El 43,4% de los conductores fallecidos durante 2018, y sometidos a autopsia, habían consumido alcohol, drogas y psicofármacos, ya sea de forma aislada o combinada, según ha informado este miércoles el director del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF), Antonio Alonso.

Noticias relacionadas

Estos datos están recogidos en la memoria anual de este organismo, que incluye los resultados obtenidos sobre 751 fallecidos en la carretera el año pasado: 535 conductores, 143 peatones y 73 acompañantes.

Tal y como apunta el INTCF, no todos los accidentes de tráfico son analizados en el instituto. Los incluidos en este documento proceden de casos estudiados a petición de órganos judiciales. Sin embargo, suponen "una muestra suficientemente amplia y representativa" para reflejar la realidad nacional.

Alonso ha explicado que, de los 535 conductores, 232 dieron positivo en alguna de estas sustancias y, de ellos, el 94,4% son hombres y el 65,7% está en una franja de edad que abarca entre los 25 y los 54 años. Este sería el perfil mayoritario de estas víctimas. En cuanto al vehículo, el 56,1% viajaba en turismo y el 31,4% en motocicleta.

Sobre las sustancias registradas en los resultados toxicológicos, la memoria revela que el alcohol ha sido la más detectada en los conductores fallecidos (un 65,2%). Pero, además, el director del INTCF ha puesto el foco en que siete de cada diez positivos lo eran por una cantidad igual o superior a 1,20 gramos de alcohol por litro en sangre. Es decir, "una intoxicación severa".

Menos alcohol, más drogas

En los análisis realizados a conductores, el 44% dio positivo en alguna droga de abuso y al 25% se le detectó algún psicofármaco. El cannabis sigue siendo la sustancia más consumida (en un 59,8% de los casos, aislada o no), seguida de la cocaína, (51%), mientras que la combinación alcohol-cocaína se ha registrado en un 39% de los casos y la de alcohol-cannabis en el 28,3%.

Las cifras destacan en este sentido que, mientras los positivos por consumo de alcohol han ido bajando en los últimos años, pasando de ser el 30,9% de los casos en 2008, al 26,5% en 2018; el consumo de drogas ha ido creciendo. Así, si hace 11 años suponían el 10,7% de los positivos y el año pasado fueron el 19,1%. Los psicofármacos también crecen, del 5% en 2008 al 10,8% diez años después.

A pesar de estas cifras en drogas, el director general de Tráfico (DGT), Pere Navarro, cree que España está en el "buen camino" con los 130.000 controles que la Guardia Civil hizo durante el año pasado en las vías españolas. Ha achacado el alto nivel de consumo de estas sustancias a uno de los "costes" de que el país esté "en la ruta" de Marruecos, "primer productor de Cannabis del mundo".

Navarro se ha mostrado más preocupado por los niveles altos de consumo de alcohol en los conductores analizados. "No es que no sepan que no pueden beber alcohol al volante. La explicación que le veo es que tiene sensación de impunidad y creen que es difícil que les cojan", ha declarado, antes de señalar que se aumentarán los controles en este sentido, como se viene haciendo cada año.

Psicofármacos, médicos y prescripciones

También se ha referido al aumento de consumo de psicofármacos y a que la mayoría de los detectados sean medicamentos que ayudan a dormir. "Parece que España podría tener un problema con el sueño, pero eso ya no es de nuestra área", ha apuntado. El director de la DGT considera que los "médicos de cabecera" deberían incidir más en las implicaciones que suponen los fármacos que recetan.

De igual forma se ha expresado el fiscal de Sala de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, quien ha indicado que la clave de este problema está en "el médico y la prescripción". Aún así, ha indicado que su departamento está "pendiente" de mejorar un protocolo de actuación en estos casos de prescripciones médicas.

Nuevas medidas este viernes

Esta subida en el consumo de sustancias también ha llevado a la Fiscalía de Seguridad Vial a elaborar un documento jurídico científico con respuestas a estos comportamientos. Vargas ha anunciado que estas medidas que quieren poner en marcha, en coordinación con otras estrategias de prevención y educación, serán anunciadas este viernes. Sí ha negado que se trate de una cuestión de endurecimiento de penas, que sería competencia del Ministerio de Justicia.

El documento también recoge los análisis que se han realizado a peatones que resultaron fallecidos por un suceso relacionado con la seguridad vial. En este caso se trata de 143 fallecidos, cuyo perfil principal es un varón (el 66,4% de los casos) de más de 65 años (47.5%). De estos 143, 55 dieron positivo en consumo de alcohol o alguna sustancia, ya sea sola o combinada.

De ellos, el 45,4% habían consumido alcohol, y como ha ocurrido con los conductores, el INTCF ha detectado un alto consumo de esta sustancia en la mayoría de las víctimas analizadas. En concreto, ocho de cada diez tenía o superaba los 1,2 gramos de alcohol por litro de sangre.

En el caso de los peatones, los psicofármacos son la segunda sustancia más consumida, pues se detectó en el 52,7% de los casos, mientras que el 21% habían consumido drogas. Entre estos últimos, también con el cannabis aparece como la sustancia con más presencia(66,7%), seguida de la cocaína (50%).