Un juzgado de Arcos de la Frontera (Cádiz) ha decretado el ingreso en prisión para un presunto depredador sexual de 41 años de edad y vecino de la localidad. La Guardia Civil lo detuvo, en el marco de la operación 'Gabis', al comprobar que este contactaba con menores a través de una App de citas para adultos homosexuales.

Noticias relacionadas

Los agentes han acreditado que el detenido abusó sexualmente de, al menos, dos menores de 13 y 14 años, aunque la investigación determinará si existen otras víctimas.

Según ha explicado la Guardia Civil en un comunicado, la detención se produjo cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que un menor de Arcos podría haber sufrido un abuso sexual por parte de un adulto, con el que habría contactado a través de la citada aplicación móvil.

Con estos datos comenzó la operación 'Gabis' para los agentes del Equipo de Delitos Contra las Personas-Emume de Cádiz para los que la investigación "suponía un desafío". Consideran que este tipo de delincuentes se muestran sumamente activos a la hora de captar a sus víctimas y, más aún, cuando se trata de menores de tan corta edad.

El conocimiento que los investigadores poseían de la aplicación utilizada para captar a sus víctimas era amplio, ya que se trataba de la misma que se usó durante la investigación de otra operación anterior. En esa ocasión se logró la desarticulación de una organización criminal supuestamente dedicada a la trata de seres humanos con fines de explotación sexual y prostitución lucrativa.

"Engaño y abusos"

La investigación reveló que el presunto autor de los hechos era un varón de 41 años de edad y vecino de Arcos, que "mediante engaño y abuso de situación de superioridad", contactaba con los jóvenes a través de esta aplicación. La consideran sumamente peligrosa cuando se trata de menores que se dan de alta mintiendo sobre su edad, dado que permite geolocalizar a los usuarios de la misma.

El operativo ha permitido identificar a otro menor que habría caído en manos de este depredador, el cual "elegía a sus víctimas por su aspecto aniñado y que no se frenaba una vez conocía que tenían 13 y 14 años". Este mantuvo encuentros con estos menores, tanto en descampados como en su propio domicilio, llegando a facilitar el consumo de estupefacientes en el domicilio para vencer posibles reticencias.

Por todo ello y, tras explorar a ambos menores e informar a los progenitores de las circunstancias que rodeaban las citaciones, se solicitó el correspondiente mandamiento de entrada y registro para el domicilio del adulto, donde fue detenido como presunto autor de un delito de abuso sexual a menores. En su vivienda se le intervinieron numerosos terminales móviles, que la Guardia Civil está investigando.

El estudio preliminar de los teléfonos utilizados ha desvelado un gran número de conversaciones de índole sexual mantenidas por el detenido con terceras personas. Por tanto, la investigación continúa abierta para comprobar si algunas de ellas son menores.