Pesaba 370 gramos al nacer. Era más pequeña que una muñeca Barbie, por lo que los médicos se temieron lo peor cuando su madre dio a luz en la semana 25 de embarazo. Sin embargo, tras cinco meses de cuidados intensivos, la pequeña ha logrado sobrevivir y ha sido dada de alta.

Noticias relacionadas

El increíble suceso ha tenido lugar en Phoenix, Arizona. Kallie Bender nació de forma prematura el pasado 24 de mayo, y tal y como puede apreciarse en la fotografía, era más pequeña que una de las famosas muñecas Barbie. Su gestación fue declarada de alto riesgo por los médicos del Hospital St. Joseph's de Dignity Health, puesto que la presión arterial de su madre, Ebonie Bender, era demasiada alta.

Una prueba de ultrasonido reveló que el tamaño del feto era demasiado pequeño, con unas dimensiones impropias para el sexto mes de embarazo. Había una carencia de líquido alrededor del bebé debido a una condición llamada flujo diastólico final ausente. Por ello, se decidió provocar el parto.

Al nacer, los facultativos también comprobaron que la pequeña tenía un conducto arterioso permeable, un problema común entre los bebés microprematuros. Por ello, tuvo que ser sometida a una intervención quirúrjica.

Kallie tuvo a su disposición un grupo de enfermeras especializadas que cuidaban a la menor día y noche, para ayudarla a ganar peso y fuerza desde el día que nació. Y, finalmente, tras permanecer cinco meses ingresada ha sido dada de alta.

"Estamos encantadas de que después de casi cinco meses Kallie se vaya a casa con su familia", declaró Becky, una de las enfermeras que cuidó de Kallie. Mientras que la niña nació pesando menos de 400 gramos, salió del hospital pesando más de tres kilogramos.