Un joven exmena (menor extranjero no acompañado) ha sido hallado muerto en un piso tutelado por el Gobierno vasco en Guipúzcoa. Se trata de un joven de 18 años de nacionalidad marroquí (K.M.) y según informa el departamento de Igualdad y Políticas Sociales, organismo que coordina esta vivienda en la que también residen más adolescentes, K. M. se habría quitado la vida.

Noticias relacionadas

Los hechos sucedieron este miércoles, según avanza El Diario Vasco. Uno de los monitores del piso tutelado se encontró al joven inconsciente en su habitación, todavía con vida. Trató de reanimarle pero no tuvo éxito, y falleció horas después. Según la versión del departamento de Políticas Sociales, el exmena se suicidó cuando se quedó solo en su habitación.

Según cuenta el citado medio, la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales del Ejecutivo vasco, Beatriz Artolazabal, ha acudido al piso para dar el pésame a los profesionales que se encargan de la tutela de estos adolescentes. "Quiero subrayar todo mi apoyo al equipo profesional de nuestros centros educativos. Estamos todos conmovidos". 

"Uno de los días más duros"

"Llevamos más de 30 años trabajando con menores y con jóvenes, y puedo asegurar que es uno de los días más duros para todos los profesionales que se dejan la piel en ayudar a estos chicos y chicas", ha dicho Artolazabal.

Antes de acceder a la vivienda tutelada, K. M. pasó por el centro de menores de Ibaiondo, situado en Zumárraga (Guipúzcoa), conocido centro de internamiento para menores que cometen delitos graves en País Vasco.

La muerte de este exmena tiene lugar la misma semana en la que Vox ha arremetido contra este colectivo. El partido liderado por Santiago Abascal, en plena campaña electoral en Madrid para el 4-M, ha colocado un cartel en la estación de Cercanías de la Puerta de Sol donde se muestra en un lado una anciana y en el otro a un joven inmigrante embozado y encapuchado, con el texto "Un mena 4.700 euros al mes, tu abuela 426 euros de pensión/mes. Protege Madrid, vota seguro". La Fiscalía ya ha pedido su retirada inmediata porque considera que podría constituir un delito de odio.