Valencia

La Agencia Valenciana Antifraude ha abierto una investigación para esclarecer lo ocurrido en las oposiciones de Policía Local de Mislata (Valencia). Como informó este diario, varios de los agentes que suspendieron la prueba del supuesto práctico trasladan que al menos una de las alumnas aprobadas conocía el examen. Su academia, Esforpol, realizó un ejercicio idéntico, que fue utilizado en la prueba oficial. Todo pese a que la normativa de la localidad especifica que el tribunal ha de elaborar un supuesto nuevo, no recurrir a uno existente.

Noticias relacionadas

Un denunciante anónimo trasladó los hechos a Antifraude. Aportó los dos textos: la prueba previa realizada en la academia y la realizada después en el examen. A su vez, aportó pruebas para demostrar que la interina aprobada estudiaba en dicha escuela de oposiciones. Al analizar la denuncia, el organismo fiscalizador ha decidido abrir una investigación, tal y como ha podido contrastar EL ESPAÑOL.

Además del hecho de que el examen circulara previamente, la suspicacia con la oposición de Mislata radica en quiénes se la han sacado. Para las siete plazas han aprobado justo siete personas, entre las que se encuentran el hijo del actual jefe de Policía Local -quien se abstuvo y no participó en el tribunal-, y la hija de una miembro del gabinete técnico de Policía de la Comunidad Valenciana.

La Agencia Valenciana Antifraude analizará varios aspectos. Entre ellos, también la tasa prohibitiva que solicitó el Ayuntamiento de Mislata para realizar el examen, de un total de 410 euros. La abonaron 94 aspirantes, de modo que el consistorio del socialista Carlos Fernández Bielsa recaudó cerca de 40.000 euros de los candidatos.

Por descontado, la prueba principal a cotejar será el propio examen. A continuación se pueden consultar ambos ejemplares de forma íntegra (primero el examen y después la prueba de la academia con la solución al supuesto práctico).

Como se puede apreciar, apenas cambia la dirección de los hechos y el nombre de los protagonistas del supuesto, algo a lo que se aferró el Ayuntamiento, preguntado al respecto, para afirmar que la prueba "era nueva y adaptada al municipio de Mislata". Pero las bases del propio consistorio establecen que el tribunal -que cobra dietas por elaborar el examen- "confeccionará cuatro ejercicios prácticos".

"Es una prueba práctica, la norma dice con claridad que los supuestos han de ser nuevos, confeccionados por el tribunal. Recurrir a uno preexistente es una clara irregularidad, y más si se trata de uno que ya ha realizado una de las aspirantes", subrayaron fuentes policiales consultadas por este medio.

El Ayuntamiento de Mislata, tal y como recogió EL ESPAÑOL en su primera publicación, afirma que el procedimiento ha sido "totalmente transparente, legal, objetivo y con todas las garantías". No obstante, evitó responder a la pregunta clave, al hecho de que su prueba sea idéntica a la realizada por la academia. "No se va a realizar ninguna valoración al respecto", apuntó. Tan solo agregó que "había cuatro opciones, se hizo un sorteo y salió ese".

La academia Esforpol, sin embargo, sí se pronunció sobre esta cuestión. Reconoce abiertamente que se utilizó un examen suyo, pero lo enmarca en la normalidad. "Es un orgullo para esta academia, al igual que otros libros y materiales que todos conocemos y se han usado esporádicamente en otras oposiciones, el tribunal haya optado por poner un supuesto similar a los que se trabajan en nuestra academia", manifestó.

A su vez, parece reconocer que la aspirante que tenía el examen sí estudió en Esforpol. "Lo que podemos afirmar es que, de los alumnos aprobados de nuestra academia, tras haber superado el tipo test y el ejercicio práctico, de los que iniciaron el proceso (desafortunadamente varios han quedado en el camino), son personas bien preparadas, con una amplia trayectoria en oposiciones de policía local y que vemos dejarse la piel día a día para cumplir su objetivo", agregó.

Párrafos exactos

Tanto la prueba de la academia como el examen definitivo contienen párrafos exactos, al margen de los detalles diferenciales -como los nombres y la ubicación del supuesto práctico en Mislata (el de la academia transcurría en Barcelona)-.

Ambos exponen el siguiente escenario: "Personados en el lugar, el vehículo se encuentra estacionado correctamente en un lado de la vía, ocupado por un varón en el puesto de conductor y una mujer en el puesto de copiloto". "El vehículo presenta baja temporal, seguro en vigor y con ITV caducada", agregan.

"Por una parte, el varón llamado Alberto (Benjamín en la prueba de la academia Esforpol) es español de 25 años, quien le consta numerosos antecedentes por robo con fuerza en las cosas, lesiones, atentado y violencia intrafamiliar", explica el supuesto de ambos textos.

Agrega que el hombre "tiene vigente una orden de protección sobre su expareja Felisa (María en el ejercicio) con prohibición de acercarse a ella a menos de 300 metros y comunicarse con ella".

En el interrogatorio a la mujer, esta dice haber accedido a que se vieran pese a la orden de alejamiento, si bien manifiesta a los agentes que le ha practicado tocamientos contra su voluntad y que la ha amenazado para mantener relaciones sexuales. "Follas con todos, menos conmigo, a cambio de una raya. Bájate ahora mismo las bragas o te desfiguro la cara a puñetazos", recoge el texto de la academia.

Pese al copia-pega que benefició (al menos) a la alumna de la academia, cabe reconocer que el tribunal de Mislata tuvo algo más de decoro que la academia, pues en este pasaje dulcificó la escena. La dejó en "si no te acuestas conmigo te desfiguro la cara a puñetazos".