El Español
Cultura
|
Educación

El método definitivo para aprender idiomas lo han creado una gallega y un estadounidense

Leerly es una web en la que se puede aprender un idioma gracias a un sistema de aprendizaje "a la carta"
Alicia (a la derecha) con una alumna durante una clase de inglés
Cedida
Alicia (a la derecha) con una alumna durante una clase de inglés

Aprender un idioma puede llegar a ser todo un reto, ya sea por empezar desde cero o porque "la base" es insuficiente. Cuando se es adulto, las dificultades son mayores, entre otras cosas, solemos tener poco tiempo para estudiar. En este mundo de prisas y de impaciencia, hacen falta soluciones que faciliten el aprendizaje de idiomas.

Así pensaron James y Alicia, un estadounidense y una ferrolana que unieron "fuerzas" para desarrollar una herramienta que permitiese aprender español para extranjeros de forma sencilla, rápida y "bajo demanda": Leerly.io. Junto a otros dos socios, Violeta y Ulrik, han creado un sistema educativo con el que tratan de enseñar idiomas gracias a soportes textuales, gráficos y auditivos.

"Utilizamos la teoría de los comprehensible inputs de Stephen Krashen: cuantos más inputs recibas, mejor comprenderás lo que tratas de aprender", dice Alicia. Así es como aprenden los bebés, explica, pues gracias al apoyo visual y auditivo de los textos es más sencillo entenderlos. "El aprendizaje ocurre cuando te expones a contenido comprensible, bien sea texto, audio o imagen".

Alicia es profesora de inglés desde hace varios años, en los que también ha dado clases de español para extranjeros. "Estamos notando que ahora hay mucha gente que quiere aprender y, al tratarse de una página web, se puede consumir desde cualquier parte del mundo".

¿El método definitivo?

Como profesora, Alicia cuenta que combina varias teorías a la hora de enseñar idiomas. No obstante, reconoce que, en el mundo en el que vivimos, en el que las prisas no nos dejan tiempo para memorizar, repetir y estudiar, "Leerly es un método muy eficaz: no hay que hacer ningún esfuerzo, puedes ir muy poco a poco y el proceso es muy natural".

Esto ocurre porque en la web encontramos algo así como "audiolibros" o artículos que se presentan de forma textual o mediante un audio o imagen, "por lo que puedes ir leyendo y escuchando al tiempo y así comprendes lo que te están diciendo".

Texto en leerly.io

Los textos, además, son fragmentos de libros o artículos de actualidad que Alicia y Violeta, las españolas del equipo, van adaptando en función de los niveles que se ofertan. "Muchos extranjeros se pierden leyendo prensa y escuchando radio en español, por lo que nosotros utilizamos esos mismos artículos simplificados de algún modo para que sean más comprensibles". Así, reconoce Alicia, también huyen de los contenidos educativos al uso, de temática y vocabulario normalmente "infantiloide".

Con estos textos, preparan "una especie de audiolibros" en los que también muchas palabras se acompañan de una imagen que las explican. Así, aplican la teoría de los comprehensible inputs, pues ofrecen tres soportes diferentes para comprender cada uno de los textos. Además, enlazan también el artículo original, casi siempre en inglés, para que se pueda leer completo si no se ha entendido bien o incluso si se busca ahondar en un tema.

"Tratamos de adaptarnos también a los gustos de nuestros lectores, que ahora mismo son ya más de doscientos, y creamos contenido de temáticas variadas en diferentes niveles", explica Alicia.

El despegue del negocio

Lo que buscan es atraer a un gran número de personas, pues por el momento la web no está reportando grandes beneficios. "Es un negocio muy reciente y entendemos que hay gente que no quiere pagar un servicio sin conocerlo, por lo que acabamos de activar también una versión gratuita de prueba para que nuestros clientes potenciales puedan probar Leerly antes de hacer un pago".

Gracias a esta nueva funcionalidad, que permite disfrutar de determinado contenido de forma gratuita, Alicia reconoce que han empezado a despegar. "La herramienta que hemos creado puede ayudar a muchas personas a aprender español más fácilmente, por lo que entendemos que cuando se empiece a conocer gustará".

Por el momento, cuentan con una pequeña comunidad y van creciendo poco a poco, aunque su idea es utilizar el mismo sistema para otros idiomas en un futuro no muy lejano. "Ahora solo Violeta y yo creamos contenido, lo que lleva tiempo y esfuerzo porque tenemos que respetar las normas de copyright a la vez que adaptamos un mismo texto a varios niveles". En un futuro, asegura Alicia, podrán ofrecer inglés, alemán "o incluso chino mandarín, ¡quién sabe!"

¡Síguenos en Facebook!
Cultura