Miguel Abellán intenta hablar como los políticos. Todavía se pierde entre las palabras vacías. Dice “afán” y “obligado cumplimiento” y trata de enredar su discurso por las rotondas del lenguaje que transitan los cargos públicos. Es como un Policía Nacional recién aprobado. La política está tan sobrevalorada que algunos pensaban que un torero no podría nunca estar a la altura. Abellán se defiende siendo consciente del momento histórico que vive al frente del Centro de Asuntos Taurinos, como cuando salió con Natalia Verbeke, ganó Mira quien baila o abrió dos veces la Puerta Grande de Las Ventas. Hay gente que está llamada a transcender.

Noticias relacionadas

Pertenece a esa generación de toreros madrileños que viajaron de la Casa de Campo a la agenda de Richi Castellanos y desde entonces convive con las celebridades, futbolistas, cocineros, actrices de comedia, relaciones públicas, capaces de separar la sangre del toro de la persona y todo eso, la new age de pantalones rotos y cachimbas que tumbó a la referencia de la generación del 27. Él, al menos, le ha sacado partido políticamente. Los chuletas de Madrid siempre han tenido su público: a Miguel Abellán parece que le va a estallar de pronto la pose de dialogante. “Vente al callejón un día”, me guiña un ojo, como si el callejón fuese el techo de cristal de los periodistas que echamos algunas tardes en Las Ventas.

¿Molesta que le llamen populista por acercarse a la afición?

Bueno, lo primero es que no considero que nadie me haya acusado de populismo. Para mí la afición es un pilar indiscutible sobre el que tengo que tener opinión y del que me tengo que rodear y codear a diario. No considero que mi trabajo sea populista, sino todo lo contrario: diría que es indispensable escuchar a la afición. Es una de mis labores escuchar todas las demandas y peticiones.

Esas reuniones con la afición, ¿cómo funcionan? ¿Usted escucha, propone?

Es un intercambio de opiniones y demandas. Sobre todo escucho. Hay muchas demandas y peticiones de las que me tengo que ocupar y hacer entender a los aficionados más críticos la situación de la plaza y la tauromaquia. Es de obligado cumplimiento estar en contacto.

¿Qué pide la afición al director gerente del centro de asuntos taurinos?

Lo que le interesa es que Las Ventas mantenga el nivel de la primera plaza del mundo. Que seamos incansables en el trabajo. Están muy preocupados por la cantera, más allá de las figuras aunque exigen que pasen por aquí para mantener el crédito. Las demandas deben ser escuchadas.

Utiliza Twitter con naturalidad. Se atreve a ironizar. No es normal verlo a un cargo público ni, mucho menos, a un taurino.

Las redes sociales sirven para estar en contacto con la gente. Primero con los que piensan que es inaccesible el cargo que ocupo. Y antes del cargo que ocupo, primero soy aficionado y torero, y quiero hacer que se reduzca la distancia. La afición tiene que sentir una relación cordial y natural, siempre y cuando esta relación sea bajo el prisma de la concordia y el respeto. No tolero las faltas de respeto a los que se visten de luces ni a los aficionados.

Parece que las figuras vuelven a San Isidro. ¿Ha intercedido entre la empresa y las figuras?

Con las figuras no he mantenido conversaciones. Es verdad que con la empresa sí he hablado de que la plaza de toros de Madrid es la primera plaza del mundo si pasan las figuras por aquí. Si su ausencia es notoria la plaza pierde prestigio y calidad. Si en algo he podido contribuir... Por supuesto no voy a colgarme medallas que no me corresponden. El mérito es de los toreros. También de la empresa, por hacer entender a las figuras que tienen que pasar por aquí. Es un esfuerzo pero Plaza 1 se debe al compromiso adquirido con la Comunidad y con la afición.

¿De verdad no hay una solución a corto plazo para el atasco burocrático de las obras?

Desde dentro tiene más coherencia. Las Ventas es BIC, es un monumento histórico. Son muchas complejidades que atravesar a la hora de ejecutar una obra. Es un momento histórico. Hay mucha complejidad a la hora de tratar, de gestionar cualquier obra por pequeña que sea, mucho más si es una gran obra la que se va a llevar a cabo. Hay que ser cautos.

¿La obra va a hipotecar la temporada de Las Ventas?

Aquí se trabaja para el principal visitante de Las Ventas: el abonado. Desde la Comunidad vamos a llegar a acuerdos con la empresa para que el daño al aficionado sea menor. Las obras se tienen que realizar, esperemos que en el menor tiempo posible. Vamos a intentar que el aficionado no sufra las consecuencias.

En cuanto al cumplimiento del pliego, ¿habéis llegado a algún acuerdo con Plaza 1?

Por el momento, ellos han aceptado que la Comunidad no es responsable de tales agravios. Patrimonio, Emergencias y Seguridad nos demandan realizar las obras. Solicitaron la prórroga y se les ha concedido. Tienen contrato en vigor hasta octubre de 2020. Han solicitado la prórroga para la temporada de 2021. Como no han faltado a lo pactado, y creemos que han cumplido, se les ha concedido.

¿No como compensación?

No, para nada. No se ha hecho ninguna contraprestación.

Airear el dinero que genera Las Ventas puede generar más suspicacias que aclaraciones.

¿Debe hacer la Comunidad un esfuerzo para comunicar el dinero que genera Las Ventas? Hay mucha demagogia.

No creo que sea necesario. Son datos que son públicos. Airear ese tipo de información puede levantar más suspicacias que aclaraciones.

Ya leí que estaba en contra de reducir las cuadrillas de los novilleros o el salario de los banderilleros que participan en las novilladas. ¿Cuál es, entonces, la solución para hacer viables las novilladas si hay ciertas cosas intocables?

No se deben tocar. Las cuadrillas de los toreros son sagradas. La viabilidad a la hora de celebrar estos festejos pasan por corregir otros agravios.

¿Cuáles?

El coste de producción, las tasas que se pagan, innumerables factores que hacen que el coste de producción sea excesivo. Si se analiza, hay otras cosas prescindibles. Haré todo lo posible para que no se rebaje el número de profesionales en las novilladas.

¿Eso no es corporativismo?

No, es que no me imagino a un cirujano operando sin tener a su anestesista, enfermero o enfermera. Cuando un torero se juega la vida tiene que tener su equipo completo. Si para que se den festejos tiene que cambiar, se desvirtúa la importancia de ponerse delante de un toro y se menosprecia al gremio de picadores y banderilleros. Hay que resolver primero las cuestiones administrativas.

¿Volverán las corridas de toros al Batán?

Ese es uno de los deseos del Centro de Asuntos Taurinos. Se está trabajando en la firma de un convenio con el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid para reubicar a la escuela taurina en el Batán, que tiene unas instalaciones perfectamente acondicionadas. Y recuperar la vida en el Batán. Muy pronto se podrá confirmar.

¿Qué ocurrirá con la escuela que ya hay allí?

Es que allí no hay ninguna escuela.

Tauromaquias Integradas utiliza el espacio.

La Comunidad sólo reconoce a la escuela taurina José Cubero Yiyo. A más tardar, la escuela volverá al Batán en julio.

¿Hay alguna posibilidad de que algunas de las actividades culturales de Las Ventas salgan de la plaza a otros espacios públicos?

Igual que se celebra el año de Galdós, creemos que el centenario de Joselito el Gallo es propicio para traspasar lo taurino y hacer llegar su figura, y con él la tauromaquia, a la sociedad. Nos gustaría tener eco y voz en otros ámbitos sociales de esta sociedad.

¿Le preocupa el uso partidista de la tauromaquia?

Me preocupa sobre todo que los partidos políticos no sean consecuentes del cargo que ocupan. Hay un derecho fundamental de todo ciudadano que es la libertad. Todos los partidos políticos que atenten contra la libertad me preocupa. Claro que me preocupa lo que quieren hacer con la tauromaquia. Todo lo que sea seguir trabajando para defender la libertad de los ciudadanos, bienvenido sea. El resto de opciones me parece un peligro, no sólo para los taurinos.

¿Considera que está preparado para el cargo? ¿Cree que la escuela de vida que de un matador de toros es suficiente?

Sobre todo para este, ¿no?

Habrá decisiones más allá de lo estrictamente taurino que deba tomar.

Por supuesto. Un matador de toros no sólo pega pases. Se asumen muchas responsabilidades. Y se asumen muchas decisiones que pasan por acertar. Asumí con valentía la decisión de dirigir el CAT y sabía que me iba a ocupar también de tirar del carro de la tauromaquia y de tomar decisiones que la hicieran perdurar. Me veo capacitado. Tengo experiencia. Estoy agradecido a Pablo Casado y a Isabel Díaz Ayuso.

Me gustaría que más marcas vean con buenos ojos acercarse a la plaza, invertir su dinero aquí

Hubo polémica con el evento de Michelin que se celebró en Las Ventas. Aparecía el muñeco en la Puerta Grande. ¿Qué le parece?

La tauromaquia no es ajena a la situación general de este país. La tauromaquia sufre de ingresos económicos. Sólo se sustenta por el que pasa por taquilla. Tenemos que acercarla a las grandes empresas y las multinacionales. Debemos dar la imagen de poder convivir con sponsors y marcas. Tenemos que abrir la mente. Si nos mantenemos cerrados la tauromaquia no sobrevive. Cada vez hay menos dinero. Que Michelin se acerque a una plaza de toros y que no le importe sentirse identificado con una plaza de toros me parece un acierto. Me gustaría que más marcas vean con buenos ojos acercarse a la plaza, invertir su dinero aquí.

La Ley de Patrimonio Histórico Español respecto a los edificios BIC, como Las Ventas, prohíbe ese tipo de publicidad.

Prohíbe que se ejecuten obras o que haya elementos que cuelguen de la fachada. Pero es que el Michelín no necesitó obras ni se colgó de la fachada. Estaba en el interior de la plaza de toros.

Asomado a la Puerta Grande.

Pero en el interior. Lo que no habría permitido nunca es la ejecución de una obra que hubiera afectado a la personalidad de la plaza y, por supuesto, nada ilegal. Ese evento tenía autorización. El Michelín no estaba colgado.

¿Le ha sorprendido la dejadez que había en Las Ventas?

El paso del tiempo ha deteriorado muchas cosas. Ahora se están acometiendo las obras de restauración de cubiertas del desolladero y de la vivienda de Florito. Se está remodelando la sala Cossío para albergar la biblioteca Carriquiri. Se está reformando las escaleras y los corrales.

Tengo la sensación que desde la Comunidad de Madrid, hasta ahora, no se ha tratado a la plaza como cualquier otro bien de interés cultural.

Te puedo decir que vengas a pasar una semana para que veas que aquí no se para. De antes, no lo sé, porque me encargaba de otras cosas como estar delante de un toro. Sí te digo que desde que entré en septiembre se trabaja diariamente en conservar la plaza de toros. Puedes ver albañiles en cualquier zona de la monumental diariamente.

Respecto al festejo popular, ¿tiene el centro de asuntos taurinos algún plan ahora que están de moda?

Estamos trabajando para modificar el reglamento de los festejos populares, que está desde el 96 sin modificar. Es muy restrictivo. Vamos a trabajar, con expreso deseo de la presidenta, en intentar modificar el reglamento de los festejos populares. Queremos equipararlo a otros reglamentos. Somos la Comunidad con el reglamento más restrictivo para la organización de festejos populares.