Una mujer de 38 años ha sido acusada de ahogar a sus dos hijos, mellizos y de dos años, en la bañera de su casa. El doble asesinato fue un acto de venganza contra su marido tras haber roto la relación entre ambos. 

Noticias relacionadas

Samantha Ford vivía junto a su marido y sus dos retoños, Jake y Chloe, en Catar, donde gozaban de una buena posición económica. Tras más de diez años, se trasladaron a Reino Unido. Esta decisión no gustó demasiado a la mujer, que insistía en que la familia regresara al país árabe. Este pudo ser el motivo por el que su marido, Steven, decidiese abandonar a su esposa. 

Tal y como publica The Sun, tras romper el matrimonio, ella sufrió una depresión severa, lo que le llevó a ahogar a sus dos hijos, el 27 de diciembre del pasado año, en la bañera para "castigar" a su exmarido. Después de llevar a cabo el terrible crimen, intentó suicidarse estrellando su coche contra un camión. Además, cuando las autoridades acudieron al lugar del accidente ella confesó haber asesinado a sus dos hijos y les pidió que la dejaran morir porque quería irse con ellos.

No obstante, los servicios médicos consiguieron salvar la vida de Ford, aunque no la de los mellizos, que fueron hallados muertos en el domicilio familiar. En su declaración ante el juez, la mujer ha confesado ser la autora del asesinato pero se ha intentado justificar alegando que oía "voces" que le decían que lo hiciera. Los psicólogos que atendieron a Samantha confirmaron que la mujer había realizado el crimen como "un acto de castigo a su marido".