Un joven de 20 años falleció minutos después de ingerir una bebida en el colegio que, sin que él lo supiera, contenía leche. Logan Lewis fue diagnosticado desde su nacimiento de una alergia muy aguda a este componente láctico; de modo que tras tomar la bebida, sufrió una brutal reacción alérgica que la causó la muerte de manera instantánea. 

Noticias relacionadas

Los hechos ocurrieron el pasado el 5 de diciembre, según ha informado la madre del joven, Jamie Baker, en las redes sociales.  

Después de ingerir la leche, Lewis empezó a tener una grave reacción y se empezó a encontrar mal. Como no pudo acceder a la inyección de epinefrina, que le habría salvado la vida, acabó falleciendo antes de que los servicios de emergencias acudieran al lugar. 

Su historia

La madre del chico ha hecho pública su historia en las redes sociales con el ánimo de educar a la gente. Su hijo tenía que tener "mucho cuidado con lo que tomaba" y asegura que "es importante" que la sociedad se conciencie con este tema. 

La mujer quiere "ayudar a las personas cuando se encuentren con alguien con alergia severa. Quizás eso evitará la muerte de otro niño", ha explicado, destrozada, en un post de Facebook.

"Mi único, increíble y guapo hijo, Logan Lewis, se ganó sus alas de ángel anoche. Estoy destrozada y ninguna palabra puede describir mi dolor. No quiero que haya confusiones o especulaciones sobre lo que sucedió. Como muchos sabéis, Logan ha tenido una alergia muy aguda durante toda su vida. Mientras estaba en la escuela, anoche, accidentalmente tomó una bebida con leche y al no conseguir su inyección de epinefrina no pudo parar la reacción. Cuando llegaron los servicios de emergencias, no pudieron hacer nada por él. Gracias por todo el apoyo recibido. Logan quería mucho a sus amigos y a su familia", escribió la madre del fallecido.