La mujer detenida por presuntamente sustraer 40 unidades de vibradores femeninos Satisfyer en un comercio de Callosa de Segura (Alicante) ha quedado en libertad con cargos y ha confesado que una parte de la mercancía fue entregada a un club de masajes y la otra se repartió entre vecinas de ese municipio.

Noticias relacionadas

El hurto fue denunciado el pasado día 23 por el propietario del comercio, quien manifestó a la Guardia Civil que le faltaba un pedido completo de un estimulador erótico femenino que le acababa de hacer entrega una empresa de paquetería, según un comunicado del instituto armado.

En concreto había sido sustraída al descuido una caja con cuarenta unidades de ese estimulador de clítoris del interior del establecimiento. Las imágenes captadas por la cámara de seguridad del local revelaron que una mujer había sido la autora del hurto, el cual se había producido poco después de marcharse el repartidor y aprovechando que los empleados del comercio estaban en ese momento realizando otras labores.

La sospechosa, de 40 años y vecina de Callosa, fue identificada y arrestada al día siguiente de los hechos. Una vez detenida, según la nota de prensa de la Guardia Civil, confesó a los agentes que una parte de la mercancía sustraída, valorada en cerca de 2.000 euros, había sido entregada a un centro de masajes de esa misma población y que la otra había sido repartida entre las propias vecinas de Callosa.

La Guardia Civil ha logrado recuperar varios de los juguetes eróticos sustraídos. La mujer, a quien se le imputa un supuesto delito de hurto al descuido, ha quedado en libertad con cargos, a la espera de juicio, tras pasar a disposición judicial, según el instituto armado.