"No os lo vais a creer. Hoy estaba en la biblioteca y llegó un tipo vestido de pescador y se puso con su caña y todo a hacer que pescaba. Menudo colgado". Entre los jóvenes universitarios gallegos, que apuran sus últimas horas de estudio para afrontar la recta final del curso, no se habla de otra cosa desde el pasado mes de mayo, cuando este misterioso pescador hizo su primera aparición en Ourense.

Noticias relacionadas

Vestido con ropas de agua con estampado de camuflaje, gorro y gafas de sol, carreta también su caña de pescar y una bolsa a la espalda. De esta guisa, un joven orensano de 25 años está recorriendo las bibliotecas gallegas fingiendo estar pescando en ellas. Esta especie de performance le ha otorgado una creciente popularidad porque, además de los afortunados que lo han visto en directo, sus vídeos han llegado a miles de personas a través de Instagram y Twitter.

Logramos localizarlo a través de las redes sociales y nos invita a llamarlo por teléfono para conversar. Quiere mantener el anonimato y solo acierta a confesar su edad y sus estudios: "He estudiado una primera carrera en la Universidad de Vigo, otra en la de Santiago de Compostela y ahora estoy haciendo Derecho por la UNED. Por eso, algunos de los que están en las bibliotecas me reconocen, pero temo que se descubra quién soy. Yo no quiero ser conocido, quiero que el famoso sea el personaje del Pescador", cuenta a EL ESPAÑOL.

Una parodia de los que van a ligar a la biblio

Explica el Pescador que todo empezó un día que fue de pesca con sus abuelos, algo muy habitual porque se confiesa amante de esta actividad. "Yo vivo en Ourense ciudad y ellos en un pueblo, así que me dejaron vestido con traje y caña en mitad de la ciudad. Un amigo me propuso grabarme en vídeo pescando en una rotonda, nos pareció gracioso y lo subimos a las redes".

Asegura que dio el salto a las bibliotecas por dos motivos. El primero, porque sabe "lo que es estar encerrado de sol a sol allí, muchísimas horas delante de los apuntes" y quiere arrancarles algunas risas a los estudiantes para hacerles más ameno el estudio. El segundo, porque siempre se dijo que mucha gente va a esos lugares a ligar, a 'tirar la caña': "Es una metáfora de eso. Me parece increíble porque hay hasta webs para conocer a los guapos oficiales que van a cada una. Hay mucha gente que no va allí para estudiar".

"Quiero hacerlo fuera de Galicia"

Después de ese primer vídeo en la rotonda de la avenida Otero Pedrayo, el Pescador se desplazó el 9 de mayo a su primera biblioteca, la Rosalía de Castro, situada en el campus de As Lagoas de la ciudad orensana. Allí irrumpió con su indumentaria, pescó y se despidió con un "ciao pescao":

Casi un mes después se desplazó hasta Santiago de Compostela. Allí, en la biblioteca Concepción Arenal de la Universidad de Santiago pescó este pasado miércoles ante decenas de estudiantes ojipláticos que llenaban el recinto:

"No he tenido ni una queja. Incluso la responsable de la biblioteca, que es la que está pendiente de pedir silencio y que se cumplan las normas, estaba mirando y riéndose sin decir nada. A ver, lo cierto es que lo hago poco tiempo. En Ourense estaría unos 4 minutos y en Santiago algo menos. Otra cosa sería que estuviera una hora haciendo el idiota", se defiende.

Lejos de cansarse, el Pescador avanza que va a seguir haciendo de las suyas. Y eso que él también está en época de exámenes: "Me gusta hacer cosas graciosas, divertirme". Tiene ganas de dar el salto a otros lugares de España y ver cómo se tercia allí lo de la pesca, advirtiendo que "además de bibliotecas, apareceré en otros sitios que, de momento, no quiero desvelar". 

[Más información: #DíadelasBibliotecas: 13 cosas que solo pasan en las bibliotecas y te sacan absolutamente de quicio]