Un británico, de 20 años de edad, fue arrestado por agentes del GRACO (Grupo Apoyo a la Compañía de Calvià) tras romper un vaso de cristal y clavárselo a un portero de una discoteca de Punta Ballena (Magaluf). El hombre ha entrado en prisión, ineludible, y bajo fianza de 15.000€ y acusado de un delito de lesiones con instrumento peligroso.

Noticias relacionadas

Las primeras hipótesis apuntan a que el joven británico llevaba tiempo molestando al controlador de acceso porque éste no le dejaba pasar al interior del local. Tras varios minutos de discusión, el turista se abalanzó contra el seguridad -lituano de 26 años- alcanzándole con el cristal el pómulo precisando ser intervenido quirúrgicamente. Recibió más de cincuenta puntos de sutura. 

La agresión se produjo entorno a las seis de la madrugada del pasado 28 de julio. El establecimiento, donde se dieron los hechos, está ubicado frente a la nueva oficina de la Guardia Civil. Víctima y agresor fueron trasladados de urgencia hasta el hospital de Son Espases. El turista se quejaba de varios cortes que se había practicado en una de sus manos y fue atendido en calidad de detenido en el centro hospitalario. Sobre el mismo pesa una acusación de intento de homicidio y lesiones graves. No se teme por la vida del portero.

Como confirma Última Hora, en su declaración ante el juez, el arrestado se excusó diciendo que sólo se defendió de una primer ataque del portero, algo que negó tanto la víctima como los testigos. Las cámaras de seguridad del local filmaron la terrible escena y desmienten la versión del joven británico. Tras ser arrestado poco después del incidente, el acusado pasó a disposición judicial en el juzgado de guardia de Vía Alemania. Tras varias horas de interrogatorios, el juez decretó su ingreso en prisión eludible bajo fianza de 15.000 euros.