Un bebé de apenas dos meses y con signos de haber sufrido malos tratos, debido a las lesiones presentadas en varias partes de su cuerpo, fue ingresado en estado grave el pasado martes y sus padres, sobre los que pesan las sospechas, han sido detenidos. El menor será trasladado al Hospital La Paz debido a las graves lesiones que presenta. 

Noticias relacionadas

El pequeño será intervenido quirúrgicamente de una importante lesión ocular, concretamente un desprendimiento de retina. La decisión de enviarlo a este hospital madrileño se debe a que se trata del centro estatal de referencia en materia de cirugía ocular para neonatos. En función de la evolución del pequeño, que también tiene heridas de consideración en otras partes del cuerpo, como la cabeza y los oídos, está previsto que sea trasladado la semana que viene a dicho complejo hospitalario, tal y como informa La Voz de Galicia

La voz de alerta la dieron los servicios sanitarios después de que los padres acudieran con el pequeño a un centro médico de la ciudad, desde el que decidieran evacuarlo al HULA. Presentaba signos evidentes de malos tratos y se activó el protocolo para este tipo de casos.

Se retiraron casi dos toneladas de basura de la vivienda

La madre, lucense y de 39 años, y el padre, nacido en 1982 y de origen extremeño, están siendo investigados por la atención que le proporcionaban al pequeño. La familia vivía en un entorno sucio con dudosa alimentación -se sospecha que podrían estar dándole leche calentada en latas-. En cuanto a la vivienda, los servicios de limpieza retiraron alrededor de una tonelada y media de basura. 

Después se procedió a los trabajos de desinfección y desratización que culminarán este jueves. "Tenemos que garantizar la salubridad y la seguridad pública de los ciudadanos", indicó el concejal de Medio Ambiente, Álvaro Santos, que calificó la situación como dramática.

Como informa el citado medio, tanto la Xunta como el Concello de Lugo agradecieron la agilidad de quienes intervinieron en el suceso e hicieron un llamamiento a los vecinos para que, ante sospechas de casos similares, avisen para actuar con la mayor celeridad. Recuerdan la existencia del teléfono de ayuda a la infancia 116 111 donde cualquier niño o niña puede comunicar situaciones de maltrato, peligro o abandono que sufra y cualquier adulto puede comunicar si tiene sospechas de que algún menor está siendo agredido o no se le atiende correctamente.