Murcia

Lo que comenzó siendo un servicio policial por una pelea entre indigentes se terminó convirtiendo en un aparatoso accidente de tráfico en pleno centro de Murcia. La Policía Nacional movilizó un par de ‘zetas’ después de recibir -este domingo- un aviso de que unos vagabundos estaban agrediéndose, en los alrededores del comedor social de la Fundación Jesús Abandonado. Cuando los coches patrulla aparecieron por la zona se desencadenó el percance vial, en el que se vio implicado un todoterreno de alta gama, cuyo conductor era un octogenario.

Noticias relacionadas

Las instalaciones de Jesús Abandonado abren todos los días del año, las comidas las sirven de 12 a 13 horas, y las cenas de 19 a 20 horas. La pandemia de coronavirus ha provocado que la demanda de este servicio se halla multiplicado por cuatro y a veces se producen enfrentamientos entre los usuarios. De hecho, el origen de la pelea que estaban protagonizando los indigentes, según fuentes policiales, se debía “a las fricciones que crea el tema de las colas del comedor”. 

La presencia policial no se hizo esperar ni un segundo porque el comedor está cerca de la Jefatura Superior de Policía de Murcia. "Había varias personas peleándose según las llamadas que recibió la Sala del 091".

“El vehículo radiopatrulla se dirigía al lugar de la pelea y el conductor del vehículo que terminó siniestrado, un hombre de avanzada edad, se puso nervioso y en vez de pisar el freno pisó el acelerador”, tal y como detallan fuentes policiales. El todoterreno de alta gama es automático y debido a la gran potencia con la que cuenta, el vehículo aceleró como una bala: “Terminó impactando bruscamente contra los bolardos y volcó en mitad de la calle”.

De inmediato, los agentes se bajaron de los ‘zeta’ para auxiliar al ocupante el todoterreno que estaba volcado lateralmente, cortando la circulación al tráfico rodado. En el interior del vehículo se encontraba atrapado un anciano. “El hombre, de 84 años, en un principio no reaccionaba”.

Los viandantes que presenciaron cómo el todoterreno se empotró contra los bolardos, no dudaron en echar a correr para ayudar a los policías nacionales a darle la vuelta al vehículo. Un buen puñado de personas comenzaron a empujar hasta que lograron enderezar el vehículo. Unos instantes después llegó al lugar del accidente una dotación de bomberos, personal del 061 y un par de motoristas de la Policía Local de Murcia.

Los bomberos se desplazaron al lugar del siniestro vial. Cedida

“El anciano recobró el conocimiento, presentaba lesiones leves, por lo que fue trasladado al Hospital Reina Sofía de Murcia para ser sometido a una evaluación minuciosa”, según indicaron las mencionadas fuentes. En el siniestro, por suerte, sólo hubo que lamentar daños materiales, tanto en el mobiliario urbano de la capital del Segura como en el todoterreno que tenía destrozada toda la parte delantera.