y de la unión universidad-empresa, para mí es la concreción.

¿Y habéis pensado no solamente incubar empresas sino además hacer algún tipo de intermediación, de consultoría entre esos dos mundos?

Sí, desde Unirisco ya trabajamos con los socios en la oportunidad que el conocimiento generado en la Universidad, les ofrece. Además de una sociedad  de inversión, somos un instrumento de innovación abierta para las empresas que forman parte de nuestro accionariado.

Imagínate un proyecto nuevo de la Universidad de A Coruña, por ejemplo, que su primer piloto lo pueda hacer en un Banco Santander, ABANCA, Constructora San José, que son socios, esto supone una ventaja para todos. Buscamos que todo el mundo gane: la universidad, que consigue que emane y se transfiera ese conocimiento y por supuesto las empresas, mejorando sus modelos de negocio con soluciones innovadoras y  que son las que financian estas inversiones de impacto social. 

Si una persona ajena a la universidad tiene una idea ¿vosotros estáis abiertos a que entre por la puerta en UNIRISCO y escucharle y ver si podéis invertir en esa idea u os limitáis a lo que surge de las universidades?

Hay una cosa importante, nosotros estamos vinculados a las universidades, en nuestro objeto social están todas las universidades de España y Portugal, nosotros podemos invertir en toda la península ibérica no solo en Galicia pero lo que sí es cierto es que, hasta la fecha, los recursos con los que hemos contado solo con invertir en empresas gallegas ya sobrepasaba nuestra capacidad inversora, porque hay muchos más proyectos de calidad de los que podamos financiar.

En ese sentido creo que todos los vientos están soplando a favor del emprendimiento universitario y muy profesionalizado, que es una de las claves,  y nosotros ahí -también lo quiero destacar- apoyamos mucho que un investigador puede ser un magnífico investigador en química, en electromagnetismo y no por ello un magnífico gestor, por ello desde Unirisco ayudamos, buscamos, complementamos y les guiamos en la profesionalización de la empresa. También estamos abiertos a considerar que otros nuevos socios se sumen al proyecto de Unirisco. 

Es decir, ¿les gustaría que la familia Unirisco crezca? Todos tenemos en la cabeza una serie de empresas que han crecido y que se están haciendo cada vez más potentes. ¿Se trataría de incluir cada vez más?

Claro, es que si contamos con más socios y de otros sectores, sectores importantes, como por ejemplo el sector “agro food” (que es un sector estratégico para Galicia y además se están haciendo cosas impresionantes) y nos están llegando proyectos en esa línea, o en áreas como la economía circular, por supuesto en salud y nos gustaría contar también con más socios porque eso también ayudaría más a impulsar los proyectos y a trabajar modelos de innovación abierta mucho más ricos.

¡Síguenos en Facebook!
Economía