Dos hermanos, de 15 y 17 años, han sido detenidos después de torturar a un joven, de 20, en la vivienda de la víctima, en Cheste (Valencia). Todo sucedió por una supuesta deuda de drogas. Los dos menores se encuentran ya en un centro tras acordar con el juez su internamiento en régimen cerrado, debido a la gravedad de los hechos. Además, ambos grabaron la paliza y las torturas con el teléfono móvil

Noticias relacionadas

Los hechos se sucedieron durante más de una hora y les sometieron a todo tipo de vejaciones, llegando a herirles con unos alicates; le llegaron a causar daños en varias extremidades. Incluso cuando el hombre perdía el conocimiento, los agresores le echaban agua fría con un cubo para reanimarlo y poder seguir golpeándolo. Se les ha imputado varios delitos de lesiones con instrumento peligroso, contra la integridad moral y detención ilegal. 

Como publica el diario Levante-EMV, los hechos se conocieron a mediados de noviembre cuando el joven acudió a las dependencias de la Guardia Civil de Cheste. Presentaba lesiones graves en las piernas, manos y en el rostro. Ante los agentes denunció que dos conocidos, ambos menores de edad, se habían presentado en su casa y, tras abrirle la puerta, comenzaron a agredirle y a exigir dinero. El hombre tuvo que ser evacuado hasta el Hospital de Manises para ser atendido por las lesiones. 

Los dos jóvenes le propinaron golpes y le obligaron a quitarse los pantalones para torturarle. También, le hicieron bailar semidesnudo mientras el menor de los dos hermanos lo grababa con su teléfono móvil. "Vete a por algo que me duele la mano de tanto pegarle", le dijo el mayor al pequeño antes de que este trajera unos alicates, con los que siguieron torturándolo, según recuerda la víctima.

Al parecer, el móvil de la brutal agresión se trata de una deuda por drogas, aunque la víctima no quiso especificar a los agentes el motivo de la paliza. El equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Riba-roja se hizo cargo de la investigación y tras varias averiguaciones lograron identificar y detener a los dos presuntos agresores. Los dos menores son de nacionalidad búlgara y con antecedentes por robos con fuerza.