José Manuel Soto no es una de esas personas que llamen la atención por su prudencia, más bien al contrario. Con sus antecedentes sobre el relato pandémico no nos sorprendería, incluso, que se declarase anti vacunas llegado el momento; pero en un giro inesperado de guión el cantante está enarbolando la bandera de la sensatez, aunque eso esté provocando que sus propios seguidores le cuestionen en Twitter.

Noticias relacionadas

Si rebuscamos en su particular hemeroteca, vemos que Soto ha cuestionado en varias ocasiones las restricciones tomadas por el Gobierno para tratar de contener la pandemia. Recordemos que empezó en su momento muy nervioso, creyendo que su mujer podía tener coronavirus en los primeros coletazos pandémicos, para continuar quejándose de la falta de movilidad porque en Andalucía la primavera estaba viniendo muy buena y darse un paseo mejoraba la salud.

Después, el cantante andaluz reconocería que él cumplió los primeros días con las restricciones, pero después se las empezó a saltar "como todo el mundo". Aquello también le valió un aluvión de críticas en las redes sociales. Quizás por eso o, más bien, porque al final la necesidad de vacunar a la población trasciende —o, debería, al menos— a las ideologías y partidos políticos, José Manuel Soto se ha posicionado a favor de la ciencia.

"Bendito sea Dios"

Él, que para algunos es el culmen del cuñadismo patrio, ha querido romper con ese rol para difundir la idea de que vacunarse es necesario. Así, empleando su particular discurso tuitero, Soto se ha reído de la gente que opina "sobre las vacunas sin tener ni puta idea de nada" y, para sorpresa de muchos, ha reconocido que "yo personalmente tampoco tengo ni idea y me fío de los científicos", asegurando que se vacunaría cuando le tocase:

Sus seguidores, acostumbrados a un Soto muy distinto, no se han mantenido callados y han arremetido contra su discurso, deslizando los típicos argumentos contra la vacuna que los datos porcentuales y la comunidad científica han desmontado una y otra vez:

José Manuel Soto, siguiendo con su prudencia, no gastó ni un segundo en rebatir el argumentario y solo tres días después sorprendía a sus seguidores con hechos. El cantante recibía la vacuna y se apresuraba a compartirlo en Twitter, dando gracias a Dios, acordándose de las personas que no son tan afortunadas como ha sido él y poniendo en valor el trabajo de los sanitarios:

Cualquiera diría "a Soto nos lo han cambiado"; pero lo cierto es que, a priori, esta nueva versión del cantante nos gusta más.