De vez en cuando suceden este tipo de cosas: Podemos tuitea como si fuese el movimiento que se gestó en 2011 y no como uno de los dos partidos del Gobierno de España. Cuando esto sucede es fácil comprar la teoría de que la persona que está al frente de las redes sociales todavía no se ha enterado de que Pablo Iglesias es el vicepresidente segundo del Ejecutivo y también sentir el escalofrío de la vergüenza ajena soplando en la nuca.

Noticias relacionadas

Ni siquiera los suyos les compran ya este tipo de salidas de tono y por eso se les han echado encima después de su última gracieta en redes. La publicaban el pasado martes, después de que el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, hubiese anunciado por sorpresa que abandonarán la sede ubicada en el número 13 de la madrileña calle Génova para romper con la imagen de corrupción que simboliza el mítico edificio. 

"No podemos seguir en un edificio cuya reforma se está investigando esta misma semana en los tribunales", ha dicho Casado, suponemos que preparado para la que se le iba a venir encima a los populares durante las horas siguientes con las redes echando humo en forma de memes y todo tipo de chistes, como el desafortunado chascarrillo de Unidas Podemos que nos ocupa.

El meme de la discordia

En mitad de la vorágine de tuits, Podemos proponía una nueva sede para los populares que no es otra que la cárcel de Soto del Real, el recinto por cuyas celdas han pasado populares como Rodrigo Rato o el propio Luis Bárcenas:

Seguramente en su cabeza sonaba espectacular, pero lo cierto es que el chiste ha sentado mal a propios y extraños. Y es que Podemos ya no es la broma de cuatro chavales de la facultad de Políticas y, en ocasiones, parece que eso no lo acaban de asumir mientras, por otro lado, piden ser tenidos después en cuenta para otras cosas de mayores:

Ojalá la próxima vez usen una cuenta parodia para este tipo de chistes y nos ahorren el bochorno.