Valencia

El litoral valenciano es uno de los preferidos por los traficantes para introducir droga en España, y Aduanas cuenta con la patrullera Albatros para impedirlo. Se trata de una embarcación poderosa, aunque a veces no es tan ágil ni rápida como las 'narcolanchas'. Pero arrastra un inexplicable problema de emplazamiento. Su amarre se encuentra rodeado de veleros recreativos que le impide zarpar con facilidad: "Está atrapada en el puerto, así no se puede perseguir a los narcos".

Noticias relacionadas

Así lo describen fuentes de la Junta de Personal de la Delegación Especial de la Agencia Tributaria en Valencia consultadas por EL ESPAÑOL. Según exponen, la embarcación, de 32 metros de eslora, se encontraba inicialmente amarrada junto al propio edificio de Aduanas de la Marina Norte de Valencia. Pero fue trasladada a la Marina Sur con la remodelación realizada para acoger en la ciudad la Copa América de vela de 2007.

Durante años resultó ser un buen emplazamiento, pero el incremento de la actividad recreativa dificultó cada vez más la operativa de la patrullera Albatros, en particular zarpar con agilidad cuando la embarcación persigue un objetivo en mar abierto. Las quejas al respecto trasladadas a la Delegación Especial de la Agencia Tributaria en Valencia comenzaron en 2016, según precisan las mismas fuentes.

En esta misma línea, la Junta de Personal de la AEAT de Valencia remitió un escrito el pasado 1 de julio de 2021, dirigido al delegado especial. El mismo, al que ha tenido acceso este periódico, le recordó "los riesgos de atracar el barco en una zona donde se realizan prácticas deportivas".

Entorno del amarre de la Albatros desde la propia patrullera, rodeada de pequeños veleros que dificultan su zarpaje. EE

Sus 'vecinos' son pequeños y medianos veleros. Algunos se encuentran amarrados y otros, almacenados en seco sobre los muelles. En el lugar también maniobra la embarcación de una escuela de buceo, que traslada a los aprendices desde el enclave. "No han sido pocas las ocasiones en las que nos encontramos tráfico de pequeñas embarcaciones al zarpar con urgencia", lamentan.

Por ello la Junta de Personal solicitó al delegado especial de la AEAT que, "ante los riesgos expuestos, realice las gestiones necesarias para cambiar el lugar de atraque de la embarcación Albatros".

"Amarre alternativo"

Al respecto, fuentes de la Agencia Tributaria trasladaron este miércoles a EL ESPAÑOL que "ya han mantenido reuniones con la Autoridad Portuaria de Valencia para buscar una solución". "Hay una nueva reunión prevista para el próximo martes. Se está buscando un amarre alternativo", explicaron a este medio.

"Si realmente lo proporcionan se agilizará la operativa de una embarcación que está dando buenos resultados. Hace escasas semanas la patrullera se incautó de 17 fardos que contenían 650 kilos de hachís", subrayan los trabajadores consultados.

Cargamento de hachís del que se incautó la patrullera Albatros. EE

Además de la ubicación de la patrullera, la Junta de Personal denuncia desde 2012 que los trabajadores carecen de instalaciones de almacenaje en los muelles para guardar "aceites, repuestos y otros materiales".

Estos enseres fueron guardados en el interior del propio barco hasta que lo desaconsejó Prevención de Riesgos. En la actualidad se encuentran a la intemperie en la propia dársena, tal y como se aprecia a la derecha de la imagen que encabeza este artículo.

"En puertos como el de Alicante o Castellón sí contamos con esta infraestructura", subrayan. A su vez, los trabajadores solicitan una pequeña oficina en el muelle. La "solución" que busca la Agencia Tributaria pretende responder a todos los problemas planteados por la Junta de Personal.