El Español
Actualidad
|
Galicia

Los centros de día gallegos se preparan para la desescalada tras bajar un 25% su ocupación

La Xunta permitirá que retomen las salidas al exterior y compartan su personal con las residencias tras pedir el sector relajar las medidas
Shutterstock

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 9 May. (EUROPA PRESS)

Los centros de día se preparan para arrancar la desescalada con medidas que incluirán la posibilidad de retomar las salidas al exterior de sus usuarios y compartir su personal con el de residencias a partir de la próxima semana tras haber afrontado una pérdida de casi el 20% en su ocupación por la pandemia y después de decaer este domingo el estado de alarma.

Con el avance de la vacunación, una vez ya se ha administrado al menos una dosis a 982.534 gallegos, la Asociación de Centros de Día de Galicia (ACDGal), que reúne en torno al 70% de los centros privados, inició contactos con la Consellería de Política Social en las últimas semanas para aplicar una relajación de medidas en este tipo de instalaciones.

La presidenta de ACDgal, Ángeles Álvarez, ha trasladado a Europa Press su "preocupación" por el bienestar de los usuarios de centros de día, por lo que ha demandado "una desescalada que se adapte a la nueva situación". "Es importante recordar que trabajamos con personas con demencias, donde el afecto, la cercanía, el contacto físico y la comunicación no verbal son imprescindibles", ha señalado.

También ha hecho hincapié en "la percepción de finitud de la vida que tienen las personas mayores". "Perder un año de tu vida a los 90 años sí importa. Necesitan y necesitamos recuperar la normalidad", ha aseverado. Aunque el perfil mayoritario de los usuarios se corresponde con mayores de 80 años, ha destacado que también acuden personas con un deterioro cognitivo leve para recibir terapias de estimulación cognitiva y funcional o mantener relaciones sociales.

A petición de la Dirección Xeral de Atención Integral Sociosanitaria, la asociación remitió un documento en el que plantea medidas para iniciar la desescalada en centros privados, "una vez se haya completado el proceso de vacunación" y "teniendo en cuenta la opinión de los expertos".

Propuestas para la desescalada

Entre las medidas, se incluyen eliminar la distancia interpersonal, salvo en las horas de las comidas, y permitir salidas en pequeños grupos, además de limitar el control de síntomas de Covid-19 a los casos en los que se observen signos de la enfermedad o malestar en un usuario. Durante este proceso, se propone el mantenimiento de las medidas de prevención establecidas y las tareas de desinfección y ventilación de espacios.

Por su parte, el departamento autonómico ha comprometido el estudio de la propuesta de la asociación, que representa al 70% de los centros privados del sector, con el objetivo de concretar las posibilidades de desarrollarla.

Fuentes de la Consellería de Política Social han confirmado a Europa Press el análisis del documento y la toma en consideración de las iniciativas planteadas, pero han insistido en que la toma de decisiones sobre las medidas sanitarias vigentes en los centros compete al comité clínico y en que estas se adoptarán en función de la situación epidemiológica. De hecho, la conselleira de Política Social, Fabiola García, mostró su esperanza de que se mantuviesen los "datos tan buenos" de contagios en instalaciones sociosanitarias para que el comité de expertos que asesora a la Xunta pudiese continuar con la desescalada en ellas.

La presidenta de ACDgal también ha indicado que el director xeral de Atención Integral Sociosantaria, Antón Acevedo, trasladó que el comité clínico ha comenzado a valorar las propuestas de la entidad para la desescalada. Así, ha confiado en "tener noticias en breve" y ha insistido en la "necesidad de ir rebajando requisitos tras la total vacunación de las personas mayores y el personal de los centros".

Por el momento, el comité clínico ha avanzado que desde la próxima semana y en los municipios que se encuentren en niveles medio y medio bajo se podrá intercambiar personal entre los centros de día y las residencias y se permitirá, un año después, el contacto físico con los mayores en estas últimas. Además, podrán retomarse las salidas al exterior con personas usuarias de centros de día.

Patologías asociadas al cierre

El cierre de estas instalaciones diurnas entre marzo y julio de 2020, sumado a las restricciones que todavía perduran, provocaron en los usuarios un empeoramiento de su estado físico con problemas como la sarcopenia (pérdida de masa muscular), baja vitamina D y una merma en capacidades como el equilibrio.

En palabras de Javier Viloria, fisioterapeuta en la residencia A Veiga de Lugo consultado por Europa Press, estas patologías provocaron un efecto "en cascada" en las personas mayores, lo que supuso un aumento de su "fragilidad". Es más, ha visto un mayor deterioro de los usuarios de centros de día que los de las propias residencias porque "se quedaron en su casa" con falta de espacio y sin asistencia de ningún profesional.

Por todo ello, ante las reivindicaciones de ACDGal, Viloria ha considerado que "tomando las medidas que hay que tomar", estos servicios pueden retomar su actividad "sin problemas" a pesar de requerir contacto físico. "Ahora la gente está más concienciada, no hace lo que no debe y los profesionales disponemos de EPI. Ahora es totalmente seguro", ha afirmado.

Impacto de la pandemia

Asimismo, la presidenta de la asociación de centros de día gallegos ha recordado que la Xunta ordenó el cierre de estas instalaciones durante los primeros cuatro meses de pandemia, tras lo que la reapertura supuso "enfrentarse a unas fuertes medidas preventivas" que representan "las más exigentes que se han propuesto en todos los sectores", pero cuya aplicación fue "un éxito".

Álvarez ha destacado que la normativa permitió "evitar la transmisión comunitaria" del virus en gran medida, aunque se detectaron "algunos brotes". Además, la necesidad de garantizar la distancia interpersonal, la adaptación de espacios, el aumento de personal y la adquisición de material de desinfección conllevaron "un coste muy elevado".

Sin embargo, ha remarcado que esta inversión no ha repercutido en las tarifas de los centros de día, si bien ha reconocido que, aunque el sector sociosanitario fue uno de los más afectados durante los primeros meses de pandemia, también fue de "los pocos que tuvieron ayudas directas por parte de la Xunta".

"Afortunadamente, gracias al ingente esfuerzo de los profesionales y la colaboración de las familias, estamos obteniendo buenos resultados, que, junto a la vacunación, van devolviendo la confianza a personas mayores y a sus familias", ha valorado. Pese a ello, ha matizado que la ocupación de los centros ha pasado del 86% al 61,4% desde el inicio de la pandemia hasta el mes de enero de este año.

Vacunación

Respecto al proceso de vacunación, ha criticado que se priorizase la inoculación de dosis de acuerdo con la edad y el grado de dependencia de la población pese a que la asociación intentó "por todos los medios" que "se vacunara a las personas usuarias de centros de día en los mismos y a todas al mismo tiempo" mediante una carta remitida en febrero a la Consellería de Sanidade.

No obstante, ha reconocido que el "ritmo" del proceso de vacunación "ha sido mejor de lo esperado", si bien ha lamentado que el personal de dos centros de día gallegos todavía no haya recibido las dosis, una situación que ha apuntado que se trasladó a la Dirección Xeral de Atención Integral Sociosanitaria. Adicionalmente, ha recordado que los profesionales de los centros de día fueron convocados para recibir la primera dosis tras vacunarse al personal de residencias.

¡Síguenos en Facebook!
Actualidad