Cuando parecía que nuestras plegarias habían sido escuchadas y ya no se oía ni una sola palabra sobre el interminable debate acerca de los youtubers españoles que se han ido a vivir a Andorra para pagar menos impuestos va Pablo Motos e invita a uno de ellos a divertirse a El Hormiguero con la consecuente polémica que trataremos de desgranar en las próximas líneas. El afortunado ha sido David Cánovas, más conocido como The Grefg.

Noticias relacionadas

El chaval tiene 23 años y es de un pueblo de Murcia, pero desde hace cuatro años vive en Andorra. Con más de 30 millones de seguidores en sus redes sociales, ha querido dejar claro que "nosotros lo que hacemos es entretener, es como al que le gusta ver un partido de fútbol en la tele solo que a otros les gusta ver videojuegos" y no ha esquivado el tema de la polémica, que ha afrontado con una madurez insólita entre los de su gremio. De hecho, algunos haters creen que se lo traía aprendido de casa.

"El tema de Andorra hay que abordarlo desde la perspectiva de que cada persona tiene el derecho, la libertad de vivir, residir, mudarse donde quiera porque es algo legal", empezó diciendo, para analizar después que "lo que ha pasado estos días es que se ha abierto un debate moral en el que no se va a llegar a ninguna conclusión. La cosa es que ambos puntos de vista son perfectamente respetables y no hay por qué decir que uno es mejor que otro".

"Han ido a cuchillo"

The Grefg ha señalado a dos responsables en esta polémica. Por un lado, a los medios de comunicación, a los que acusa de haber ido "a saco con nosotros, a meter mierda a los youtubers no sé si por una cuestión de audiencia, no sé si nos ven como la nueva competencia o no sé si incluso hay una cuestión política detrás". A mayores, señala al Estado por no preguntarse "cómo podemos hacer para que esta gente que se va y ese talento que se pierde de España atraerlo".

Insistió delante de un Motos que no abría la boca ni para decir que era suya en que el debate "se ha enfocado desde un punto de vista erróneo porque se ha focalizado en los youtubers, pero hoy en día lo que sucede es que cada vez el trabajo está más descentralizado y una persona puede hacer su trabajo desde cualquier parte del mundo y esta persona se va a mudar donde tenga mejores condiciones económicas y fiscales", afirmó en El Hormiguero:

Reiterando que "han ido a cuchillo", The Grefg finalizaba su alegato en defensa de la gente que se va de España por culpa de los impuestos sin decir ni una palabra sobre la necesidad de pagarlos para sostener el Estado del Bienestar; pero Motos, lejos de repreguntarle alguna cuestión en ese sentido, quiso hacer la gracieta cuestionando si es que a El Rubius, con el que empezó todo este debate, lo habían recibido con recelo por ello.

Quizás haya sido esta actitud del presentador —sin contradecir sus palabras ni poner en valor la fiscalidad, optando por el contrario a hacer humor con un tema tan importante―, la que ha indignado a un buen número de tuiteros que han criticado durantemente al programa y, en especial, a un Pablo Motos que ya no era la persona favorita de Twitter:

El Hormiguero ha sido por ello uno de los temas destacados en las tendencias de la red social.