La Policía Local de Gijón sorprendió, el pasado domingo, a tres chicas que se encontraban en el cerro Santa Catalina (Gijón). A la zona, una de las más peligrosas, habían acudido para hacerse unos 'selfies'. Fueron varios testigos quienes avisaron a los agentes de la situación de las menores, que podían caer al vacío. 

Noticias relacionadas

El saliente, donde las jóvenes se estaban haciendo las fotos, se encuentra a una altura aproximada de 20 metros sobre el pedreru de la Atalaya, por lo que la caída podía ser mortal. Además, se trata de un escenario habitual de personas que deciden quitarse la vida arrojándose al vacío. También es lugar frecuentado por pescadores en las horas de la pleamar.

La Policía Local al conocer el riesgo que sufrían las menores, se desplazaron de inmediato al lugar. Dejaron los coches patrullas en la subida y a pie recorrieron los pocos metros que separan la calzada del borde del cerro Santa Catalina, un lugar sin restricciones de paso. Pidieron a las chicas que se dirigieran a tierra firme, indicándoles que no era el lugar más adecuado para estar.  

Según explicaron desde el área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Gijón, la intervención duró escasos minutos, el tiempo en el que pusieron a las jóvenes a salvo y les explicaron que su actitud podría haber desencadenado una fatalidad. Hace varios años, una pareja que se encontraba en el mismo lugar de madrugada sufrió un accidente que acabó con las dos personas fallecidas.