El Español
Actualidad
|
Galicia

El juzgado de Pontevedra declara fallecida a Sonia Iglesias 11 años después de desaparecer

Los trámites para la declaración oficial de su muerte se iniciaron, a petición de la familia, en diciembre de 2020. La mujer fue vista por última vez en agosto de 2010, cuando tenía 38 años
Sonia Iglesias, desaparecida en 2010 a los 38 años.
Sonia Iglesias, desaparecida en 2010 a los 38 años.
Ofrecido por:

El Juzgado de Primera Instancia número 5 de Pontevedra, con competencias en el ámbito de Familia, inició hace poco más de un año y a petición de su familia la tramitación para declarar el fallecimiento de Sonia Iglesias, que fue vista por última vez en agosto de 2010. Ahora, y tras más de 11 años desde su desaparición, la mujer ha sido declarada oficialmente muerta.

Así, según ha confirmado el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), el decreto emitido por el juzgado, de fecha 11 de mayo de 2021, declara el 1 de enero de 2021 como fecha legal del fallecimiento de Sonia Iglesias.

Sonia Iglesias Eirín, una mujer de 38 años de Pontevedra, fue vista por última vez en agosto de 2010, tras lo que su pareja, Julio Araújo, con quien estaba en trámites de separación, presentó la denuncia por su desaparición.

Precisamente, Julio Araújo, la única persona investigada por la desaparición de Sonia Iglesias, con la que tenía un hijo en común, falleció en su domicilio en septiembre de 2020 a los 62 años, momento en el que se perdieron todas las esperanzas de dar con el paradero de Sonia.

Aunque él era el único sospechoso de la desaparición de su pareja, la investigación policial fue incapaz de reunir pruebas lo suficientemente sólidas en su contra, por lo que el caso se archivó judicialmente de manera provisional.

Última declaración

Según informaba Europa Press en diciembre de 2020, la última comparecencia de este hombre ante la Policía Nacional fue en febrero de 2018, cuando acudió a declarar en calidad de investigado por el supuesto homicidio de la pontevedresa. A pesar de la expectación mediática, rechazó hacer comentarios ante los medios de comunicación o dar su versión públicamente.

Además, en enero de 2020 se inspeccionó un pozo situado en una finca particular de la zona de Pedra do Lagarto, en la parroquia pontevedresa de Marcón, en el marco de la investigación abierta con motivo de la desaparición. Sin embargo, la búsqueda fue infructuosa y no se encontraron pruebas.

¡Síguenos en Facebook!
Actualidad