Ficha

-José María Setién Alberro

-Hernani, 18 de marzo de 1928- San Sebastián, 10 de julio de 2018

-Obispo de San Sebastián

-Autor de La Paz es posible (1992), Unidad de España y juicio ético (2004) y Un obispo vasco ante ETA (2007), entre otros. 

Para recordar

Entre los años 1979 y 2000, José María Setién fue la voz más sonora de la Iglesia en el País Vasco. Durante esos años, que fueron los más sangrientos de ETA, fue obispo de San Sebastián. A la hora de calificar su labor, hay un adjetivo que se repite hasta convertirse en tópico: equidistante. Sin embargo, siguiendo una idea que él defendía como evangélica, rompió esa pretendida equidistancia y siempre se mostró más comprensivo con los simpatizantes y militantes de ETA que con las víctimas de la banda terrorista. 

Según su concepción, la víctima era el pueblo vasco, oprimido históricamente por el opresor Estado español. Eran los débiles del conflicto, a los que su interpretación cristiana le obligaba a defender. Así lo demostró en muchas pastorales y en muchos actos. Si hubiera sido equidistante, habría que registrar manifestaciones y posturas a favor de las víctimas de los terroristas, que nunca se produjeron o de las que no hay constancia. 

Hubo, en cambio, muchos gestos hostiles hacia las víctimas, a las que siempre se resistió a ayudar por considerar que eran "instrumentos" de la política de Madrid. Uno de los desplantes más sonoros ocurrió el 23 de febrero de 1984 cuando el senador Enrique Casas se convirtió en la primera víctima socialista de ETA. Setién negó, pese a las encarecidas peticiones de la familia, que su funeral se celebrara en la catedral del Buen Pastor de San Sebastián. En su libro Un obispo vasco ante ETA (Crítica) publicado en 2007, siete años después de abandonar su puesto, seguía manteniendo sus posiciones con respecto a los asesinos, llamando "revolucionarios" a los terroristas.

Su vida en imágenes