El pasado domingo la Vicepresidencia de Derechos Sociales y Agenda 2030, dirigida por Pablo Iglesias, se comunicó con la compañía eléctrica Naturgy para instarle a reanudar el suministro a las 4.000 familias que viven en la Cañada Real en Madrid y que vienen sufriendo cortes de luz desde el pasado mes de octubre, en muchos casos propiciados por el cultivo de marihuana. Las bajas temperaturas de estos días son las que han hecho reaccionar a los políticos.

Noticias relacionadas

Una iniciativa solidaria puesta en marcha por particulares y entidades sociales ha logrado llevar mantas y dinero para la compra de butano, pero Iglesias ha ordenado que "ante la dejación de Isabel Díaz Ayuso, que sigue sin pedir grupos electrógenos al Ministerio de Defensa (UME) para poder restablecer el suministro eléctrico a las miles de familias que llevan tres meses sin luz, calefacción, ni agua caliente, la Vicepresidencia segunda del Gobierno exige a la empresa Naturgy que restablezca inmediatamente el suministro".

Antes de ese comunicado, que se produjo en la tarde del domingo, fueron varios los políticos de izquierdas que clamaron en las redes sociales por una solución para la Cañada Real después de que Naturgy negase los cortes y se ofreciera a buscar "soluciones urgentes". Es el caso del portavoz de Unidas Podemos en el Congreso de los Diputados, Pablo Echenique, que se ha acostumbrado a tuitear como si su partido no formase parte del Gobierno ejerciendo, por lo tanto, de juez y parte:

Poco tiempo después, en la misma línea se ha pronunciado la portavoz de Podemos y diputada en Madrid, Isa Serra, que en este caso compartía un vídeo que le habían enviado desde una de las viviendas de la Cañada:

No hemos tenido que esperar mucho para que las primeras críticas en Twitter empezasen a asomar la cabeza. Miles de tuiteros recordándoles a ambos que su partido forma parte del Ejecutivo y que, por lo tanto, tiene responsabilidades y poder de maniobra:

Precisamente este último tuitero no ha sido el único que se ha acordado de Manuela Carmena, exalcaldesa de Madrid, y su nombre ha terminado por ocupar la lista de tendencias por mofas y comentarios como estos:

La rufianada

Y como no hay dos sin tres, a Echenique y Serra se les ha unido el portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya, Gabriel Rufián. Más ajustado a su estilo, dándole una vuelta de tuerca a la forma de su mensaje para buscar siempre el doble sentido y la provocación, su tuit comparando la cobertura mediática en el centro de Madrid y en la Cañada ha suscitado miles de reacciones:

Entre ellas, como siempre, una retahíla de zascas que bien podríamos enmarcar: