Ni el consumo eléctrico ilegal de las más de 7.500 personas del poblado chabolista de la Cañada Real en Madrid ni la falta de contadores es la causa de los cortes de electricidad que se producen desde octubre pasado. El problema son las microplantaciones de marihuana.

Noticias relacionadas

"Indudablemente, no hay otra razón", explican fuentes del Gobierno de la Comunidad de Madrid a Invertia. "Las plantas de marihuana han proliferado a medida que iban desapareciendo chabolas y había más terreno para cultivar". 

"Por lo que nos cuentan las personas que viven allí, las mafias que han entrado en el núcleo chabolista ofrecen un alquiler de hasta 3.000 euros al mes a una familia para que les deje 20 metros cuadrados de una habitación para cultivar", explican las mismas fuentes. 

"Lo único que tienen que hacer es cuidar de las plantas y de la instalación".

Nochebuena sin luz en la Cañada Real: los vecinos denuncian los cortes en la Fiscalía

Hasta 60 puntos de suministro

La empresa que mantiene la red de distribución eléctrica es UFD (Unión Fenosa Distribución), la filial de Naturgy, que es la que avisa de la situación.

"Desde UFD, la distribuidora de Naturgy, trabajamos en coordinación con el Comisionado y la Policía. Las interrupciones se producen por la sobrecarga en la red que producen consumos no localizados que se están registrando en los últimos meses".

"La compañía de distribución eléctrica UFD ha mostrado su total disposición a colaborar con las autoridades. La compañía se compromete a intensificar los esfuerzos, como ha hecho hasta ahora, dirigidos a intentar reponer el suministro en el menor tiempo posible cada vez que se interrumpa el servicio por el uso ilegal e intensivo que provoca sobrecargas en la red e interrupciones constantes", señalan en un comunicado.

Se conocen hasta 60 puntos donde se están produciendo consumos energéticos a escala industrial. "La compañía ha intentado hasta en cuatro ocasiones en un solo día levantar la red y es tal la sobrecarga ilegal que, automáticamente, saltaba y volvían a quedarse sin suministro", continúan las fuentes de la Comunidad de Madrid. "Ya es un problema de seguridad ciudadana".

"La Delegación del Gobierno en Madrid es la que tiene las competencias para que entren las fuerzas y los cuerpos de seguridad en esas zonas, pero aún estamos esperando ese plan de choque".

Plantación de marihuana1

Plantar marihuana

Se llaman cultivos indoor porque se realizan en el interior de los edificios. Por sus necesidades de luz y calor, los focos que están en funcionamiento 24 horas al día suponen un consumo de electricidad hasta 45 veces mayor al de un consumo doméstico promedio.

El problema está en que las plantaciones de marihuana necesitan mucha energía eléctrica para su mantenimiento. Para las microplantaciones podrían ser de 400 kWh por día y los 12.000 kWh por cada mes, en función de la potencia de las lámparas, extractores y ventiladores que se instalen. En base a los datos que arroja Red Eléctrica de España, el consumo medio de un hogar español es de 9 kWh diarios.

Pero en la Cañada Real el problema se complica aún más porque no hay ninguna comercializadora. "Es imposible, al no haber cédulas de habitabilidad no se pueden poner contadores eléctricos y, por tanto, las miles de personas que viven allí están enganchadas ilegalmente a la red de distribución, pero desde hace más de 25 años".

Actualmente, solo hay cuatro contadores legales en todo el poblado. "Uno de ellos es la parroquia", explican fuentes conocedoras a este diario. "Y es este año en el que hay un problema de salud pública por la marihuana, pero durante décadas han tenido electricidad y sin pagar ni un duro", añaden. 

Vecinas de la Cañada Real con pancartas reclaman una solución para los cortes de suministro eléctrico. Europa Press

Cañada Real

La Cañada Real es una antigua vía pecuaria de 14,4 kilómetros de longitud y hasta 100 metros de ancho, donde se estima que viven más de 7.500 personas. Están sin censar porque ninguna de las casas tienen cédulas de habitabilidad y no se pueden empadronar.

Está dividida en seis sectores que discurren por los municipios de Madrid, Coslada y Rivas-Vaciamadrid, de los cuales estuvieros afectados el quinto (unas 820 familias, 3.000 personas) y el sexto (1.020 edificios, 1.400 familias) hasta este fin de semana.

En la actualidad, solo el sector seis está afectado por los cortes de luz, pero es donde se concentran la mayor parte de los cultivos ilegales de marihuana.