El presunto agresor de la mujer que fue asesinada ayer apuñalada en la localidad segoviana de La Granja ha fallecido en el Hospital General de Segovia, donde estaba ingresado por las heridas que él mismo se infligió.

Según han confirmado a Efe fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Segovia, el hombre, de 42 años, falleció poco después de las ocho de la tarde del sábado, después de ser tratado durante toda la jornada por las graves lesiones que presentaba.

En el hospital ha estado custodiado por la Guardia Civil por su presunta implicación en lo que se investiga como un caso de violencia de género.

Se encontraba ingresado en el Hospital General de Segovia desde el sábado por la mañana, cuando fue trasladado en UVI móvil después de haber acabado presuntamente con la vida de su expareja, de 37 años y madre de una hija de 16.

Discusión en la calle

Noticias relacionadas

Según alertaron varios vecinos al Servicio de Emergencias 112 de Castilla y León, la pareja había protagonizado una discusión en plena calle, cerca de la Puerta Segovia, en el centro histórico de La Granja.

Los vecinos relataron que, en medio de esta pelea, el hombre usó un arma blanca para asestar varias puñaladas a su víctima, quien quedó tendida en el suelo, y luego el agresor se hirió a sí mismo con el arma.

Los sanitarios trasladados de urgencia al lugar de los hechos confirmaron el fallecimiento de la víctima y trasladaron hasta el hospital al supuesto agresor por las lesiones que, al parecer, él mismo se había infligido y que acabaron por producirle la muerte unas horas más tarde.

Manifestación 

Al grito de "ni una más", La Granja ha acogido este domingo un acto de condena al suceso. A la una de la tarde se han reunido a las puertas del Ayuntamiento unas 500 personas, entre vecinos y autoridades de diferentes administraciones públicas, en un acto que ha presidido el alcalde de la localidad, Samuel Alonso.

Una vecina del municipio, Ana María Marugán, ha leído un sentido poema: "¡Basta ya de tanto odio, basta ya de ser esclavas, basta ya de tantas muertes que no conducen a nada!", ha recitado. Tras ella, el regidor del municipio ha explicado que la concentración debía servir para "condenar, repudiar y mostrar la más enérgica de las repulsas al asesino machista" de su vecina.

Ha pedido colaboración social para "entre todos, erradicar esta lacra social" que, ha recordado, ha acabado con la vida de más de 1.000 mujeres desde 2003: "Una lacra ilógica, cruel, inhumana", ha expresado. "Alina, algo seguimos haciendo muy mal como sociedad para que te hayan hecho esto. Descansa en paz allá donde estés. Un abrazo eterno de parte de todo tu municipio", ha completado Alonso.