El Español
Cultura
|
Conoce O Salnés

Un viaje al pasado de O Salnés a través de los yacimientos arqueológicos más importantes

En toda la comarca se localizan excavaciones y restos arqueológicos de gran valor histórico y patrimonial, como los de A Lanzada (Sanxenxo), el Castro de Alobre (Vilagarcía) o los del Monte do Castro (Ribadumia), entre otros
Vista aérea yacimiento de A Lanzada. Turismo Rías Baixas
Vista aérea yacimiento de A Lanzada. Turismo Rías Baixas
Ofrecido por:

La comarca de O Salnés puede presumir de poseer una amplia riqueza arqueológica y patrimonial repartida a lo largo y ancho de sus nueve municipios. Hace apenas una década se encontraban catalogados más de 200 yacimientos, aunque el número no deja de crecer ya que el conjunto del territorio conforma una fuente inagotable de restos prehistóricos. El turismo arqueológico es una de las mejores alternativas de ocio seguro para disfrutar en familia o con amigos. Aquí os ofrecemos una pequeña lista con algunos de los yacimientos más relevantes.

Excavación A Lanzada (Sanxenxo)

Yacimiento arqueológico en el entorno de A Lanzada. Foto: Turismo de Galicia.

Este yacimiento arqueológico de Sanxenxo se encuentra muy próximo a la conocida Ermida de Nosa Señora da Lanzada. En el entorno se conservan los restos de esta ermita romana (del siglo XII e inicios del XIII), de una torre que formaba parte del sistema defensivo costero, y el yacimiento en sí mismo, que comprende el castro y la necrópolis. Aunque el yacimiento arqueológico de A Lanzada ya se conocía en el siglo XVIII, no fue hasta hace relativamente poco que se tomó consciencia de la dimensión de este hallazgo.

En el año 1952 comenzaron las primeras labores de excavación, que se extendieron durante varias décadas (una de las más importantes en 2010), y que han aportado importantes datos que nos permiten conocer más de cerca la historia de la Edad de Hierro en esta zona del noroeste. Los descubrimientos más importantes son quizás los relativos al comercio, sólo en este punto se han documentado diferentes materiales de varias zonas del Mediterráneo, desde la actual Palestina, hasta Italia o Tunisia, e incluso los restos de una factoría de productos marinos del siglo II a. C.

Durante los trabajos de excavación en el lugar se han sacado a la luz numerosos elementos arqueológicos como alfileres de hueso y bronce, machadas, cerámica castrexa y monedas, entre otros. Se descubrió también la existencia de un poblado castrexo y una gran necrópolis, con sepulturas de incineración. Además, destacan los restos de una necrópolis infantil, en la que aparecieron trece cuerpos, todos ellos de menores de un año, datados entre los siglos I y II d. C. Toda la estructura se encuentra visible y puede ser visitada libremente en cualquier época del año.

Chan da Gorita (Sanxenxo)

El patrimonio histórico de Sanxenxo es un gran desconocido para muchos, ejemplo de ello es la zona de Chan da Gorita, un conjunto megalítico que atesora alrededor de media docena de sepulcros y túmulos funerarios procedentes del final del Neolítico, de entre 4.000 a 2.000 años a. C. La Asociación Cultural Andarela lleva años promoviendo el valor patrimonial de esta y otras zonas del municipio. De hecho la asociación se encuentra inmersa en un proceso para dar a conocer el lugar y actualizar el catálogo de los elementos. Además, existe una ruta de senderismo que recorre todo este enclave, pasando por puntos como el antiguo castro de Nantes o el famoso Con da Ventureira, una enorme mole de piedra que según cuentan, en el pasado guiaba a los marineros a la hora de entrar a la ría.

Excavación del Monte de O Castro (Ribadumia)

Panorámica en Monte de O Castro. Foto: Galicia Máxica

Situado a unos 110 metros de altitud, entre las parroquias de Leiro y Besomaño, el yacimiento del Monte do Castro es uno de los más importantes de todo O Salnés, y también uno de los de mayor envergadura en el valle del Umia. El conjunto arqueológico de Ribadumia representa un poblado fortificado de la Edad de Hierro. Desde el año 2010 se han ido realizando en la zona varias excavaciones y reconstrucciones de viviendas. Ya en el 2011 se descubrieron más de una docena de cabañas, una enorme casa-patio y una muralla, además de miles de piezas de gran valor histórico. Tras estas actuaciones se fijó un periodo aproximado de ocupación y reocupación densa de la zona entre el siglo IV a. C. hasta el siglo I d. C, momento en el que habría sido destruido a causa de fuegos intencionados. 

En total han sido más de 21.000 piezas catalogadas entre cerámica, líticos (mayoritariamente molinos), bronces (destacan las fíbulas) y otros elementos. Más allá de la importancia del emplazamiento como bien arqueológico, las huellas de unas antiguas canteras dejan patente a su vez la importancia como bien cultural y nos hablan del aprovechamiento del lugar también para la extracción de piedra. El yacimiento de Ribadumia mantiene su estructura visible y puede ser visitado en cualquier momento, además de existir la posibilidad de concertar visitas guiadas para conocer más a fondo la historia del lugar.

Castro Alobre (Vilagarcía de Arousa)

Restos del Castro de Alobre. Foto: Visit Vilagarcía

Desde la cultura castrexa al Medievo pasando por la romanización. El Castro de Alobre, en Vilagarcía de Arousa, ofrece la posibilidad de viajar a través del tiempo y sus diferentes etapas. Según se estima el lugar estuvo habitado entre los siglos I a.C. y III d.C., alcanzando su máximo esplendor durante el imperio de Augusto y la dinastía Julio-Claudia. Este importante yacimiento se encuentra en una curiosa y diferente posición, a pie de mar en una ensenada bien protegida, y en la parte alta de un promontorio conocido como O Montiño.

Los trabajos de excavación en la zona han registrado más de 20.000 elementos diferentes, algunos de ellos de alto valor histórico, etnográfico y artístico, y que confirman la importancia estratégica y comercial de este emplazamiento. Actualmente, el Castro de Alobre se encuentra inmerso en pleno proceso de musealización. El recinto tiene dos accesos principales (desde la calle Vistalegre y desde el parque botánico Valdés Bermejo) y puede ser visitado en cualquier momento. El yacimiento presenta hasta tres recintos de diferentes alturas y bien delimitados por estructuras defensivas.

Entre los hallazgos más peculiares destaca un hipocausto, un sistema de para calefactar el suelo que usaban los romanos en baños y termas; y un "concheiro", un enorme depósito en el que se acumulaban restos de almeja, mejillón y otros cetáceos, así como huesos de vaca y otros animales. También se ha catalogado un ara romana, una necrópolis, fíbulas, cuchillos y numerosas monedas, entre otros variados objetos.

Petroglifos Os Ballotes y Meadelo (Vilagarcía de Arousa)

Ubicación de los petroglifos en la estación Os Ballotes. Foto: Visit Vilagarcía.

Sin salir de Vilagarcía de Arousa, nos desplazamos ahora a la parroquia de Bamio para conocer una de las representaciones más interesantes del arte prehistórico gallego, los petroglifos. Estas peculiares grabaciones proceden de las palabras griegas petro (piedra) y glyphus (grabar), y suelen representar elementos relacionados con el entorno como el paisaje, los animales, la caza, los astros e incluso las armas. 

La estación de Os Ballotes, cercana a la ribera de la ría de Arousa, nos demuestra la antigüedad del asentamiento de población de la localidad. En el lugar se pueden distinguir diferentes zonas con estas inscripciones sobre granito, datados en la Edad de Bronce (entre 4.000 y 5.000 años de antigüedad), y que no fueron descubiertos hasta principios de siglo XX. Os Ballotes puede ser visitado en cualquier momento y hora del año, aunque se recomienda ir al lugar coincidiendo con el atardecer, por la incidencia que tiene la luz sobre estas representaciones rupestres. Muy próxima a esta estación se encuentra la de Meadelo, que, aunque mucho más deteriorada, guarda un importante valor cultural ya que está ligada a una antigua leyenda que atañe a un tesoro y "A Pedra do encanto".

Yacimiento de la Torre de Cálago (Vilanova de Arousa)

Restos de la Torre de Cálago en Vilanova. Foto: Mancomunidade do Salnés.

En la localidad de Vilanova de Arousa encontramos el único vestigio que queda en pie del antiguo Monasterio de San Cipriano de Cálago, fundado por San Fructuoso de Braga allá por el siglo VIII. La Torre de Cálago, de planta cuadrada y sin ningún tipo de ornamentación, fue construida con fines de defensa costera ante los ataques de diferentes naves invasores. Según la tradición, la Torre se usaba para lanzar señales sonoras y visuales a los núcleos de población más próximos. De hecho, el monasterio fue destruido durante los ataques normandos en los siglos IX y X y actualmente sólo se mantiene en pie la torre del campanario.

Por delante de esta torre discurre una variante del Camino Portugués en su Traslatio, que lleva a los peregrinos desde Vilanova en barco hasta Pontecesures. A camino entre el mito y la realidad, se dice que los monjes de este monasterio custodiaron los restos del Apóstol Santiago durante una parada en el recorrido hacia Compostela. Actualmente se está llevando a cabo la recuperación de los restos del entorno de Cálago, y hace apenas unas semanas se descubrieron en la zona sur varios restos óseos (de tres etapas diferentes), lo que hace pensar que podría existir una necrópolis en el lugar.

Yacimientos de los islotes de Areoso (A illa de Arousa)

Trabajos de excavación en el islote de Areoso, 2017. Foto: Cultura de Galicia.

El famoso islote do Areoso se encuentra ubicado en un entorno onírico en mitad de la ría de Arousa. Un auténtico tesoro natural de tan sólo 8 hectáreas, rodeado de playas de arena blanca y aguas cristalinas, que además posee un importante valor patrimonial. Los trabajos de excavación en el lugar revelaron en su día diversos e importantes restos arqueológicos, sobre todo en cuanto a dólmenes y túmulos megalíticos, así como otros elementos que evidenciaron la ocupación de la zona durante la Edad de Bronce y el Neolítico o Calcolítico.

Todos estos hallazgos se sitúan en la zona intermareal, donde la acción del mar los ha dejado al descubierto, ya que el interior está ocupado por un complejo dunar. No es de extrañar tampoco la presencia de objetos de cerámica, huesos y otros restos en el islote do Areoso, ya que a pesar de conformar en la actualidad un pequeño atolón de arena entre las aguas de la ría, en épocas pasadas el nivel del mar y la línea de costa fueron variando de manera constante. Tal y como apuntan los expertos, las fuertes mareas, y sobre todo las numerosas y constantes visitas al islote en los últimos años, están poniendo en peligro el patrimonio arqueológico, histórico y natural del islote do Areoso.

Necrópolis de Adro Vello ( O Grove)

Vista aérea del yacimiento de Adro Vello, O Grove. Foto: Turismo Rías Baixas

A pesar de conformar un conjunto histórico de gran relevancia, el yacimiento arqueológico de Adro Vello, en O Grove, no ha conseguido ocupar todavía el lugar que se merece y continúa sumido en el olvido. Situado a orillas del mar, junto a la playa do Carreiro, las diferentes capas del lugar ofrecen los restos de una antigua villa romana, también de una necrópolis de inhumación (de los siglos V-XVIII), la planta de una iglesia visigótica del siglo VI o VII, y varios elementos de una fortificación de la Baja Edad Media (posterior al siglo XII), que previsiblemente se construyó como protección ante los ataques por mar. Además aún se conservan restos de los muros, la canalización y calzadas, y varios concheiros.

El nombre de "Adro Vello" se puso en referencia a la antigua iglesia visigótica. Esta se construyó con la pretensión de acabar con los cultos paganos e instaurar el cristianismo en toda la zona. Los estudios y trabajos en el lugar revelaron también la presencia de numerosos sarcófagos, de hecho se estima que existen hasta 1600 enterramientos en todo este entorno. Como curiosidad, en este yacimiento se encontró una moneda del siglo XII con un dibujo de la barca del Apóstol Santiago, que podría ser la representación más antigua del Traslatio, y que ha sido escogida como símbolo Xacobeo 2021.

¡Síguenos en Facebook!
Cultura